Maquillaje y perfumes

Hay al­gu­nas le­yes pa­ra el uso de una fra­gan­cia, tan­to pa­ra dis­fru­tar­la co­mo pa­ra pro­lon­gar­le la vi­da. Pon­ga aten­ción a es­tas re­co­men­da­cio­nes.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

No se ba­ñe en per­fu­me: es tí­pi­co que lue­go de pa­sa­dos al­gu­nos mi­nu­tos ya no sen­ti­mos el aro­ma del per­fu­me. Pe­ro, ojo, que eso no quie­re de­cir que los de­más no pue­dan per­ci­bir­lo. Nun­ca se ex­ce­da.

Dón­de apli­car­lo: ¿el cue­llo?, ¿las ma­nos?, ¿el ca­be­llo?, ¿la ro­pa? Se re­co­mien­da apli­car­lo en aque­llos pun­tos del cuer­po don­de la­te el pul­so, por ejem­plo, de­trás de las ore­jas, en las mu­ñe­cas, en las cla­ví­cu­las o de­trás de las ro­di­llas. En es­tas zo­nas la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral es más al­ta y el per­fu­me se eva­po­ra­rá de ellas más len­ta­men­te.

Cui­da­do con la ro­pa: mu­chas mu­je­res te­ne­mos por cos­tum­bre ro­ciar el per­fu­me di­rec­ta­men­te so­bre la ro­pa, pe­ro de­be te­ner cui­da­do ya que al­gu­nas fra­gan­cias tie­nen com­po­nen­tes que pue­den man­char­la irre­me­dia­ble­men­te. Cer­ció­re­se de no ha­cer­lo nun­ca so­bre pren­das de­li­ca­das, so­bre to­do si el per­fu­me tie­ne una ba­se oleo­sa.

A cier­ta dis­tan­cia: aun­que los acei­tes esen­cia­les de­ben ser apli­ca­dos di­rec­ta­men­te so­bre la piel, la ma­yo­ría de los perfumes dis­tri­bu­yen me­jor su aro­ma cuan­do son ro­cia­dos a cier­ta dis­tan­cia. Por ejem­plo, si va a per­fu­mar su cue­llo, in­cli­ne la ca­be­za ha­cia el la­do con­tra­rio y man­ten­ga el fras­co a unos 10 cen­tí­me­tros de su piel, lue­go pul­se el va­po­ri­za­dor y de esa for­ma que­da­rá de­li­ca­da­men­te per­fu­ma­da.

Hi­dra­ta­da an­tes: los perfumes du­ran más so­bre la piel gra­sa que so­bre la piel se­ca. Por ello le re­co­men­da­mos que su piel es­té per­fec­ta­men­te lim­pia y hu­mec­ta­da an­tes de ro­ciar el per­fu­me. Lo ideal es usar pa­ra ello una cre­ma cor­po­ral de la mis­ma lí­nea que la fra­gan­cia. Si no, pue­de usar tam­bién cual­quier cre­ma hi­dra­tan­te con­ven­cio­nal con aro­ma neu­tro.

No mez­cle fra­gan­cias: aun­que su per­fu­me ha­ya co­men­za­do a des­va­ne­cer­se, no se apli­que otra fra­gan­cia sin ha­ber­se du­cha­do an­tes y de­ja­do la piel li­bre de los res­tos del aro­ma an­te­rior. Si apli­ca dos perfumes si­mul­tá­nea­men­te se al­te­ra­rá el olor que des­pren­den.

No son eter­nos: si tie­ne un per­fu­me que le gus­ta mu­cho, le acon­se­ja­mos lo con­tra­rio: que lo dis­fru­te día a día, ya que los perfumes no son eter­nos y, co­mo cual­quier pro­duc­to cos­mé­ti­co, se de­gra­dan pe­se a que du­ren al­go más de tiem­po que una cre­ma (apro­xi­ma­da­men­te 3 años), y sus com­po­nen­tes se de­te­rio­ran con la luz y los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra. La hu­me­dad y el ca­lor los es­tro­pean; guár­de­los siem­pre en un si­tio se­co y os­cu­ro, y pre­fe­ren­te­men­te den­tro de su ca­ja.

Re­to­ques: un per­fu­me se man­tie­ne seis ho­ras, apro­xi­ma­da­men­te, des­de su pri­me­ra apli­ca­ción. A par­tir de es­te tiem­po em­pie­za a ex­tin­guir­se. Si quie­re pro­lon­gar su efec­to, na­da me­jor que lle­var un pe­que­ño ato­mi­za­dor de bol­si­llo pa­ra efec­tuar re­to­ques oca­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.