Test

Mu­chos lo ha­cen es­pal­da con es­pal­da, en cu­cha­ri­ta o ca­da cual en su pro­pia ori­lla. Una vez que dos per­so­nas se acues­tan en la mis­ma ca­ma y se apron­tan a dor­mir el in­cons­cien­te les ha­ce adop­tar una po­si­ción que ha­bla mu­cho de cuán­to se quie­ren y de có­mo se

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

¿Có­mo duer­me con su pa­re­ja?

Cu­cha­ri­ta

Uno en­vuel­ve al otro, trans­mi­tién­do­le cer­ca­nía y se­gu­ri­dad al mis­mo tiem­po. Es­ta po­si­ción re­pre­sen­ta un cier­to gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad del abra­za­do, pe­ro tam­bién una cer­te­za de con­fian­za en­tre am­bos. Abra­zar sig­ni­fi­ca adop­tar el pa­pel de pro­tec­tor. En ge­ne­ral, es­ta pos­tu­ra in­di­ca que la pa­re­ja man­tie­ne una re­la­ción fe­liz y una vi­da se­xual sa­tis­fac­to­ria.

Cu­cha­ri­ta se­pa­ra­da

En es­ta po­si­ción los miem­bros de la pa­re­ja se man­tie­nen se­pa­ra­dos unos cen­tí­me­tros. In­di­ca un “es­toy de­trás de ti y pue­des con­tar con­mi­go”, pe­ro una cu­cha­ri­ta tí­pi­ca en quie­nes ya se ha di­si­pa­do la novedad de com­par­tir ca­ma. Es se­ñal de ca­ri­ño e in­ti­mi­dad, si bien con me­nor con­no­ta­ción se­xual que la pos­tu­ra anterior. Exis­te un de­seo de per­ma­ne­cer co­nec­ta­dos, pe­ro tam­bién un que­rer al­go de dis­tan­cia.

Lu­na de miel

Duer­men ca­ra a ca­ra, abra­za­dos, y en es­ta pos­tu­ra los dos man­tie­nen en con­tac­to la to­ta­li­dad o una gran par­te de sus cuer­pos: pies, pier­nas, ro­di­llas y tor­so. Es me­nos co­mún que la cu­cha­ri­ta, por­que re­ve­la una gran in­ten­si­dad emo­cio­nal, que sue­le dar­se más bien al prin­ci­pio de la re­la­ción o des­pués de ha­ber te­ni­do se­xo. Re­pre­sen­ta una ma­ne­ra in­cons­cien­te de am­bos de pro­lon­gar el con­tac­to fí­si­co, co­mo si nun­ca lle­ga­ran a sa­ciar por com­ple­to su de­seo de es­tar con el otro.

Ca­ma es­cu­do

Uno de los dos duer­me bo­ca aba­jo, lo que im­pli­ca un de­seo de pro­te­ger­se, y eso pue­de in­di­car an­sie­dad, vul­ne­ra­bi­li­dad o fal­ta de con­fian­za se­xual. A me­nos, cla­ro, que se de­ba a pro­ble­mas de nu­ca o es­pal­da…

Abra­za­dos

Uno apo­ya la ca­be­za en el pe­cho del otro, y si su ca­ra es­tá ha­cia el ex­te­rior eso de­mues­tra se­gu­ri­dad en sí mis­mo; pe­ro si es­tá ha­cia su pa­re­ja po­dría se­ña­lar de­pen­den­cia. El que duer­me bo­ca arri­ba con la ca­be­za del otro en los bra­zos, la per­so­na es­tá di­cien­do: “Ten­go el po­der y lo uso pa­ra pro­te­ger­te”. Si uno es­tá más arri­ba hay un do­mi­nio so­bre el que es­tá más aba­jo.

Si es­tán al mis­mo ni­vel in­di­ca sin­to­nía en­tre los dos.

Ca­da uno por su la­do

Los dos son muy in­de­pen­dien­tes y quie­ren ma­yor dis­tan­cia. Pe­ro si ellos son muy de piel y siem­pre les ha gus­ta­do es­ta­ble­cer con­tac­to fí­si­co al dor­mir y de pron­to se ale­jan ha­cia las ori­llas, pue­de sig­ni­fi­car que al­go no es­tá fun­cio­nan­do bien.

De es­pal­das, to­cán­do­se

Es­ta po­si­ción mues­tra que la pa­re­ja tie­ne con­fian­za el uno en el otro y que am­bos re­quie­ren su pro­pio es­pa­cio. Mu­chos pre­fie­ren dor­mir así, mi­ran­do ha­cia afue­ra, pa­ra evi­tar el alien­to del otro y res­pi­rar me­jor. O pa­ra evi­tar sus ron­qui­dos… Pe­ro na­da alar­man­te: la pa­re­ja se quie­re.

Mien­tras dor­mi­mos el len­gua­je cor­po­ral ha­bla por no­so­tros. La re­la­ción de dos per­so­nas es di­fe­ren­te si duer­me de fren­te a si lo ha­ce de es­pal­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.