So­cie­dad

En bus­ca de la fe­li­ci­dad

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Ca­ta­li­na Lo­bos P. Ilus­tra­ción: Con­sue­lo As­tor­ga T.

Vi­vir len­to, apre­cian­do ca­da mo­men­to, dis­fru­tan­do de las co­sas sim­ples de la vi­da y ha­cien­do de su ca­sa un re­fu­gio. Pa­re­cie­ra que esa es -al me­nos en par­te- la cla­ve de la fe­li­ci­dad de los da­ne­ses, que apli­can me­dian­te un con­cep­to lla­ma­do “Hyg­ge”. El ca­lor de ho­gar nun­ca ha­bía es­ta­do tan de mo­da.

Di­cen que los da­ne­ses son los más fe­li­ces del mun­do, o al me­nos así lo de­mues­tra el In­for­me Mun­dial so­bre la Fe­li­ci­dad ela­bo­ra­do por la Red de Soluciones pa­ra el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la ONU, que vie­ne po­si­cio­nan­do al país nór­di­co en los pri­me­ros lu­ga­res des­de ha­ce años. En el de 2018, de he­cho, ob­tu­vo el ter­cer lu­gar. Su se­cre­to es su for­ma de en­ten­der y dis­fru­tar la vi­da, una fi­lo­so­fía que lla­man ‘hyg­ge,’ que bus­ca la fe­li­ci­dad en las pe­que­ñas co­sas. A pe­sar de un ex­ten­so in­vierno, tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro y po­cas ho­ras de luz, Di­na­mar­ca go­za de una gran ca­li­dad de vi­da que se de­be en par­te a su de­sa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co, pe­ro tam­bién a que dis­fru­tan de la ca­li­dez del ho­gar –que con­vier­ten en un ver­da­de­ro re­fu­gio-, lo que les brin­da una sen­sa­ción de bie­nes­tar, cal­ma y tran­qui­li­dad.

Un ejem­plo pa­ra apli­car es­te con­cep­to, que se pro­nun­cia ‘ji­gue’ y tie­ne su ori­gen en una pa­la­bra da­ne­sa que sig­ni­fi­ca bie­nes­tar, se­ría ha­cer de la ca­sa un re­fu­gio aco­ge­dor pa­ra vi­vir mo­men­tos de co­mo­di­dad con su fa­mi­lia o ami­gos. Pa­ra Mó­ni­ca Ló­pez, si­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en fe­li­ci­dad y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to del Bie­nes­tar, hyg­ge se­ría lle­gar a su ca­sa, po­ner­se có­mo­da y dar­se un res­pi­ro. “Se tra­ta de vi­vir el pre­sen­te y agra­de­cer los detalles que nos ale­gran, apa­gan­do el ce­lu­lar y las lu­ces, y pren­dien­do ve­las pa­ra es­tar con la fa­mi­lia o ami­gos, y co­mer al­go ri­co y sa­lu­da­ble. Me­jor aun si co­ci­nan to­dos jun­tos”.

Es­te es­ti­lo de vi­da sen­ci­llo, pau­sa­do, eco­nó­mi­co, le­jos del con­su­mis­mo y la vo­rá­gi­ne de las re­des so­cia­les, bus­ca va­lo­rar los detalles y mo­men­tos de con­fort, aun­que sean po­cos. Es de­cir, apli­car el con­cep­to de vi­vir len­to, con­cen­trán­do­se en los sa­bo­res y olo­res, ad­mi­ran­do los pai­sa­jes y ar­qui­tec­tu­ra de su ciu­dad, rien­do con los ami­gos, con­ver­san­do has­ta tar­de con su pa­re­ja, ju­gan­do con su mas­co­ta, dis­fru­ta­do un jue­go de me­sa con sus pa­dres, le­yen­do

un buen li­bro ta­pa­da con una man­ta y to­man­do té, vien­do una pe­lí­cu­la mien­tras co­me un pos­tre pre­pa­ra­do por us­ted, es­tan­do en com­pa­ñía de otro en si­len­cio, etc.

De to­do es­to ha­bla el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to pa­ra la Bús­que­da de la Fe­li­ci­dad de Co­pen­ha­gue, Meik Wi­king, en su li­bro ‘Hyg­ge, la fe­li­ci­dad de las pe­que­ñas co­sas’, don­de ex­pli­ca que es al­go que no se des­cri­be o de­le­trea, se sien­te. Es esa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción en la que pue­de ba­jar la guar­dia y ser ge­niu­na­men­te us­ted, sin ta­pu­jos. Di­ce que es sen­ci­llo, ba­ra­to y se pue­de apli­car a cual­quier as­pec­to de la vi­da: la luz, la ro­pa, la co­mi­da, la ca­sa y las ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre, en­tre otros. Es­te li­bro ha si­do éxi­to de ven­tas en to­do el mun­do, so­bre to­do en Eu­ro­pa, el con­ti­nen­te don­de me­jor se pue­den apli­car sus con­cep­tos de­bi­do al de­sa­rro­llo so­cio­eco­nó­mi­co y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de la ma­yo­ría de sus paí­ses. Allí, el au­tor en­tre­ga tips e ideas pa­ra al­can­zar la fe­li­ci­dad si­guien­do la fór­mu­la da­ne­sa, que tie­ne más que ver con un am­bien­te aco­ge­dor y las ex­pe­rien­cias que con lo ma­te­rial. Es así que men­cio­na 10 pun­tos cla­ve en el ‘Ma­ni­fies­to Hyg­ge’: am­bien­te (apa­gar las lu­ces y encender las ve­las, acom­pa­ñan­do de mú­si­ca sua­ve y aro­mas agra­da­bles), pre­sen­cia (dis­fru­tar del aquí y aho­ra, apa­gan­do el ce­lu­lar, mi­ran­do a los ojos, es­cu­chan­do con aten­ción y ha­cien­do una co­sa a la vez), pla­cer (de un cho­co­la­te ca­lien­te o un pan re­cién hor­nea­do con man­te­qui­lla), igual­dad (no­so­tros por en­ci­ma del yo), gra­ti­tud (apre­ciar lo que tie­ne al fren­te), ar­mo­nía (sen­tir­se acep­ta­do, sin com­pe­tir ni pre­su­mir de sus lo­gros), co­mo­di­dad (des­co­nec­tar­se y re­la­jar­se), tre­gua (na­da de ago­bios o te­mas in­có­mo­dos), unión (cons­truir re­la­cio­nes y anéc­do­tas) y re­fu­gio (paz y se­gu­ri­dad). Co­mo los da­ne­ses tie­nen re­suel­tas sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas, go­zan­do de una me­jor edu­ca­ción, sa­lud, trans­por­te y con­di­cio­nes la­bo­ra­les que los chi­le­nos, se les ha­ce mu­cho más fá­cil apli­car es­te es­ti­lo de vi­da. Pe­ro se­gún Mó­ni­ca Ló­pez, es­cri­to­ra de ‘El Li­bro de la Ge­ne­ro­si­dad: Ins­pi­ra­cio­nes pa­ra crear un mun­do más ama­ble’ y vo­ce­ra de la fi­lo­so­fía hyg­ge pa­ra Carls­berg Chi­le, no im­por­ta el lu­gar don­de es­té, siem­pre pue­de crear un mo­men­to hyg­ge. “A ve­ces so­lo bas­ta con un abra­zo sos­te­ni­do... la cla­ve es sen­tir ese ‘ca­lor­ci­to emo­cio­nal’, y si el am­bien­te acom­pa­ña en eso au­men­tan­do su bie­nes­tar, me­jor aun. Des­prén­da­se de lo ins­tan­tá­neo, del apu­ro y la im­pa­cien­cia, del con­su­mo rá­pi­do y desecha­ble de co­sas, de tan­ta pan­ta­lla, de la cul­pa por no es­tar ha­cien­do al­go de su lis­ta de pen­dien­tes, del mie­do al otro y a sí mis­ma, del ren­cor, de la frus­tra­ción y del ‘ten­go que”, acon­se­ja. Pa­ra apli­car es­te con­cep­to en es­ta épo­ca del año, Mó­ni­ca re­co­mien­da or­ga­ni­zar “jun­tas con ami­gos o fa­mi­lia pa­ra ca­mi­nar, des­cu­brir un nue­vo lu­gar en­tre­te­ni­do, sa­lir a la na­tu­ra­le­za, uti­li­zar más las te­rra­zas y bal­co­nes ca­da tar­de, ver más pues­tas de sol sin im­por­tar que no es­té en la pla­ya, ar­mar una huer­ta jun­to a otros, ha­cer más ac­ti­vi­dad fí­si­ca acom­pa­ña­da, ir a fe­rias a com­prar y lue­go pre­pa­rar nue­vas re­ce­tas, sa­lir a bai­lar, re­vi­sar y reor­de­nar la ca­sa (cló­set, co­ci­na, to­do) y de­jar ir lo que no ne­ce­si­ta pa­ra que­dar­se con aque­llas co­sas que real­men­te le gus­tan y pro­vo­can emo­cio­nes po­si­ti­vas”.

11 tips pa­ra te­ner un mo­men­to Hyg­ge en San­tia­go, se­gún Mó­ni­ca Ló­pez:

1. Ir a mu­seos en fa­mi­lia y apren­der co­sas nue­vas, dis­fru­tan­do de los ta­lle­res gra­tui­tos que ha­ce el Mu­seo Vio­le­ta Pa­rra. 2. Ali­men­tar las aves de la la­gu­na del Par­que Bi­cen­te­na­rio y lue­go leer ba­jo uno de sus ár­bo­les. 3. Ha­cer pan en fa­mi­lia, o sal­sas de to­ma­te, ba­rri­tas de ce­rea­les y otros pro­duc­tos, res­ca­tan­do re­ce­tas fa­mi­lia­res. Pue­de trans­for­mar­se en una tra­di­ción y ex­pe­rien­cia muy en­tre­te­ni­da, siem­pre y cuan­do los co­man con aten­ción y dis­fru­te, no fren­te al te­le­vi­sor.

4. Dis­fru­tar con ami­gos en al­guno de los clu­bes de jazz que hay en San­tia­go, co­mo el Jazz Cor­ner del ba­rrio Ita­lia. 5. Apren­der a ali­men­tar­se de for­ma sa­lu­da­ble, eli­gien­do pro­duc­tos or­gá­ni­cos, sa­bien­do quién es el pro­duc­tor y pre­fi­rien­do tien­das de co­mer­cio jus­to. 6. Ha­cer un trec­king con ami­gos en los Sal­tos

de Apo­quin­do y lue­go un píc­nic al la­do del río.

7. Com­prar a con­cien­cia, lle­van­do a su ca­sa lo que ne­ce­si­te y sin caer en en­deu­da­mien­tos.

8. En cuan­to a la ro­pa, ele­gir ma­te­ria­les de lar­ga du­ra­ción y con me­nos plás­ti­co en su fa­bri­ca­ción. Pre­fie­ra di­se­ña­do­res chi­le­nos y no se de­je guiar por los des­cuen­tos. Es me­jor te­ner una pren­da que le en­can­te que diez ba­ra­tas que le gus­ten po­co.

9. Ir a co­mer al Bo­tá­ni­ca Bis­tró (Mer­ca­do Mas­ti­ca) por su co­mi­da de es­ta­ción. Uti­li­za plan­tas de su huer­ta y tie­ne pan de ma­sa ma­dre re­cién he­cho. 10. Pa­sear por la fe­ria de an­ti­güe­da­des del ba­rrio Las­ta­rria el fin de se­ma­na o por el Par­que Fo­res­tal lue­go de un brunch en el ca­fé Wonderland. 11. Leer so­bre al­gu­na de las ha­ma­cas y re­po­se­ras que cer­ve­za Carls­berg dis­po­ne en di­fe­ren­tes pla­zas. Es una ini­cia­ti­va de bi­blio­te­cas mó­vi­les que es­ta­rán re­co­rrien­do la ciu­dad en pri­ma­ve­ra.

En el li­bro ‘Hyg­ge, la fe­li­ci­dad de las pe­que­ñas co­sas’, el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to pa­ra la Bús­que­da de la Fe­li­ci­dad de Co­pen­ha­gue ex­pli­ca que es al­go que no se des­cri­be o de­le­trea, se sien­te. Es esa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción en la que pue­de ba­jar la guar­dia y ser ge­nui­na­men­te us­ted, sin ta­pu­jos.

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.