Lui­sa Ver­dee

Es­ta chi­ca me­xi­ca­na es par­te del mo­vi­mien­to Body Po­si­ti­ve, que pro­mue­ve la acep­ta­ción del cuer­po tal cual es. Es blo­gue­ra, vi­ve en Chi­le y en sus re­des so­cia­les mues­tra la mo­da y el estilo de vi­da que ella si­gue, mo­ti­van­do a sus se­gui­do­ras a que­rer­se y a

La Hora Mujeres - - CONTENTS -

Lui­sa Ver­dee es in­ge­nie­ra di­gi­tal me­xi­ca­na, vino a Chi­le por­que le gus­tó mu­cho San­tia­go por su ca­li­dad de vi­da y opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, y por­que so­lo así po­día con­ti­nuar su re­la­ción con un chi­leno, que ya ha­bía si­do a lar­ga dis­tan­cia por un año y me­dio. De 26 años, acá ha tra­ba­ja­do co­mo desa­rro­lla­do­ra web y di­se­ña­do­ra de ex­pe­rien­cia de usua­rio. Es muy jo­ven, pe­ro lle­gó con sus con­vic­cio­nes bien plan­ta­das. Blo­gue­ra exi­to­sa –Gol­de­n_S­tro­kes–, so­lo en Ins­ta­gram tie­ne ca­si 21 mil se­gui­do­res. Lo su­yo fue la mo­da y lue­go, de a po­co, bá­si­ca­men­te por el feed­back en sus re­des so­cia­les, se hi­zo par­te del mo­vi­mien­to Body Po­si­ti­ve, que pro­mue­ve la acep­ta­ción del cuer­po tal cual es.

Lui­sa es de Ti­jua­na y en es­tos días via­ja por Fran­cia. Lue­go de allí re­gre­sa­rá a Mé­xi­co pa­ra pa­sar las fies­tas de fin de año con su fa­mi­lia. Nos con­tes­ta des­de Pa­rís.

¿Qué te mo­ti­vó a ser par­te del mo­vi­mien­to Body Po­si­ti­ve?

Se fue dan­do so­lo, no par­tió con el blog. Mien­tras yo com­par­tía mis looks y ma­qui­lla­je mu­chas chi­cas me pre­gun­ta­ban so­bre có­mo me atre­vía a ves­tir así, dón­de en­con­tra­ba mi ro­pa o có­mo le ha­cía pa­ra sen­tir­me có­mo­da con mi cuer­po y la mo­da. Fue en­ton­ces que me di cuen­ta de que lo que yo com­par­tía te­nía un se­gun­do men­sa­je: no se tra­ta­ba so­lo de la ro­pa, sino de un estilo de vi­da, de una fi­lo­so­fía que fui co­no­cien­do mien­tras me lle­ga­ban to­das esas pre­gun­tas. Co­no­cí el Body Po­si­ti­ve le­yen­do a va­rias se­gui­do­ras, co­le­gas y ami­gas blog­gers y en­ten­dí que po­día mez­clar mi men­sa­je (de mo­da) con ese te­ma y se con­ver­ti­ría en un con­te­ni­do más rico, y que tal vez

po­dría ayu­dar a más chi­cas a ser li­bres de sus pro­pios mie­dos.

¿Qué sig­ni­fi­ca, en tus pa­la­bras, el con­cep­to body po­si­ti­ve?

Soy ce­ro ex­per­ta en el te­ma, tan­to en el blog co­mo en los ta­lle­res ha­blo del body po­si­ti­ve des­de mi ex­pe­rien­cia. Es una fi­lo­so­fía que nos per­mi­te ser más li­bres y de­jar vi­vir más li­bre­men­te a los de­más, pa­ra mí se tra­ta de acep­tar tu ima­gen co­mo lo que es y no bus­car que tu va­lor co­mo per­so­na ven­ga de tu cuer­po, y al mis­mo tiem­po no es­pe­rar que el va­lor de las otras per­so­nas ven­ga de su cuer­po o ima­gen. Es una co­rrien­te pa­ra am­bos la­dos, me amo y me acep­to, y amo y acep­to a los de­más con to­das nues­tras di­fe­ren­cias.

¿Por qué hay tan­ta fi­ja­ción de par­te de la so­cie­dad, y de mo­do ne­ga­ti­vo, en un cuer­po más gran­de de lo ha­bi­tual? ¿Por qué eso no pa­sa con una per­so­na en ex­tre­mo del­ga­da, por ejem­plo?

Creo que es por­que ha si­do un cuer­po que se ha man­te­ni­do es­con­di­do en los úl­ti­mos años. Un cuer­po que no se veía en nin­gún la­do, en nin­gu­na pu­bli­ci­dad, pocas ve­ces en la TV o pe­lí­cu­las o en nin­gún ju­gue­te y por eso mis­mo se aso­cia a que de­be ser es­con­di­do, ne­ga­do o re­cha­za­do. Y sé que tam­bién pa­sa con cuer­pos con ex­tre­ma del­ga­dez. A ve­ces sien­to que la gen­te se cen­tra mu­cho en lo que les su­ce­de a los cuer­pos gor­dos, agra­van­do la gor­do­fo­bia, pe­ro los cuer­pos del­ga­dos ex­tre­mos, al­tos, ba­jos y de­más tam­bién re­ci­ben bull­ying y no se vi­sua­li­zan en los me­dios, tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar ro­pa, etc. El Body Po­si­ti­ve no se cen­tra so­lo en los cuer­pos gor­dos, sino en to­dos los cuer­pos y su di­ver­si­dad ge­ne­ral.

En tu ca­so, ¿el te­ma del so­bre­pe­so pa­sa por un te­ma de sa­lud?

Me pre­gun­to por qué o pa­ra qué se­ría im­por­tan­te sa­ber es­to. ¿A to­dos los en­tre­vis­ta­dos so­bre mo­vi­mien­tos so­cia­les les cues­tio­nan so­bre su pe­so o su sa­lud? El Body Po­si­ti­ve pre­ci­sa­men­te ha­bla y pro­mue­ve el no juz­gar ni en­tro­me­ter­se en las di­fe­ren­cias fí­si­cas en­tre las per­so­nas. ¿Has­ta dón­de lle­gan los lí­mi­tes en el sen­ti­do de pro­mo­ver la acep­ta­ción de un cuer­po gor­do si se sa­be que eso pue­de ser un sín­to­ma de una en­fer­me­dad se­ria? No se pro­mue­ve la acep­ta­ción de un cuer­po gor­do, se pro­mue­ve la acep­ta­ción de un cuer­po y ya. La sa­lud es un te­ma que no tie­ne na­da que ver en es­te ru­bro, no pue­des pe­dir­le a al­guien con cán­cer o dis­ca­pa­ci­dad que no ame su cuer­po so­lo por­que es­tá en­fer­mo o es dis­tin­to, ¿cier­to? Lo mis­mo pa­sa con la obe­si­dad o la ano­re­xia, son en­fer­me­da­des y pa­ra po­der sa­lir de ellas hay que amar su cuer­po y te­ner una cla­ra ima­gen de él. Es res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia el cui­da­do que se le da a la sa­lud, in­de­pen­dien­te­men­te del cuer­po. Y en cual­quier pro­ce­so que es­tés pue­des amar­lo por igual. Exis­te una tre­men­da ig­no­ran­cia en es­te te­ma, por­que se ve­ne­ran per­so­nas con un IMC in­ter­me­dio que pue­den te­ner mi­les de pro­ble­mas de co­les­te­rol o fal­ta de vi­ta­mi­nas, pe­ro se odia a un cue­ro con un IMC un 5% más al­to que pue­de es­tar en per­fec­to ba­lan­ce de sa­lud y men­te so­lo por­que es gor­do. ¿Có­mo y cuán­do co­mien­za la acep­ta­ción del pro­pio cuer­po? En el mo­men­to que uno cae en con­cien­cia de que el va­lor co­mo per­so­na no es­tá aso­cia­do al cuer­po. Cuan­do tienes la vo­lun­tad de en­ten­der la di­ver­si­dad y có­mo es que es­ta nos ha­ce hu­ma­nos, cuan­do ra­zo­nas so­bre el he­cho de que los me­dios han es­ta­do mos­tran­do so­lo un 2% de los cuer­pos que exis­ten en el mun­do, y eso no ha­ce me­jor ni peor a nin­gún cuer­po. Tú amas la mo­da, ade­más. ¿Ayu­da la in­dus­tria de la mo­da a que una acep­te su cuer­po? Uf, es un te­ma difícil. Una gran, gran par­te de la in­dus­tria, no. Pe­ro hay una pe­que­ña que va ha­cien­do es­fuer­zos y lo­gran­do avan­ces en el te­ma de la di­ver­si­dad y acep­ta­ción de los cuer­pos. Creo que pue­de ser­vir co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra la lu­cha, un ar­ma pa­ra ex­pre­sar y li­be­rar­nos aun­que nos sea un po­co más difícil. ¿Tienes pro­ble­mas con la elec­ción de tu ro­pa? ¡Cla­ro que sí! Mi prin­ci­pal pro­ble­ma es que en Chi­le no hay ro­pa pa­ra plus si­ze o pa­ra mu­cha pe­chu­ga, las op­cio­nes son mí­ni­mas. Mi estilo per­so­nal ha te­ni­do que con­ver­tir­se en ‘lo que me que­da’ y ‘lo que en­cuen­tro’. Ir a com­prar ro­pa si­gue sien­do una frus­tra­ción y una ac­ti­vi­dad un po­co hu­mi­llan­te, a de­cir ver­dad. ¿Qué ac­cio­nes tienes pla­ni­fi­ca­das co­mo par­te de Body Po­si­ti­ve? Por mi par­te no mu­cho, es­toy ter­mi­nan­do el año con dos ta­lle­res en Ti­jua­na y con pro­ba­bi­li­da­des de im­par­tir uno en Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ce­rrar el año del blog. Ten­go que sen­tar­me a pla­near lo que se vie­ne pa­ra en 2019. Y, co­mo siem­pre, con mis com­pa­ñe­ras de @curvy­blog­ger­sMX te­ne­mos ca­da mes ac­cio­nes en con­jun­to don­de con­ta­mos nues­tras ex­pe­rien­cias BoPo o da­mos desafíos a nues­tras se­gui­do­ras pa­ra con­ti­nuar acre­cen­tan­do el amor pro­pio a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.