Triun­fa­mos CO­MO em­pren­de­do­ras

... Por­que Chi­le es un país de em­pren­de­do­res y más de un ter­cio de es­tos son mu­je­res. Ellas tie­nen nu­me­ro­sas cua­li­da­des que las ayu­dan a te­ner éxi­to. Al­gu­nas son la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar más de una la­bor a la vez y la ha­bi­li­dad de en­con­trar rá­pi­da­men­te so

La Hora Mujeres - - ESPECIAL -

Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas, un 38% de los ca­si dos mi­llo­nes de em­pren­de­do­res chi­le­nos son mu­je­res, ci­fra que in­di­ca que ellas se atre­ven a op­tar a ese di­fí­cil pe­ro gra­ti­fi­can­te ca­mino de la in­de­pen­den­cia la­bo­ral.

A los ex­per­tos no les ex­tra­ña el im­pul­so de las mu­je­res de lle­var a ca­bo sus ideas, “por­que ellas son em­pren­de­do­ras por esen­cia, en es­pe­cial en nues­tra cul­tu­ra”, di­ce Ál­va­ro Bus­tos, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la in­cu­ba­do­ra de ne­go­cios San­tia­go In­no­va. Ha­ce no­tar que las mu­je­res han de­mos­tra­do que “son ca­pa­ces de lle­var ade­lan­te su vi­da, tra­ba­jo, fa­mi­lia y te­mas per­so­na­les en for­ma equi­li­bra­da en una so­cie­dad ma­chis­ta, y so­bre­vi­vir a la ta­rea”, in­di­ca.

Bus­tos cree que en­tre los ras­gos fe­me­ni­nos que más les ayu­dan a em­pren­der es­tán la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar más de una la­bor o ta­rea a la vez y cum­plir en to­das ellas, y la ha­bi­li­dad de ge­ne­rar so­lu­cio­nes a pro­ble­mas en for­ma ca­si in­me­dia­ta. Tam­bién nom­bra la em­pa­tía, que se ex­pre­sa en la ca­pa­ci­dad de es­cu­char y en una es­pe­cial fa­ci­li­dad pa­ra las ven­tas y la aten­ción de clien­tes en ge­ne­ral. “Ade­más tie­nen in­tui­ción y ge­ne­ran re­la­cio­nes de con­fian­za y de lar­go pla­zo”. Por to­das es­tas cua­li­da­des, Bus­tos cree que to­da mu­jer pue­de ser em­pren­de­do­ra, de­pen­dien­do de en qué ám­bi­to apli­que sus ca­pa­ci­da­des.

El ex­per­to acon­se­ja a las mu­je­res que quie­ran em­pren­den dar­se la opor­tu­ni­dad de vi­vir ex­pe­rien­cias, asu­mir desafíos de to­mar res­pon­sa­bi­li­da­des de con­duc­ción, agru­par­se en es­pa­cios fe­me­ni­nos, de­fen­der de mo­do sis­te­má­ti­co sus de­re­chos y ocu­par pro­gre­si­va­men­te car­gos de po­der e in­fluen­cia. Ade­más, las lla­ma a “con­ser­var los ras­gos pro­pios de la fe­mi­ni­dad pa­ra lle­var­los al mun­do de los ne­go­cios” y a “no con­ver­tir­se en mu­je­res con­duc­to­ras de es­ti­lo mas­cu­lino”, su­gie­re. El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de San­tia­go In­no­va se­ña­la que es po­si­ti­vo dia­lo­gar con otras em­pren­de­do­ras las ex­pe­rien­cias, vi­ven­cias, pro­ble­mas y apren­di­za­jes, y con ello evi­tar erro­res de ne­go­cio que tie­nen efec­tos eco­nó­mi­cos, so­bre to­do en la pri­me­ra eta­pa de desa­rro­llo de los em­pren­di­mien­tos. “Com­par­tir ex­pe­rien­cias es par­te cen­tral del apren­di­za­je. Sa­ber có­mo otras mu­je­res han re­suel­to pro­ble­mas es apro­ve­char la ex­pe­rien­cia de otras que los han vi­vi­do”, sos­tie­ne, y agre­ga que vin­cu­lar­se a otras em­pren­de­do­ras es ade­más esen­cial pa­ra po­si­cio­nar y lo­grar los cam­bios que se ne­ce­si­tan en el Chi­le y so­cie­dad ac­tua­les. “Ac­tuar con otras y ac­tuar co­lec­ti­va­men­te es ne­ce­sa­rio pa­ra el lo­gro de los de­re­chos que les son pro­pios a las mu­je­res en el mun­do de los ne­go­cios, que es ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­lino y, asi­mis­mo, ma­chis­ta”, ma­ni­fies­ta. Por úl­ti­mo, su­gie­re de­jar­se ase­so­rar por ex­per­tos por­que me­dian­te sus con­se­jos se pue­den pre­ve­nir es­ce­na­rios ne­ga­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.