Ha­ce­do­res de estilo

Al­gu­nos más ex­tra­va­gan­tes que otros, pe­ro to­dos con la ha­bi­li­dad de des­cu­brir y crear el es­ti­lis­mo de hom­bres y mu­je­res que quie­ren dar­le un plus a su ima­gen. Cua­tro ase­so­res de ima­gen nos cuen­tan có­mo han he­cho de su ha­bi­li­dad una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo.

La Hora Mujeres - - CONTENTS -

Do­lo­res Ga­zi­túa @do­lo­res­ga­zi­tua

“Ase­so­ra de ima­gen, per­so­nal shop­per, out­fit ideas, co­ol­hun­ter” son al­gu­nas de las des­crip­cio­nes que es­ta abo­ga­da tie­ne en su cuen­ta de Ins­ta­gram, en la que ha­bi­tual­men­te sube im­pen­sa­das com­bi­na­cio­nes que re­sul­tan to­do un éxi­to. Lle­va dos años de­di­ca­da a ello y sus pri­me­ras ase­so­rías si­guen sien­do co­mo las de hoy, di­ce. “La pa­sión ha si­do la mis­ma y des­de la per­so­na más pio­la has­ta la ac­triz de re­nom­bre me pro­du­ce el mis­mo pla­cer: lo­grar un buen tra­ba­jo. Me adap­to a las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na que me con­tac­ta, ya que al­gu­nas quie­ren re­no­var­se cien­to por cien­to y otras sa­car par­ti­do a lo que tie­nen”, com­par­te. Co­lo­ri­da y arries­ga­da pa­ra ves­tir, di­ce que la cla­ve pa­ra trans­for­mar un look es dar­se el tiem­po y la cal­ma pa­ra re­co­no­cer qué es lo que una quie­re pro­yec­tar. Por eso es de po­cos re­fe­ren­tes de mo­da y le gus­ta crear un estilo y per­so­na­li­dad a ca­da look, “aun­que ob­via­men­te el mun­do co­nec­ta­do de hoy ha­ce que los streetsty­le sean una ins­pi­ra­ción”.

Co­mo ase­so­ra cuen­ta que se ha en­con­tra­do con mu­je­res que no se han asu­mi­do ni por den­tro ni por fue­ra, mu­je­res que siem­pre es­tán es­pe­ran­do una oca­sión especial pa­ra vestirse es­ti­lo­sas, mu­je­res que acu­mu­lan mu­cha ro­pa o siem­pre com­pran lo mis­mo. Por eso una de las recomendaciones que siem­pre en­tre­ga Do­lo­res es que “no te­mas su­bir una ta­lla de pan­ta­lón, por­que lo que es­tá en to­dos los malls no siem­pre le que­da a bien a to­das”.

Carola Mon­te­ne­gro @ca­ro­la_­mon­te­ne­gro

“¡To­do es un te­ma de ac­ti­tud! No sa­ca­mos na­da con an­dar ves­ti­das de Cha­nel de pies a ca­be­za si no te­ne­mos una ac­ti­tud ga­na­do­ra. Una mu­jer con­fia­da en sí mis­ma siem­pre es atrac­ti­va”, acon­se­ja es­ta pe­rio­dis­ta, quien hoy tra­ba­ja so­lo ase­so­ran­do y en­se­ñan­do so­bre el te­ma a quie­nes quie­ran apren­der el ar­te del buen ves­tir.

Carola cuen­ta que es­ta ha­bi­li­dad de po­ten­ciar el look de otros la tie­ne des­de ni­ña, de cuan­do ves­tía a sus ami­gas y de­vo­ra­ba mu­chas re­vis­tas de mo­da. “Años más tar­de, cuan­do tra­ba­jé co­mo ves­tua­ris­ta en co­mer­cia­les y cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias, en­ten­dí que lo que me gus­ta­ba era ves­tir a mu­je­res co­mo yo y de­ci­dí es­tu­diar­lo for­mal­men­te”, cuen­ta.

Des­de 2010 que ase­so­ra a mu­je­res de dis­tin­tas pro­fe­sio­nes, ras­gos, cuer­pos y per­so­na­li­da­des y di­ce que le en­can­ta el pro­ce­so com­ple­to, des­de que lle­gan has­ta que se van fe­li­ces. “El ser­vi­cio que en­tre­go es muy per­so­na­li­za­do, por­que ca­da in­di­vi­duo es un mun­do. Pri­me­ro las es­cu­cho y en­tien­do el con­tex­to en que se desen­vuel­ven y lue­go pien­so en có­mo ayu­dar­las”, se­ña­la.

El gra­do de con­fian­za que ge­ne­ra con sus clien­tas le ha per­mi­to co­no­cer en pro­fun­di­dad ca­da una de sus his­to­rias. “Lo in­tere­san­te es que vas coope­ran­do con per­so­nas que tie­nen la au­to­es­ti­ma muy ba­ja o quie­nes han vi­vi­do quie­bres amo­ro­sos… y es muy gra­ti­fi­can­tes sa­ber que ayu­das­te de al­gu­na for­ma a que una per­so­na se quie­ra y se valore más”, di­ce.

Na­dia Ca­be­zas @na­dia_­ca­be­zas

Es ar­gen­ti­na y di­se­ña­do­ra de mo­da, y pa­ra­le­la­men­te a sus queha­ce­res pro­fe­sio­na­les tra­ba­ja co­mo ase­so­ra de ima­gen, acom­pa­ñan­do a mu­je­res a des­cu­brir su pro­pio estilo. “Des­de siem­pre lo ha­bía he­cho de for­ma na­tu­ral con las clien­tas que iban a mi tien­da en Alon­so de Cór­do­va. Me gus­ta­ba ayu­dar­las a sa­car lo me­jor de ellas y que eso se vie­ra re­fle­ja­do en su out­fit”, di­ce. De per­so­na­li­dad vi­vaz y con un gran sen­ti­do del hu­mor, Na­dia va has­ta los ho­ga­res de sus clien­tas, en­tra a sus clo­sets y les or­de­na por tem­po­ra­da to­do lo que les que­da bien se­gún su cuer­po. Tam­bién cla­si­fi­ca con ellas la ro­pa pa­ra el día, la noche y even­tos so­cia­les, y fi­na­li­za la vi­si­ta ar­man­do una lis­ta con pren­das que fal­tan y sa­le a com­prar con ellas pa­ra en­se­ñar­les a es­co­ger se­gún sus co­lo­res y for­mas de cuer­po. “Me ha pa­sa­do que he en­con­tra­do en al­gu­nos clo­sets ro­pa ta­lla L cuan­do en la reali­dad son S”, cuen­ta.

A lo lar­go de los años Na­dia ha co­no­ci­do to­do ti­po de mu­je­res y ex­pe­rien­cias. “Por ejem­plo, mu­je­res que re­cién sa­len de una ope­ra­ción de un cin­tu­rón gás­tri­co con la que ba­jan mu­cho de pe­so y de­ben em­pe­zar de ce­ro y mos­trar el cuer­po que an­tes es­con­dían. Es muy gra­ti­fi­can­te ver en el pro­ce­so có­mo se van sin­tien­do fe­li­ces y con­fia­das en ellas”, com­par­te.

Sus ca­ba­llos de ba­ta­lla co­mo ase­so­ra de ima­gen son las com­bi­na­cio­nes blanco y ne­gro y los ac­ce­so­rios muy co­lo­ri­dos. “Un clutch o za­pa­tos de co­lo­res co­mo fuc­sia, ro­jo, na­ran­ja y ama­ri­llo creo que ilu­mi­nan. Ade­más, es im­por­tan­te sa­ber que la mo­da no es pa­ra to­dos, sino que te­ne­mos que ade­cuar­la pa­ra nues­tro cuer­po. Por ejem­plo, los es­tam­pa­dos en la par­te su­pe­rior no son los más re­co­men­da­dos pa­ra un cuer­po que es co­mo un trián­gu­lo in­ver­ti­do. En ese ca­so es me­jor uti­li­zar un tono neu­tro en la par­te su­pe­rior pa­ra equi­li­brar una par­te in­fe­rior full es­tam­pa­da”, acon­se­ja.

Javier Yan­nuc­ci @fran­cis­co­yan­nuc­ci

“Des­de ni­ño siem­pre tu­ve un estilo de ves­tir que era muy dis­tin­to al de mis com­pa­ñe­ros del co­le­gio. Un gus­to que se lo atri­bu­yo a mi abue­lo ita­liano y a mi pa­dre ar­gen­tino, siem­pre muy preo­cu­pa­dos por la fa­cha. Re­cuer­do que des­de pe­que­ño ho­jea­ba re­vis­tas de mo­da ita­lia­na y hur­ga­ba en las tien­das de ro­pa eu­ro­pea pa­ra po­der ar­mar esas te­ni­das siem­pre van­guar­dis­tas de Ar­ma­ni. Siem­pre fui pro­ban­do, mez­clan­do y atre­vién­do­me. Tam­bién fui muy lo­co y re­bel­de con lo es­ta­ble­ci­do… Pa­ra mis com­pa­ñe­ros siem­pre fui el ‘lo­co Yan­nu­ci’, cuen­ta es­te pu­bli­cis­ta y ase­sor de ima­gen. Trans­gre­sor pa­ra vestirse, Javier re­cuer­da que no ha­ce mu­chos años su estilo cau­sa­ba una es­pe­cie de shock en otros hom­bres. Sin em­bar­go, hoy los hom­bres chi­le­nos han ido in­cor­po­ran­do ca­da vez más el co­lor y so­lo si­gue sien­do te­ma en los círcu­los más con­ser­va­do­res. “Pa­ra vestirse di­fe­ren­te de­bes te­ner per­so­na­li­dad y lu­cir con gar­bo lo que lle­vas. Pue­des ves­tir­te con una mar­ca muy ex­clu­si­va, pe­ro si no sa­bes lle­var­la no cau­sa­rás la im­pren­sión que quie­res pro­yec­tar”, com­par­te.

Con el tiem­po sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo co­men­za­ron a pe­dir­le ase­so­ría. “Los he acom­pa­ña­do a se­lec­cio­nar sus ves­tua­rios, acon­se­ján­do­les qué ti­po de co­lo­res usar y có­mo po­ten­ciar su ima­gen”, cuen­ta el pro­fe­sio­nal, quien ade­más de ser ase­sor de ima­gen tie­ne una agen­cia de pu­bli­ci­dad y una cons­truc­to­ra. El ser­vi­cio que ofre­ce Javier, tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res, es­tá pen­sa­do pa­ra per­so­nas que no dis­po­nen de tiem­po pa­ra sa­lir de com­pras y es­co­ger en­tre tan­tas tendencias. “Yo per­so­nal­men­te se­lec­ciono la ro­pa que el clien­te ne­ce­si­ta, con­si­de­ran­do su estilo de vi­da y la per­so­na­li­dad, lo­gran­do un ar­ma­rio cien­to por cien­to prác­ti­co y fun­cio­nal”, de­ta­lla.

“Pa­ra vestirse di­fe­ren­te de­bes te­ner per­so­na­li­dad y lu­cir con gar­bo lo que lle­vas. Pue­des ves­tir­te con una mar­ca muy ex­clu­si­va, pe­ro si no sa­bes lle­var­la no cau­sa­rás la im­pren­sión que quie­res pro­yec­tar”, acon­se­ja Javier Ya­nuc­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.