So­cie­dad

Pro­duc­ción cons­cien­te

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

El 1 de agos­to fue el día del so­bre­gi­ro eco­ló­gi­co, es de­cir, que la hu­ma­ni­dad ya uti­li­zó to­dos los re­cur­sos na­tu­ra­les dis­po­ni­bles para es­te año. En es­te sen­ti­do, mu­chas em­pre­sas han re­plan­tea­do sus es­tra­te­gias para exis­tir en ar­mo­nía con el pla­ne­ta. Es­tas son las fir­mas in­ter­na­cio­na­les que lle­van años desa­rro­llan­do un en­fo­que so­cial y me­dioam­bien­tal en sus mo­de­los de pro­duc­ción. The Body Shop

Fun­da­da en 1976 en In­gla­te­rra, es una mar­ca de belleza glo­bal que ofre­ce pro­duc­tos éti­cos y sus­ten­ta­bles de al­ta ca­li­dad. Con tres mil tien­das en 66 paí­ses, es pio­ne­ra en la fi­lo­so­fía de que los ne­go­cios pue­den es­tar com­pro­me­ti­dos con ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo en lo eco­nó­mi­co, so­cial y am­bien­tal. “The Body Shop ha tra­ba­ja­do des­de el pri­mer día en dis­mi­nuir sus im­pac­tos ne­ga­ti­vos y en po­ten­ciar las co­mu­ni­da­des don­de está pre­sen­te. Eso se ve re­fle­ja­do en las cam­pa­ñas que ha rea­li­za­do du­ran­te su his­to­ria. La pri­me­ra fue en con­jun­to con Green­pea­ce para sal­var las ba­lle­nas, en la que se bus­ca­ba pro­mo­ver el acei­te de jo­jo­ba co­mo un muy buen re­em­pla­zo de la es­per­ma de ba­lle­na uti­li­za­da am­plia­men­te en cos­mé­ti­cos”, afir­ma Eli­sa Gru­be, pro­duct ma­na­ger de la fir­ma.

‘En­ri­que­cer sin ex­plo­tar’ es el com­pro­mi­so que tie­ne la em­pre­sa con las per­so­nas, los pro­duc­tos y el pla­ne­ta, sien­do su fin prin­ci­pal ser el ne­go­cio más éti­co y sos­te­ni­ble del mun­do. Para es­to de­fi­nió una se­rie de ob­je­ti­vos de sos­te­ni­bi­li­dad para 2020, co­mo re­du­cir el uso de ener­gía uti­li­za­da en un 10% y la hue­lla de car­bono en un 3%, ase­gu­rar que el 100% de sus pro­duc­tos sean sus­ten­ta­bles, in­ver­tir en co­mu­ni­da­des, pro­te­ger 75 mi­llo­nes de m ² de há­bi­tat en pe­li­gro, etc. Des­ta­ca la cam­pa­ña #Fo­re­ve­rA­gains­tA­ni­ma­lTes­ting, que bus­ca prohi­bir el tes­teo en animales para cos­mé­ti­cos a ni­vel mun­dial, me­dian­te ocho mi­llo­nes de fir­mas que quieren pre­sen­tar en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU para que prohí­ba es­ta prác­ti­ca. Tam­bién se pro­pu­so au­men­tar a 40 los in­gre­dien­tes cos­mé­ti­cos de nues­tra bio­di­ver­si­dad in­ter­cam­bia­dos ba­jo el mo­de­lo de comercio jus­to. “Des­de 1986 que con nues­tro pro­gra­ma de Comercio Jus­to po­ten­cia­mos y desa­rro­lla­mos las co­mu­ni­da­des con las que tra­ba­ja­mos. Es una ma­ne­ra éti­ca, res­pon­sa­ble y sus­ten­ta­ble de tra­ba­jar con los pro­vee­do­res de nues­tros ac­ce­so­rios e in­gre­dien­tes”, agre­ga Eli­sa.

Para la crea­ción y fa­bri­ca­ción de sus pro­duc­tos, na­tu­ra in­te­gra el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y el uso sus­ten­ta­ble de la bio­di­ver­si­dad bra­si­le­ña, ayu­dan­do a con­ser­var 257 hec­tá­reas de sel­va. Tam­po­co tes­tea en animales.

Pa­ta­go­nia

Para los fa­bri­can­tes de ro­pa out­door el me­dioam­bien­te es fun­da­men­tal. Bien lo sa­be Pa­ta­go­nia, la em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se que des­de ha­ce dé­ca­das de­di­ca tiem­po y di­ne­ro a la cri­sis am­bien­tal. Su mi­sión es ‘cons­truir el me­jor pro­duc­to, no cau­sar da­ños in­ne­ce­sa­rios y usar los ne­go­cios para ins­pi­rar e im­ple­men­tar so­lu­cio­nes a la cri­sis am­bien­tal’. Es por es­to que re­gu­lar­men­te ha­ce do­na­cio­nes y se aso­cia con pe­que­ños gru­pos de tra­ba­jo para sal­var o re­cu­pe­rar há­bi­tats; de he­cho, en 1986 se com­pro­me­tió a do­nar el 10% de sus ga­nan­cias anua­les a es­tos gru­pos.

Por otro la­do, des­de 1996 to­da su in­du­men­ta­ria de­por­ti­va de al­go­dón es 100% or­gá­ni­ca, uti­li­za cá­ña­mo mez­cla­do con po­liés­ter re­ci­cla­do en al­gu­nos pro­duc­tos y cuen­ta con una co­lec­ción de pren­das fa­bri­ca­das con bo­te­llas de plás­ti­co re­ci­cla­das.

En su an­he­lo por cui­dar el me­dioam­bien­te es que Pa­ta­go­nia ha to­ma­do me­di­das para que sus pren­das sean más du­ra­de­ras, lo que re­per­cu­te en una me­nor fre­cuen­cia de re­no­va­ción. Ade­más pro­mue­ve la re­pa­ra­ción de sus pro­duc­tos en sus tien­das para alar­gar su vi­da útil, para que en lu­gar de com­prar al­go nue­vo, sus clien­tes arre­glen lo que ya tie­nen. Se­gún el gru­po WRAP, el pro­gra­ma de la mar­ca que in­vi­ta a man­te­ner la ro­pa en cir­cu­la­ción por más tiem­po, “al man­te­ner nues­tra ro­pa en uso por nue­ve me­ses más po­de­mos re­du­cir la hue­lla de car­bono, desechos y agua re­la­cio­na­da a su pro­duc­ción en un 20-30%”.

Ade­más des­ta­ca co­mo el ma­yor im­pul­sor del comercio jus­to a ni­vel glo­bal, be­ne­fi­cian­do a más de 26 mil tra­ba­ja­do­res des­de 2014 y pro­du­cien­do 480 pro­duc­tos con es­ta cer­ti­fi­ca­ción en 2017, in­clu­yen­do un 83% de to­dos sus po­lars. “Que­re­mos de­mos­trar que se pue­den te­ner com­pa­ñías al­ta­men­te ren­ta­bles, sien­do sus­ten­ta­bles en su desa­rro­llo, y co­mo con­su­mi­do­res te­ne­mos un rol fun­da­men­tal, ya que a quién com­pra­mos ha­ce una gran di­fe­ren­cia para que mi­les de per­so­nas cam­bien sus vi­das”, ex­pli­ca Ni­co­lás Su­til, country ma­na­ger de Pa­ta­go­nia en Chi­le.

Gap

Es­pe­cia­li­za­da en el look de­nim, fue fun­da­da en San Francisco en 1969. Es una de las mar­cas de ro­pa y ac­ce­so­rios más re­co­no­ci­das a ni­vel mun­dial, con ca­si 1.700 su­cur­sa­les y fran­qui­cias. Des­de 2016 des­ta­ca por su in­no­va­ción en la mo­da sus­ten­ta­ble con Gap for Good, cu­yos ob­je­ti­vos son aho­rrar agua, re­du­cir el con­su­mo de ener­gía, apo­yar a las per­so­nas que ha­cen su ro­pa y ob­te­ner un me­jor al­go­dón gra­cias a Bet­ter Cot­ton Ini­tia­ti­ve, cu­ya idea es ob­te­ner el 100% de su al­go­dón de fuen­tes más sos­te­ni­bles para el año 2121.

En su com­pro­mi­so con el cui­da­do del pla­ne­ta la mar­ca pro­me­tió uti­li­zar ma­te­ria­les y pro­ce­sos sus­ten­ta­bles a la ho­ra de con­fec­cio­nar sus te­las, ade­más de ins­pi­rar con ac­cio­nes res­pon­sa­bles y re­fle­xi­vas. Uno de sus pro­gra­mas des­ta­ca­dos es el ‘Was­he­well De­nim’, una téc­ni­ca de la­va­do in­te­li­gen­te que ayu­da a aho­rrar agua y re­du­cir la con­ta­mi­na­ción sin per­der el as­pec­to y la tex­tu­ra del de­nim. In­cor­po­ra sua­vi­zan­tes de te­las a ba­se de plan­tas, que es­tán cer­ti­fi­ca­dos por el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos, ayu­dan­do a eli­mi­nar quí­mi­cos pe­li­gro­sos y pro­te­ger la sa­lud de los tra­ba­ja­do­res. Se­gún in­for­ma­ción en­tre­ga­da por la mar­ca, Gap pro­du­ce más de 200 mil pa­res de jeans Was­he­well ca­da año y des­de 2016 ha ayu­da­do a aho­rrar tan­to el con­su­mo de ener­gía co­mo más de 60 mi­llo­nes de li­tros de agua.

Na­tu­ra

Una de sus ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes es que su exis­ten­cia ayu­de a ha­cer que el me­dioam­bien­te y la so­cie­dad sean me­jo­res. Es por es­to que la mar­ca de belleza y bie­nes­tar pro­mue­ve el bien so­cial, am­bien­tal, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral, rea­li­zan­do au­di­to­rías para ase­gu­rar la sa­lud y se­gu-

ri­dad de sus tra­ba­ja­do­res, preo­cu­pán­do­se por el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de los mis­mos y ac­tuan­do en alian­za con 33 coope­ra­ti­vas en Bra­sil, de las cua­les 24 es­tán en la Ama­zo­nía, ge­ne­ran­do así el desa­rro­llo so­cial e in­gre­sos para 2.119 fa­mi­lias a par­tir de ca­de­nas pro­duc­ti­vas sos­te­ni­bles. “La me­ta a 2020 es al­can­zar a 10 mil fa­mi­lias en las ca­de­nas pro­duc­ti­vas de la Pan Ama­zo­nía y mo­ver 1 bi­llón de reales en vo­lu­men de ne­go­cios en la mis­ma re­gión”, agre­ga Lu­cía Mar­tí­nez, ge­ren­ta de Sus­ten­ta­bi­li­dad y Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos de Na­tu­ra Chi­le.

Para la crea­ción y fa­bri­ca­ción de sus pro­duc­tos, Na­tu­ra in­te­gra el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y el uso sus­ten­ta­ble de la bio­di­ver­si­dad bo­tá­ni­ca bra­si­le­ña, ayu­dan­do a con­ser­var 257 mil hec­tá­reas de sel­va. Tam­po­co tes­tea en animales y bus­ca in­te­grar ma­te­rial re­ci­cla­do pos­con­su­mo en sus lí­neas, des­ta­can­do los en­va­ses de la lí­nea Ekos, que po­seen un 100% de plás­ti­co PET re­ci­cla­do. “Ade­más ofre­ce­mos re­pues­tos en va­rias de nues­tras lí­neas de pro­duc­tos, sien­do pio­ne­ros en es­ta so­lu­ción des­de 1983, que re­du­ce has­ta un 85% de re­si­duos”, agre­ga Lu­cía.

En los úl­ti­mos años Na­tu­ra se ha en­fo­ca­do en la bús­que­da de ma­ne­ras de ha­cer más efi­cien­tes y me­nos con­ta­mi­nan­tes sus pro­duc­tos y en­va­ses, así co­mo su ope­ra­ción en ge­ne­ral, fo­men­tan­do el uso de fuen­tes al­ter­na­ti­vas de ener­gía y la uti­li­za­ción de ener­gías re­no­va­bles. Es por es­to que desa­rro­lló el pro­gra­ma ‘Car­bono Neu­tro’, que mi­de to­das las emi­sio­nes de car­bono de su ope­ra­ción, re­du­cién­do­las me­dian­te pro­yec­tos sus­ten­ta­bles. “Ade­más Na­tu­ra compra bo­nos/cré­di­tos de car­bono con los que com­pen­sa el 100% de las emi­sio­nes que no pue­de re­du­cir. In­clu­so, en 2017 se reali­zó un pro­yec­to de com­pen­sa­ción de emi­sio­nes fue­ra de Bra­sil, en la Sel­va Val­di­via­na, don­de la com­pa­ñía ad­qui­rió 26.332 cré­di­tos de car­bono para su pri­mer pro­yec­to de con­ser­va­ción de bos­ques en Chi­le”, ase­gu­ra la ge­ren­ta de Sus­ten­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.