Esen­cias co­rea­nas

Di­cen que son el co­ra­zón de la cos­mé­ti­ca co­rea­na, cu­ya fun­ción es hi­dra­tar en pro­fun­di­dad y pre­pa­rar la piel pa­ra re­ci­bir el sue­ro, cre­mas y pro­tec­tor so­lar, así co­mo otras fas­ci­nan­tes pro­pie­da­des. Son el quin­to pa­so en la ru­ti­na de be­lle­za de las mu­je­res

La Hora Mujeres - - ESPECIAL -

Se­gún Char­lot­te Cho, au­to­ra de ‘El pe­que­ño li­bro del cui­da­do de la piel: Los se­cre­tos de be­lle­za co­rea­nos pa­ra una piel sa­lu­da­ble y bri­llan­te’ y co­fun­da­do­ra de la exi­to­sa tien­da in­ter­na­cio­nal de cos­mé­ti­ca co­rea­na So­ko Glam, ‘la esen­cia es el co­ra­zón de la ru­ti­na co­rea­na’. Esa mis­ma de los 10 pa­sos.

Pa­ra las mu­je­res de Co­rea del Sur las esen­cias son fun­da­men­ta­les en su es­tric­ta ru­ti­na de be­lle­za por sus múl­ti­ples pro­pie­da­des. ¿Pe­ro qué es exac­ta­men­te una esen­cia? Es un pro­duc­to de tex­tu­ra acuo­sa y li­ge­ra, que se ab­sor­be al ins­tan­te, con­tie­ne una al­ta con­cen­tra­ción de prin­ci­pios ac­ti­vos y su efec­to so­bre la piel se no­ta. Por un la­do pre­pa­ra la piel pa­ra re­ci­bir los pro­duc­tos que se apli­ca­rán pos­te­rior­men­te, pe­ro tam­bién hi­dra­ta en pro­fun­di­dad y, de pa­so, de­vuel­ve la lu­mi­no­si­dad, fo­men­ta la re­no­va­ción ce­lu­lar, de­vuel­ve la fir­me­za, em­pa­re­ja el tono de la piel, fa­vo­re­ce la elas­ti­ci­dad y con­tie­ne an­ti­oxi­dan­tes. Has­ta ha­ce po­co so­lo las usa­ban las co­rea­nas, pe­ro co­mo su cos­mé­ti­ca ha te­ni­do tan­ta acep­ta­ción en Oc­ci­den­te era natural que se adop­ta­ra tam­bién el uso de esen­cias. Par­te de su im­por­tan­cia ra­di­ca en que su tex­tu­ra li­ge­ra ayu­da a que los nu­trien­tes de las cre­mas que apli­que des­pués pe­ne­tren me­jor en la piel. De he­cho, esa es la cla­ve de las esen­cias, y una de las re­glas más im­por­tan­tes del cui­da­do de la piel co­rea­na: las ca­pas. En­tre más y más li­ge­ras las ca­pas de pro­duc­tos que va­ya apli­can­do en su piel, es­ta ab­sor­be­rá más nu­trien­tes y per­ma­ne­ce­rá hi­dra­ta­da por más tiem­po. Es por esto que otra de las re­glas del cui­da­do orien­tal es par­tir por los pro­duc­tos con tex­tu­ra más acuo­sa y de­jar pa­ra el fi­nal los más den­sos.

La esen­cia tra­ba­ja a ni­vel ce­lu­lar. Se apli­ca jus­to des­pués del tó­ni­co, que ac­túa co­mo equi­li­bra­dor del pH de la piel des­pués de la lim­pie­za y ayu­da a eli­mi­nar los po­si­bles res­tos de gel o ja­bón, y an­tes del sue­ro, que tra­ta problemas es­pe­cí­fi­cos y tie­ne una con­cen­tra­ción de in­gre­dien­tes ac­ti­vos mu­cho más in­ten­sa y, por lo tan­to, se ven­den en ta­ma­ños más pe­que­ños y son más ca­ros.

Su apli­ca­ción es bas­tan­te sim­ple: so­lo de­be dis­per­sar­la en sus de­dos y lue­go apli­car­la me­dian­te sua­ves to­que­ci­tos en el ros­tro, cue­llo y es­co­te. Ma­sa­jee con las ye­mas de los de­dos pa­ra ayu­dar la ab­sor­ción. Un tru­co pa­ra po­ten­ciar su efec­to hi­dra­tan­te es apli­car el se­rum jus­to an­tes de que se ab­sor­ba, cuan­do to­da­vía la piel no es­tá to­tal­men­te se­ca. Úse­la en la ma­ña­na y en la no­che. Se­gún Evelyn Vidal, crea­do­ra del blog Ko­rean Beauty Dream, el mer­ca­do de las pri­me­ras esen­cias en Co­rea y en Oc­ci­den­te es­tá do­mi­na­do por dos mar­cas: SKII y Miss­ha. “Am­bas, con pre­cios bas­tan­te al­tos pa­ra lo que se pro­me­te. Por eso uso y re­co­mien­do la esen­cia Age In­ten­se Treat­ment Es­sen­ce, de la mar­ca From Na­tu­re. Con es­ta en par­ti­cu­lar he vis­to más be­ne­fi­cios, tan­to ali­san­do la tex­tu­ra de mi piel co­mo des­pig­men­tan­do e ilu­mi­nan­do la mis­ma. Es una mar­ca eco que prio­ri­za lis­ta­dos cor­tos de in­gre­dien­tes, pe­ro sua­ves y efec­ti­vos pa­ra to­do ti­po de piel”, ase­gu­ra.

En su blog (www.ko­rean­beauty­dream.com) en­tre­ga una com­ple­ta re­vi­sión so­bre es­te pro­duc­to de From Na­tu­re, ex­po­nien­do las ma­ra­vi­llas de su com­po­nen­te prin­ci­pal, el fer­men­to ga­lac­tomy­ces, un ac­ti­vo que pro­vie­ne de la fer­men­ta­ción del arroz, prin­ci­pal­men­te. “Lo des­cu­brie­ron en Ja­pón tras vi­si­tar una plan­ta de sa­ke, don­de se fi­ja­ron en que las ma­nos de los tra­ba­ja­do­res lu­cían muy jó­ve­nes, sin man­chas y ter­sas, a pe­sar de su edad. Tie­ne pro­pie­da­des hu­mec­tan­tes y an­ti­oxi­dan­tes, ade­más de for­ta­le­cer la ba­rre­ra de la piel y re­du­cir me­la­no­ci­tos. Es­te fer­men­to con­tie­ne vi­ta­mi­nas, ami­noá­ci­dos, mi­ne­ra­les, áci­dos or­gá­ni­cos y sa­cá­ri­dos, que si se apli­ca a la piel ayu­da a su re­ju­ve­ne­ci­mien­to, des­pig­men­ta y hu­mec­ta. Lo úni­co ma­lo es que por ser una le­va­du­ra no to­das las pie­les lo to­le­ran bien, es­pe­cial­men­te aque­llas que tie­nen der­ma­ti­tis se­bo­rrei­ca o problemas con el hon­go ma­las­se­zia”, ad­vier­te.

So­bre su ex­pe­rien­cia usan­do es­te pro­duc­to, que es uno de sus fa­vo­ri­tos y fun­da­men­tal en su ru­ti­na de be­lle­za, Evelyn cuen­ta en su blog que lo que más le gus­tó du­ran­te los pri­me­ros me­ses fue que real­men­te po­ten­cia la hi­dra­ta­ción y ab­sor­ción de los pa­sos pos­te­rio­res. “Aña­dir es­te pa­so ha­ce que la cons­truc­ción con­se­cu­ti­va de ca­pas y ca­pas de hi­dra­ta­ción y hu­mec­ta­ción ten­ga un me­jor ren­di­mien­to. Mi piel es­tá cal­ma­da, hi­dra­ta­da y más ilu­mi­na­da”.

Par­te de su im­por­tan­cia ra­di­ca en que su tex­tu­ra li­ge­ra ayu­da a que los nu­trien­tes de las cre­mas que apli­que des­pués pe­ne­tren me­jor en la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.