LINDAS y au­dac e s

Lle­ga­ron del Ca­ri­be a dar­le co­lor a nues­tra co­ti­dia­ni­dad con sus es­ti­lis­mos atre­vi­dos y ma­qui­lla­jes lle­nos de vi­da. Un es­ti­lo de lu­cir be­llas que ve­ne­zo­la­nas y co­lom­bia­nas nos han con­ta­gia­do y que hoy lle­va­mos sin ver­güen­za.

La Hora Mujeres - - ESPECIAL - Por: Li­set­te Ávi­la O. Ilus­tra­ción: Con­sue­lo As­tor­ga T.

¿R ecuer­da que en los años 80 y 90 hu­bo un boom de las te­le­se­ries ve­ne­zo­la­nas y co­lom­bia­nas en los ca­na­les na­cio­na­les? Cu­le­bro­nes con his­to­rias sa­bro­sas y pro­ta­go­ni­za­das por ac­tri­ces que lle­va­ban un es­ti­lis­mo y maquillaje tan per­fec­tos co­mo ale­ja­dos a los que eran nues­tros pa­tro­nes de be­lle­za. Sin em­bar­go, lo que en esos años re­sul­ta­ba ser un es­ti­lo de be­lle­za ajeno hoy ya no lo es tan­to. El mo­ti­vo de aque­llo es la lle­ga­da de ve­ne­zo­la­nas y co­lom­bia­nas que han ido in­te­gran­do a nues­tros há­bi­tos el cui­da­do per­so­nal co­mo al­go co­ti­diano. “Más allá de que ha­yan in­cor­po­ra­do una ten­den­cia es­pe­cí­fi­ca, es la im­por­tan­cia que ellas le dan al maquillaje. Eso ha ge­ne­ra­do que el ‘ma­qui­llar­se’ en nues­tro país ha­ya de­ja­do de ser so­lo pa­ra even­tos es­pe­cia­les. Hoy es un must del día a día”, com­par­te Ki­me­ra Bar­bie­ri, pro­duct ma­na­ger de PreU­nic.

Los pro­duc­tos de be­lle­za han de­ja­do de ser un lu­jo en nues­tro país. Así lo de­mos­tró un es­tu­dio rea­li­za­do por la mar­ca na­cio­nal Pa­me­la Grant, que re­ve­ló que el 65% de las en­cues­ta­das usa cos­mé­ti­cos dia­ria­men­te, mien­tras que el 94% con­fe­só re­to­car su maquillaje has­ta tres ve­ces al día. Es­ta si­tua­ción ex­pli­ca por qué hoy Chi­le se ubi­ca en el se­gun­do lu­gar de Amé­ri­ca La­ti­na (des­pués de Bra­sil) en cuan­to al con­su­mo per cá­pi­ta de pro­duc­tos de maquillaje ($322 dó­la­res). “Ha­ce seis años, cuan­do lle­gué a Chi­le y me me­tí

en el mun­do de la es­té­ti­ca, co­no­cí a mu­chas mu­je­res que no se preo­cu­pa­ban por su apa­rien­cia fí­si­ca y mien­tas más ca­ra la­va­da, uñas cor­tas y sin pin­tar es­ta­ban era me­jor pa­ra ellas. Eso me asom­bra­ba por­que co­mo co­lom­bia­na yo ten­go la cos­tum­bre de ir a la pe­lu­que­ría ca­da ocho días. Esto, por­que des­de los 15 años nos de­jan ma­qui­llar­nos con ru­bor, más­ca­ra de pes­ta­ñas y lá­piz la­bial por­que so­cial­men­te ya so­mos se­ño­ri­tas y de­be­mos ver­nos y com­por­tar­nos co­mo tal. Hoy en Chi­le hay un cam­bio de ac­ti­tud po­si­ti­vo por­que veo que las chi­le­nas re­sal­tan su be­lle­za sin ver­güen­za. Creo que gra­cias un po­co a la lle­ga­da de las ex­tran­je­ras ‘exa­ge­ra­das en to­do’ ve­mos a mu­je­res más se­gu­ras de sí mis­mas y que tras­mi­ten esa fuer­za que te­nían dor­mi­da por los có­di­gos cul­tu­ra­les del qué di­rán”, com­par­te Ma­ri­cel Ro­drí­guez, ki­ne­sió­lo­ga.

Al res­pec­to, Ki­me­ra se­ña­la que “las clien­tas ex­tran­je­ras que más acu­den a nues­tras tien­das son ve­ne­zo­la­nas, bra­si­le­ñas, co­lom­bia­nas, pe­rua­nas y ar­gen­ti­nas. Se preo­cu­pan mu­chí­si­mo por su piel, in­vier­ten bas­tan­te tiem­po en su cui­da­do y ade­más les dan mu­cha im­por­tan­cia a las ce­jas, las que per­fi­lan y ma­qui­llan re­gu­lar­men­te. Es por ello que las mar­cas han lan­za­do nue­vas lí­neas pen­sa­das en es­tas nue­vas ten­den­cias, in­cor­po­ran­do di­ver­sas to­na­li­da­des y pro­duc­tos pa­ra pie­les más bron­cea­das. Tam­bién te­ne­mos co­lo­res más vi­vos y atre­vi­dos en es­mal­tes, som­bras, la­bia­les, etc.”, ex­pli­ca.

To­na­li­da­des in­ten­sas en la­bia­les, som­bras y es­mal­tes de uñas, per­fi­la­dos de ce­jas, cor­tes y tin­tu­ras arries­ga­das en el ca­be­llo son al­gu­nos de los ri­tua­les de be­lle­za ca­ri­be­ños que es­tán ad­qui­rien­do las chi­le­nas. Por lo me­nos así lo ha co­rro­bo­ra­do el es­ti­lis­ta co­lom­biano Ru­bén Res­tre­po, quien se­ña­la que las chi­le­nas se es­tán preo­cu­pan­do de usar tó­ni­cos y mas­ca­ri­llas hi­dra­tan­te pa­ra la piel y se atre­ven a po­ner­se pes­ta­ñas una a una; y en maquillaje se preo­cu­pan de los pun­tos de luz en el ros­tro y de usar la­bia­les nu­de. “Ade­más pa­ra el ca­be­llo he­mos traí­do dis­tin­tas téc­ni­cas de ba­la­ya­ge y acla­ra­ción, y re­fle­jos do­ra­dos y bei­ge, que es­tán co­men­zan­do a pro­bar”, di­ce.

Pa­tri­cia Da Sil­va es ve­ne­zo­la­na y lle­gó a nues­tro país ha­ce dos años. Co­mo ma­qui­lla­do­ra qui­so abrir una cuen­ta de Ins­ta­gram (@paty­da­sil­va­ma­keup) en la que en­se­ña tru­cos de ma­keup, re­co­mien­da pro­duc­tos y com­par­te to­dos sus co­no­ci­mien­tos en la ma­te­ria. Cuen­ta que cuan­do lle­gó a nues­tro país le lla­mó la aten­ción la na­tu­ra­li­dad de las chi­le­nas y el po­co cui­da­do con su ima­gen. Sin em­bar­go, di­ce que eso ha cam­bia­do. “El es­ti­lo si­gue sien­do natural, pe­ro se es­tán co­no­cien­do nue­vas téc­ni­cas e in­cor­po­ran­do áreas del ros­tro que an­tes no se ma­qui­lla­ban. Son es­ti­los dis­tin­tos pe­ro con el pa­so del tiem­po am­bas cul­tu­ras se es­tán fu­sio­nan­do: las ve­ne­zo­la­nas nos pro­du­ci­mos me­nos y las chi­le­nas un po­co más”, concluye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.