Via­jes

El Ca­ri­be bo­ni­to de Baha­mas

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Son más de 700 is­las y unos dos mil ca­yos los que for­man Baha­mas, pe­ro ape­nas 24 de ellas es­tán ha­bi­ta­das. Un des­tino que pa­re­ce sa­ca­do de un sue­ño y que es­tá bas­tan­te más cer­ca de lo que uno pien­sa. En me­dio del Ca­ri­be, cru­za­do por el Tró­pi­co de Cán­cer y con sim­ples for­ma de lle­gar pa­ra los chi­le­nos: por avión des­de una co­ne­xión en Mia­mi; en ferry des­de Fort Lau­der­da­le (Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos), que pue­de ha­cer­se has­ta por el día o, aun más fá­cil, en avión des­de Pa­na­má, lo que no re­quie­re vi­sa y que im­pli­ca un vue­lo de tres ho­ras des­de Ciu­dad de Pa­na­má. Es de­cir, des­de San­tia­go en Co­pa, tras ocho ho­ras de vue­lo pue­de ate­rri­zar en Nas­sau, la ca­pi­tal, y al­can­zar pla­yas de are­nas blancas y ro­sa­das y en un mar de co­lor tur­que­sa.

La que fue una co­lo­nia in­gle­sa hoy es un po­ten­te des­tino que vi­ve del turismo y que ofre­ce al vi­si­tan­te una enor­me can­ti­dad de atrac­ti­vos, par­tien­do por sus pla­yas, una sa­bro­sa gas­tro­no­mía don­de los pro­duc­tos del mar son pro­ta­go­nis­tas, de­por­tes acuá­ti­cos co­mo surf, bu­ceo, ka­ya­king, en­tre mu­chos otros, una agi­ta­da vi­da noc­tur­na y nu­me­ro­sos ca­si­nos de jue­go. Pe­ro ofre­ce tam­bién es­ce­nas úni­cas y que di­fí­cil­men­te se ve­rán en otros si­tios, co­mo is­las lle­nas de co­lo­ri­dos fla­men­cos, pla­yas de are­nas ab­so­lu­ta­men­te ro­sa­das o ca­yos en los que se pue­de na­dar jun­to a ju­gue­to­nes cer­di­tos, así tal cual.

Nas­sau y Pa­ra­di­se Is­land

Nas­sau es la ca­pi­tal, cen­tro cul­tu­ral y co­mer­cial de Baha­mas, tie­ne 250 mil ha­bi­tan­tes y con­cen­tra cer­ca del 70 por cien­to de la po­bla­ción de las is­las. La cul­tu­ra de Nas­sau y Pa­ra­di­se Is­land se cuen­ta en gran par­te me­dian­te su gas­tro­no­mía, una co­ci­na que es una mez­cla de sa­bo­res bri­tá­ni­cos, es­pa­ño­les y ca­ri­be­ños, y que for­jan la iden­ti­dad cu­li­na­ria is­le­ña. La abun­dan­cia de pes­ca­dos, ma­ris­cos y crus­tá­ceos per­mi­te a los co­ci­ne­ros y chefs lo­ca­les ofre­cer un ver­da­de­ro tour gas­tro­nó­mi­co. Aquí, por ejem­plo, el ca­ra­col de mar es un pla­to ha­bi­tual, se co­me apa­na­do, con sal­sas pi­can­tes, en ce­bi­che o jun­to a di­ver­sos pes­ca­dos. Tam­bién des­ta­can las lan­gos­tas, ca­ma­ro­nes y va­rie­da­des de pes­ca­dos. Siem­pre jun­to a una Ka­lik, la re­fres­can­te cer­ve­za lo­cal, o a un cóc­tel en ba­se al es­tu­pen­do ron is­le­ño, co­mo el Baha­ma Ma­ma, que lle­va co­co, pi­ña, gra­na­di­na y na­ran­ja.

La ca­pi­tal cuen­ta con in­nu­me­ra­bles pla­nes pa­ra los vi­si­tan­tes, co­mo dis­fru­tar de las aguas po­co pro­fun­das del Ca­ri­be, na­dar con del­fi­nes, vi­si­tar el zoo­ló­gi­co Ar­das­tra y el par­que acuá­ti­co Aqua­ven­tu­re, que po­see más de 40 hec­tá­reas de di­ver­sión, en don­de los ni­ños son los pro­ta­go­nis­tas. Cuan­do cae la no­che la ac­ción co­mien­za. Clu­bes noc­tur­nos, ba­res, pubs, ca­si­nos al más pu­ro es­ti­lo Las Ve­gas, atraen has­ta que co­mien­za a sa­lir el sol.

Pa­ra quien las com­pras son in­elu­di­bles, vi­si­tar Bay Street o Ma­ri­na Vi­lla­ge y en­con­trar las mar­cas de lu­jo li­bres de im­pues­tos pue­de ser una ver­da­de­ra adic­ción.

Se­guir la hue­lla de fa­mo­sos pi­ra­tas que aquí vi­vie­ron, co­mo Bar­ba Ne­gra, Henry Mor­gan, Mary Read y Ca­li­co Jack, pue­de ser un tour in­tere­san­te. Sus ca­sas, si­tios de pa­so y for­ta­le­zas son fá­cil­men­te re­co­rri­bles. To­da­vía se oyen ru­mo­res de te­so­ros es­con­di­dos. En pleno cen­tro, cer­ca de la Ca­sa de Go­bierno, es­tá Gray­cliff, una cons­truc­ción de 1740 y que hoy es un ho­tel. Su pro­pie­ta­rio fue John Ho­ward Grays­mith, pi­ra­ta que en 1776 con­vir­tió el si­tio en su cuar­tel ge­ne­ral, tras ser cap­tu­ra­do por la ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se. Ac­tual­men­te al­ber­ga una fá­bri­ca de ta­ba­cos, otra de cho­co­la­te y una no­ta­ble bo­de­ga de vi­nos con cer­ca de 250 mil bo­te­llas. A po­cos pa­sos es­tá Fort Fin­castle, una for­ta­le­za cons­trui­da en 1793 y que fue un fa­ro has­ta 1800. To­da­vía po­see los ca­ño­nes con los que se de­fen­dió la is­la y un tú­nel de tres ki­ló­me­tros que co­mu­ni­ca con la Ca­sa de Go­bierno. La le­yen­da del fa­mo­so Bar­ba Ne­gra tam­bién vi­ve en Nas­sau por­que es­te pi­ra­ta le­gen­da­rio tu­vo una fuer­te in­fluen­cia en la ciu­dad. El ho­tel Bri­tish Hil­ton Co­lo­nial fue cons­trui­do en lo que era su an­ti­gua re­si­den­cia. Hoy exis­te una ré­pli­ca del po­zo que abas­te­cía de agua a su ca­sa.

Las Exu­mas

Ubi­ca­das a 56 km al su­res­te de Nas­sau, Las Exu­mas son un ar­chi­pié­la­go com­pues­to por 365 is­las y ca­yos que se ex­tien­den co­mo una hi­le­ra por 200 ki­ló­me­tros de océano co­lor es­me­ral­da reluciente. Son co­no­ci­das co­mo el des­tino más exó­ti­co de Baha­mas y se di­vi­den en tres áreas prin­ci­pa­les: Great Exu­ma y Little Exu­ma, co­no­ci­das por su en­torno re­la­ja­do y tran­qui­lo, y The Exu­ma Cays, en don­de los fa­mo­sos pa­san sus días de des­can­so y va­ca­cio­nes.

Aquí es­tá el ca­yo Ma­jor’s Spot, ha­bi­ta­do por unos cu­rio­sos cer­dos na­da­do­res, de di­ver­sos ta­ma­ños y que ha­cen las de­li­cias de los tu­ris­tas. Los chan­chi­tos fue­ron in­clui­dos den­tro de la lis­ta de las ma­ra­vi­llas del mun­do mo­derno de la re­vis­ta Lo­nely Pla­net y son un tre­men­do atrac­ti­vo pa­ra los vi­si­tan­tes. Acer­ca de su ori­gen hay mu­chas ver­sio­nes: des­de que apa­re­cie­ron tras el nau­fra­gio de un bar­co has­ta los que se­ña­lan que fue­ron traí­dos por pi­ra­tas que nun­ca al­can­za­ron a con­su­mir­los. Lo cier­to es que los cer­dos na­da­do­res son su­ma­men­te amis­to­sos. Ape­nas es­cu­chan el mo­tor de las em­bar­ca­cio­nes sa­ben que les vie­ne co­mi­da, por lo que se acer­can na­dan­do y ab­so­lu­ta­men­te fe­li­ces.

En Las Exu­mas no pue­de de­jar de vi­si­tar The Straw Mar­ket, un mer­ca­do tra­di­cio­nal con va­rios pues­tos a lo lar­go de la carretera prin­ci­pal ha­cia Geor­ge Town y que ofre­ce va­rie­dad de ar­te­sa­nías, bol­sos, som­bre­ros de pa­ja te­ji­dos y más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.