En­tre­vis­ta

Fran­cis­co Me­lo

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávila O. Fo­tos: Juan Pa­blo Sierra Ma­qui­lla­je: Ale­jan­dra Ve­ra

Mi­só­gino, hu­ra­ño, bru­to y gru­ñón son al­gu­nos de los ca­li­fi­ca­ti­vos que se ha ga­na­do el ac­tor en las re­des so­cia­les in­ter­pre­tan­do a Ós­car León, su nue­vo rol en la te­le­se­rie Is­la Pa­raí­so, de Me­ga. Su per­so­na­je ge­ne­ra to­do ti­po de reac­cio­nes en el pú­bli­co, pe­ro él lo de­fien­de co­mo si fue­ra su ín­ti­mo ami­go: “Es así por­que es­tá atra­pa­do en una co­ra­za de do­lor”.

Fran­cis­co Me­lo via­ja una se­ma­na al mes a Chi­loé a gra­bar las es­ce­nas de la te­le­se­rie ‘Is­la Pa­raí­so’ (Me­ga). Pe­se a la in­ten­si­dad del tra­ba­jo, cuan­do es­tá allá dis­fru­ta del ver­de in­ten­so de la na­tu­ra­le­za y del olor a tie­rra fres­ca. Ha­ce 20 años tam­bién es­tu­vo allí, en esos pa­ra­jes, com­par­tien­do con los ha­bi­tan­tes de la is­la, pe­ro aque­lla vez gra­ban­do la re­cor­da­da te­le­se­rie ‘La Fie­ra’ (TVN). De eso ha pa­sa­do mu­cho tiem­po, pe­ro Fran­cis­co di­ce que el es­pí­ri­tu chi­lo­te es “tre­men­da­men­te ca­ri­ño­so”. Des­de 2016 que el ac­tor gra­ba te­le­se­ries pa­ra Me­ga, des­pués de ha­ber es­ta­do 21 años en Te­le­vi­sión Na­cio­nal. So­bre el cam­bio de ca­nal, di­ce que fue do­lo­ro­so y que lo vi­vió co­mo una es­pe­cie de di­vor­cio con un gru­po fa­mi­liar muy po­ten­te. “Fue una de­ci­sión que me vi obli­ga­do a to­mar. Di la ba­ta­lla, pe­ro en un mo­men­to sen­tí que no da­ba más, que ya no ser­vía y en­ton­ces re­ci­bí la ca­ri­ño­sa in­vi­ta­ción de Que­na Ren­co­ret a for­mar par­te del nue­vo equi­po. Al lle­gar sen­tí que fue un cam­bio de ca­sa, pe­ro en la que me en­con­tré a mu­chos fa­mi­lia­res”, com­par­te.

De mi­ra­da pe­ne­tran­te y con una voz que lle­na los es­pa­cios, Fran­cis­co hoy in­ter­pre­ta a Ós­car León, el mi­só­gino y hu­ra­ño per­so­na­je de la te­le­se­rie ‘Is­la Pa­raí­so’. “Es un lo­bo es­te­pa­rio que ha­bía en­con­tra­do re­fu­gio en la is­la. Sin em­bar­go, él no era así y so­lo es­tá atra­pa­do en una co­ra­za de do­lor”, di­ce, co­mo si se tra­ta­ra de un ami­go muy cer­cano.

¿Te ha gus­ta­do ser el insoportable de la his­to­ria?

Sí, tra­tar mal a la mon­ja me en­can­ta, ja­já. Nos reí­mos mu­cho en el set y cuan­do ter­mino de gra­bar me voy a la ca­sa car­ga­do po­si­ti­va­men­te. Ade­más que con la Pao (Vol­pa­to) te­ne­mos un ni­vel de con­fian­za to­tal, no­so­tros éra­mos com­pa­ñe­ros de uni­ver­si­dad.

¿Có­mo reac­cio­na­ron an­te las crí­ti­cas en las re­des so­cia­les que tra­ta­ban la pro­duc­ción de ma­chis­ta?

Pa­ra ser ho­nes­to, pue­do res­pon­der por mí y la ver­dad es que me pa­re­ce ge­nial que exis­tan esos es­pa­cios don­de uno ten­ga la li­ber­tad de de­cir lo que quie­ra. Pe­ro es evi­den­te que la te­le­se­rie plan­tea el te­ma del ma­chis­mo des­pro­por­cio­na­do, así co­mo otras te­má­ti­cas fe­me­ni­nas. Es una his­to­ria con tó­pi­cos que ge­ne­ran dis­cu­sión, y es al fin y al ca­bo lo que uno ha­ce co­mo ar­tis­ta del área dra­má­ti­ca, pro­vo­car… si uno no pro­vo­ca, no sir­ve.

Ha­ce al­gu­nos me­ses pro­ta­go­ni­zas­te en el mis­mo ca­nal la se­rie ‘La Ca­ce­ría: Las ni­ñas de Al­to Hos­pi­cio’, que tu­vo al­gu­nas re­per­cu­sio­nes me­diá­ti­cas. ¿Có­mo lo vi­vis­te sien­do par­te de la pro­duc­ción?

Per­so­nal­men­te el ca­so de Al­to Hos­pi­cio lo veo co­mo un ca­so que pa­ra los fa­mi­lia­res to­da­vía es­tá abier­to. La­men­ta­ble­men­te es una he­ri­da que to­da­vía no cie­rra, por eso hay que te­ner res­pe­to. Pe­ro es im­por­tan­te acla­rar que es una se­rie ba­sa­da en he­chos reales y que no pre­ten­de ser una ra­dio­gra­fía.

Otro de los te­mas que han mar­ca­do no­ti­cio­sa­men­te es­te año fue­ron las de­nun­cias de abu­so por par­te de ac­tri­ces a di­rec­to­res re­co­no­ci­dos. ¿Qué pen­sas­te al es­cu­char a tus co­le­gas dar a co­no­cer sus ex­pe­rien­cias?

Pen­sé ‘es­to cam­bió’… Sin du­da, to­das las ven­ta­nas se le­van­ta­ron y to­do lo que cul­tu­ral­men­te es­ta­ba per­mi­ti­do de­jó de es­tar­lo. Los ca­sos de abu­sos tie­nen que ver con esa fal­ta de cla­ri­dad, en­ton­ces la co­sa se trans­pa­ren­tó. An­tes era la ley de la sel­va y ha­bía se­cre­tos a vo­ces, es­pe­cial­men­te en el se­xo fe­me­nino. Ha­ce unos me­ses yo con­té en la ra­dio una ex­pe­rien­cia per­so­nal de abu­so pa­ra ejem­pli­fi­car lo que les su­ce­de a las víc­ti­mas con si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas co­mo esas.

¿A qué edad te pa­só a ti?

A los 30 años. Hu­bo un ata­que, pe­ro lo de­tu­ve por­que es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te fir­me. Pe­ro mi reac­ción fue de shock. En­ton­ces yo me cul­pé

“Es una his­to­ria con te­má­ti­cas que ge­ne­ran dis­cu­sión, y es al fin y al ca­bo lo que uno ha­ce co­mo ar­tis­ta del área dra­má­ti­ca, pro­vo­car”, se­ña­la el ac­tor so­bre la te­le­se­rie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.