Bár­ba­ra Ruiz-Ta­gle

La Hora Mujeres - - CONTENTS - Por: Ale­jan­dra Ga­jar­do Fo­tos: Juan Pa­blo Sie­rra Pro­duc­ción: Be­lén Muñoz Ma­qui­lla­je: Jany Ve­ra

Des­pués de ver la obra ‘Mi hi­jo ca­mi­na so­lo un po­co más len­to’ du­ran­te un via­je a Bue­nos Ai­res, la directora y ac­triz de tea­tro se em­pe­ñó en mon­tar­la pa­ra el pú­bli­co chi­leno. Des­pués de mu­cho tra­ba­jo pa­ra con­se­guir de­re­chos, es­co­ger el elen­co y rea­li­zar en­sa­yos, lo lo­gró. La obra del dra­ma­tur­go croa­ta Ivor Mar­ti­nic se ofre­ce has­ta el 1 de di­ciem­bre en el Tea­tro Mo­ri de Be­lla­vis­ta.

Du­ran­te las fil­ma­cio­nes de Cal­zo­nes Rotos, pe­lí­cu­la chi­leno-ar­gen­ti­na que se es­tre­na­rá en el país el pró­xi­mo 18 de no­viem­bre, Bár­ba­ra Ruiz-Ta­gle com­par­tió alo­ja­mien­to con la ac­triz trans­an­di­na An­nie Fink. Du­ran­te un mes “nos con­ta­mos la vi­da, con­ver­sa­mos del ofi­cio y de no­so­tras mis­mas”, re­cuer­da la tam­bién ac­triz y directora de tea­tro chi­le­na. Las ami­gas se vol­vie­ron a ver tiem­po des­pués, cuan­do Bár­ba­ra y su ma­ri­do via­ja­ron a Bue­nos Ai­res pa­ra ce­le­brar el cum­plea­ños de es­te. “Le pe­dí a An­nie que me bus­ca­ra obras de tea­tro de for­ma­to di­fe­ren­te y cuan­do lle­gué me di­jo que me te­nía un re­ga­lo que me iba a en­can­tar”, re­cuer­da, y lue­go re­la­ta que ese pre­sen­te era una in­vi­ta­ción a ver la obra ‘Mi hi­jo ca­mi­na so­lo un po­co más len­to’, del dra­ma­tur­go croa­ta Ivor Mar­ti­nic. Esa pie­za, que lle­va sie­te años en car­te­le­ra en Ar­gen­ti­na, es pro­ta­go­ni­za­da por Bran­ko, un jo­ven con­fi­na­do en una si­lla de rue­das de­bi­do a una en­fer­me­dad. En el día de su cum­plea­ños su fa­mi­lia se pre­pa­ra pa­ra ce­le­brar­lo y ca­da in­te­gran­te ex­pre­sa su mi­ra­da y pos­tu­ra an­te su dis­ca­pa­ci­dad. La obra ca­ló pro­fun­do en Bár­ba­ra, pa­ra quien el te­ma no le es ajeno en lo ab­so­lu­to. Por el con­tra­rio, la mue­ve y la emo­cio­na. Des­pués de la fun­ción le ma­ni­fes­tó a su ma­ri­do que te­nía que es­tre­nar esa obra en Chi­le, ya que con­si­de­ra­ba que era ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria. “Fue una in­tui­ción muy fuer­te”, re­me­mo­ra.

¿Có­mo lo lo­gras­te?

Creía que iba a ser difícil por­que el dra­ma­tur­go vi­ve al otro la­do del mun­do, pe­ro me­nos mal que aho­ra te­ne­mos ayu­da de la tec­no­lo­gía. Gra­cias a ella no so­lo tu­ve a mi dis­po­si­ción un mon­tón de ar­tícu­los so­bre la obra, sino que pu­de ubi­car a Mar­ti­ni­ca tra­vés de Ins­ta­gram. Lo se­guí y le man­dé un men­sa­je en que le con­té que me in­tere­sa­ba es­tre­nar la obra en Chi­le. Me di­jo que me pu­sie­ra en con­tac­to con la tra­duc­to­ra de la obra al es­pa­ñol, la ar­gen­ti­na-croa­ta Ni­ko­li­na Zi­dek. La lla­mé y em­pe­za­mos a con­ver­sar. Pa­ra­le­lo a eso bus­qué en Ama­zon los tex­tos y en­con­tré el li­bro ‘Los sie­te dra­mas croa­tas’, que in­cluía a ‘Mi hi­jo ca­mi­na so­lo un po­co más len­to’, que me lle­gó a los días. Le es­cri­bí nue­va­men­te al dra­ma­tur­go pa­ra con­sul­tar­le qué te­nía qué ha­cer pa­ra que los de­re­chos fue­sen míos y él me pre­gun­tó las

ra­zo­nes de mi in­te­rés en mon­tar la obra.

¿Qué le di­jis­te?

Que creía que era ne­ce­sa­rio ha­cer­la en Chi­le y fui su­per­ho­nes­ta con mi vi­sión del te­ma de la dis­ca­pa­ci­dad. Él me en­tre­gó los de­re­chos…

¿Qué sig­ni­fi­có eso pa­ra ti?

Fue la emo­ción más gran­de y sen­tí que te­nía que ser res­pon­sa­ble con ese pri­vi­le­gio. A los dos días co­men­cé a con­for­mar el elen­co, a lla­mar a ca­da uno de los on­ce ac­to­res, a en­tre­gar­les los tex­tos, a con­tar­les mi vi­sión de la obra, lo que que­ría ha­cer y a en­tu­sias­mar­los pa­ra que to­dos es­tu­vié­ra­mos en la mis­ma sin­to­nía. Creo que an­tes de di­ciem­bre del año pa­sa­do te­nía to­do de­ter­mi­na­do. En julio co­men­za­mos los en­sa­yos y la ofre­ce­mos en el Tea­tro Mo­ri de Be­lla­vis­ta.

¿Có­mo ele­gis­te a ca­da uno de los ac­to­res?

Con un acu­cio­so cas­ting y me fi­jé en los tra­ba­jos an­te­rio­res que ha­bían he­cho. Igual hu­bo mu­cho de in­tui­ción, al­go me de­cía quién era el ade­cua­do pa­ra ca­da pa­pel. Al pro­ta­go­nis­ta, Diego Ruiz, lo es­co­gí por lo trans­pa­ren­te, por su ca­pa­ci­dad de tras­mi­tir el al­ma con los ojos y por su sem­blan­te tran­qui­lo.

¿Por qué di­ces que es­ta obra es ne­ce­sa­ria pa­ra Chi­le?

Por­que es ne­ce­sa­rio na­tu­ra­li­zar la dis­ca­pa­ci­dad y de­jar de vic­ti­mi­zar­la.

¿Có­mo abor­da es­ta pie­za la dis­ca­pa­ci­dad?

El pú­bli­co se pue­de iden­ti­fi­car con ca­da uno de los per­so­na­jes. Es­tá el que vic­ti­mi­za, el que ha­ce la vis­ta gor­da, el cruel y el que na­tu­ra­li­za la dis­ca­pa­ci­dad. En esa fa­mi­lia se re­pre­sen­ta la so­cie­dad.

La dis­ca­pa­ci­dad es un te­ma que te ha mo­vi­do no so­lo aho­ra, sino du­ran­te años. ¿Cuál es tu vi­sión acer­ca del te­ma?

Hay que na­tu­ra­li­zar­la. So­mos un país que tie­ne 2,6 mi­llo­nes de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y pa­re­cié­ra­mos que no es­tu­vié­ra­mos al tan­to de eso, que no nos hi­cié­ra­mos car­go. Sim­ple­men­te es­toy pi­dien­do que no se vea des­de la lás­ti­ma y por eso to­mé es­ta obra, por­que tie­ne un tex­to in­te­li­gen­te, poé­ti­co y be­llo. Te­ner­la es una gran opor­tu­ni­dad.

¿Crees que en Chi­le he­mos avan­za­do en el te­ma?

Sí, pe­ro tam­bién muy len­ta­men­te. Creo que es ho­ra de que em­pe­ce­mos a ver la dis­ca­pa­ci­dad con otros ojos.

¿Có­mo po­de­mos cam­biar?

Des­de el ori­gen más pro­fun­do. Es edu­ca­ción y cul­tu­ra, pe­ro de­be cam­biar des­de la fa­mi­lia.

¿Có­mo fue tu pri­mer acer­ca­mien­to al te­ma?

Fue a los 18 años. En mi co­le­gio exis­tían mo­vi­mien­tos so­cia­les de ayu­da y nos pi­die­ron que fué­ra­mos a la po­bla­ción San Gregorio a pa­sar una tar­de a con­ver­sar con per­so­nas en ries­go so­cial, pe­ro en reali­dad eran per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Esa vez me sen­tí más yo que nun­ca, ex­pe­ri­men­té una li­ber­tad de ser. Cuan­do una se pa­ra fren­te a al­guien siem­pre hay ba­rre­ras per­so­na­les, y por pri­me­ra vez me sen­tí sin ellas y eso me hi­zo des­cu­brir­me, fue una coin­ci­den­cia que me cam­bió la vi­da.

Des­de ha­ce mu­chos años ha­ces cla­ses de tea­tro en la Fun­da­ción Mi­ra­das Com­par­ti­das, que tra­ba­ja pa­ra la in­clu­sión de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual.

Sí, me in­vo­lu­cré des­de mi ofi­cio, des­de al­go que pue­do en­se­ñar, y ha si­do el re­ga­lo de mi vi­da jun­to con mi fa­mi­lia.

¿Qué te ha apor­ta­do esa la­bor?

El dar­me cuen­ta de que no hay so­lo una for­ma de ver las co­sas, que la lás­ti­ma no sir­ve pa­ra na­da, que si los que es­tén al­re­de­dor la sien­ten o sien­ten mu­cha apren­sión, no se va a avan­zar.

¿Có­mo es ha­cer cla­ses en Mi­ra­das Com­par­ti­das?

Los alum­nos son dis­per­sos, di­ver­ti­dos y au­tén­ti­cos. Ellos me han en­se­ña­do a ser más ho­nes­ta y a no te­ner mie­do de la re­cep­ción de lo que una di­ce o ha­ce. Ellos son no­más, y al pa­re­cer esa es la cla­ve de la vi­da. Ha­ce años mon­ta­mos La Ce­ni­cien­ta, una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra y can­sa­do­ra, por­que pu­si­mos mu­cha ener­gía y el al­ma en ese tra­ba­jo. Fue un pro­ce­so muy bo­ni­to.

Ca­fe­te­ría: Ren­de Bú, en Her­nan­do de Aguirre 3645, Ñu­ñoa. Se­rie: Ri­ver. Tra­ta­mien­tos de be­lle­za: Tem­po Spa & Es­té­ti­ca, en Ta­ban­cu­ra 1091. Li­bro: Re­vo­lu­tio­nary Road, de Ri­chard Ya­tes.

“Al pro­ta­go­nis­ta, Diego Ruiz, lo es­co­gí por lo trans­pa­ren­te, por su ca­pa­ci­dad de tras­mi­tir el al­ma con los ojos y por su sem­blan­te tran­qui­lo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.