Bue­na Vi­da

Tiem­po de aler­gias

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Aho­ra que es­ta­mos en pri­ma­ve­ra de­be­mos es­tar aten­tos a los efec­tos que la tem­po­ra­da trae con­si­go por­que, aun­que a sim­ple vis­ta to­do re­sul­te más bonito, a un gru­po im­por­tan­te pro­ba­ble­men­te no les re­sul­ten tan có­mo­dos es­tos días. La ra­zón se de­be a que por es­tas fe­chas ocu­rre al­go que se co­no­ce co­mo el ‘fe­nó­meno

de la po­li­ni­za­ción’, que con­sis­te en “la li­be­ra­ción de cé­lu­las se­xua­les de ár­bo­les, pas­tos y ma­le­zas, que tran­si­tan por el ai­re a tra­vés de los pó­le­nes para pro­pi­ciar la fe­cun­da­ción”, se­gún ex­pli­ca el di­rec­tor mé­di­co del Centro del Alér­gi­co (CDA), Dr. Pe­dro Mardones. Sin em­bar­go, no es es­te el pro­ble­ma en sí, sino la res­pues­ta que ge­ne­ran los or­ga­nis­mos más sus­cep­ti­bles fren­te a cier­tos agen­tes externos –en es­te ca­so el po­len- al con­si­de­rar­los ‘fac­to­res de ries­go’ para nues­tra sa­lud. Por con­si­guien­te, apa­re­cen en­ton­ces las aler­gias co­mo una reac­ción in­fla­ma­to­ria del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co en de­fen­sa a es­tos es­tí­mu­los, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta. “Nor­mal­men­te los se­res hu­ma­nos na­ce­mos con una pre­dis­po­si­ción he­re­da­da a ser alér­gi­cos, pe­ro de­pen­dien­do de a qué fac­to­res es­te­mos ex­pues­tos en di­fe­ren­tes eta­pas de nues­tra vi­da se­rá el ti­po de aler­gia que desa­rro­lle­mos”, sos­tie­ne Mardones.

Son mu­chos los ti­pos que po­de­mos pre­sen­tar: si la in­fla­ma­ción es en la na­riz y los ojos se lla­ma ri­no­con­jun­ti­vi­tis. “Si se pro­du­ce en los bron­quios se ge­ne­ra un as­ma. Cuan­do ocu­rre en piel se pue­den ma­ni­fes­tar ur­ti­ca­rias o ec­ce­mas. Tam­bién hay aler­gias a me­di­ca­men­tos, ali­men­tos y a ve­ne­nos de abe­jas, que pue­den afec­tar va­rios ór­ga­nos con un gra­do va­ria­ble de gra­ve­dad”, ex­po­ne el in­mu­nó­lo­go.

Las aler­gias en es­ta épo­ca nor­mal­men­te vie­nen acom­pa­ña­das de es­tor­nu­dos, pi­ca­zón de ojos y na­riz, con­ges­tión o se­cre­ción na­sal acuo­sa y per­sis­ten­te, pi­ca­zón de piel y a ve­ces ec­ce­mas en los plie­gues del cue­llo. Si el ni­vel de po­len está muy al­to se pro­vo­can sín­to­mas as­má­ti­cos de di­ver­sa in­ten­si­dad, a lo que se le de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción. Se sa­be que a fi­nes de oc­tu­bre la ma­yor can­ti­dad de pó­le­nes en el ai­re es pro­duc­to de los ár­bo­les co­mo el plá­tano orien­tal, el ar­ce, el ála­mo, el no­gal y los oli­vos, si­tua­ción que se ha­ce dis­tin­ta en los me­ses de no­viem­bre y di­ciem­bre, cuan­do es­tos alér­ge­nos pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de las ma­le­zas y los pas­tos. En­ton­ces, si for­ma par­te de es­te gru­po de alér­gi­cos pri­ma­ve­ra­les es pro­pi­cio que des­de ya ini­cie un con­trol opor­tuno con su mé­di­co de con­fian­za. “Una aler­gia tra­ta­da a tiem­po es mu­cho más fá­cil de con­tro­lar. Ca­da pa­cien­te es al­go di­fe­ren­te y la es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca de­be ser in­di­vi­dua­li­za­da”, ma­ni­fies­ta el mé­di­co, quien apro­ve­cha para anun­ciar que el CDA se encuentra tra­ba­jan­do en la crea­ción de una app que ayu­de a los pa­cien­tes a orien­tar sus ac­cio­nes para tra­tar las aler­gias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.