Va­len­ti­na Dá­vi­la

Pa­só de ha­cer vi­deos de ma­nua­li­da­des en You­Tu­be, lue­go creó su cuen­ta pro­pia con con­te­ni­do so­bre ma­qui­lla­je y ta­tua­jes y ha­ce po­co ter­mi­nó su pri­me­ra in­cur­sión en te­le­vi­sión con el pro­gra­ma San­tia­go Adic­to (13C). Sin em­bar­go, ase­gu­ra que va a rein­ven­tar s

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Ca­ta­li­na Lo­bos P. Fo­tos: Ale­jan­dra Gon­zá­lez Ma­qui­lla­je: Va­len­ti­na Ro­jas Pro­duc­ción: Be­lén Mu­ñoz

Si­guien­do un ca­non de be­lle­za ale­ja­do del con­ser­va­du­ris­mo y es­te­reo­ti­pos clá­si­cos, las ‘Sui­ci­de Girls’ se hi­cie­ron po­pu­la­res en in­ter­net por sus abun­dan­tes ta­tua­jes, pier­cings, ma­qui­lla­je y es­té­ti­ca pin-up y fo­tos de cuer­po des­nu­do pu­bli­ca­das en un si­tio web que lle­va ese nom­bre. Así es co­mo Va­len­ti­na Dá­vi­la se hi­zo co­no­ci­da en re­des so­cia­les, don­de hoy cuen­ta con más de 480 mil se­gui­do­res (en Instagram). Si bien ya no ha­ce fo­tos de des­nu­dos, di­ce que si­gue sien­do una ‘sui­ci­de girl’ y eso bien se re­fle­ja en su es­ti­lo y cui­da­do por la es­té­ti­ca, so­bre to­do en las fo­tos que sube. Di­se­ña­do­ra grá­fi­ca de pro­fe­sión, la Va­le tam­bién es­tu­dió ma­qui­lla­je y tra­ba­jó en una tien­da de in­su­mos de ta­tua­jes. Fue ahí don­de co­men­za­ron sus in­cur­sio­nes en los vi­deos de You­Tu­be, la vi­tri­na que pos­te­rior­men­te hi­zo que fue­ran au­men­tan­do sus se­gui­do­res. Par­tió en­tre­vis­tan­do a ex­po­nen­tes del ta­tua­je chi­leno, lue­go la lla­ma­ron pa­ra co­la­bo­rar en los vi­deos de ma­nua­li­da­des del ca­nal Da­plei, de Wo­ki To­ki, y en­ton­ces su ca­rre­ra des­pe­gó. Se in­de­pen­di­zó e hi­zo su pro­pio ca­nal de You­Tu­be (Va­len­ti­na Da­vi­la MUA) en ma­yo de 2016 y, si bien no sube con­te­ni­do nue­vo ha­ce un año, pro­me­te que pron­to lo re­to­ma­rá y rein­ven­ta­rá. ¿Por qué te de­ci­dis­te a crear tu pro­pio ca­nal? A pe­sar de te­ner mi pa­sa­do co­mo ‘sui­ci­de girl’, me lla­ma­ron pa­ra ha­cer los vi­deos de Da­plei, que es­ta­ba di­ri­gi­do a un pú­bli­co in­fan­til. A mí me en­can­ta­ba, por­que co­mo soy di­se­ña­do­ra ha­cía­mos co­sas ba­ca­nes. Des­pués sur­gió el Blog de la Va­le y ahí de­ci­dí in­de­pen­di­zar­me por­que que­ría de­jar de la­do las pau­tas. Me ayu­dó mu­chí­si­mo ha­ber tra­ba­ja­do con ese equi­po, por­que si hu­bie­ra em­pe­za­do so­la con mi ca­nal no ha­bría te­ni­do to­dos esos co­no­ci­mien­tos que me en­tre­ga­ron y, por en­de, no hu­bie­se si­do po­si­ble se­guir ha­cién­do­lo. Aho­ra lo he te­ni­do un po­co aban­do­na­do, pe­ro es­toy ar­man­do un equi­po nue­vo pa­ra rein­ven­tar mi ca­nal. La ge­ne­ra­ción que me veía cuan­do em­pe­cé era ado­les­cen­te; aho­ra ese pú­bli­co ha ido cre­cien­do con­mi­go, y ya no quie­ren ver las mis­mas co­sas.

¿Qué ti­po de vi­deos su­bías?

Ha­bla­ba so­bre ta­tua­jes y pier­cings, ha­cía tu­to­ria­les de ma­qui­lla­je y subía vi­deos de mis via­jes. Eso es lo que más me gus­ta­ba: las ex­pe­rien­cias. Sé que hay mu­chos you­tu­bers que suben vi­deos de ese ti­po, pe­ro creo que mi ex­pe­rien­cia la gen­te la ve de una ma­ne­ra dis­tin­ta por­que via­jar nun­ca es­tu­vo en­tre mis po­si­bi­li­da­des. Es de­ma­sia­do en­ri­que­ce­dor, soy una agra­de­ci­da.

¿Qué con­te­ni­do vas a ofre­cer aho­ra? Quie­ro ha­blar de lo que es­toy vi­vien­do. Ha­ce años que leo so­bre as­tro­lo­gía y me gus­ta­ría aso­ciar­lo a los cam­bios que es­tán pa­san­do en el mun­do y a to­do lo que me es­tá gus­tan­do hoy en día. Es­toy tra­ba­jan­do har­to con fun­da­cio­nes, por ejem­plo, pa­ra ha­blar so­bre la igual­dad de gé­ne­ro. Quie­ro que mi ca­nal va­ya de la mano con lo que es­tá pa­san­do in­ter­na­cio­nal­men­te, pe­ro tam­bién con­mi­go… có­mo han ido cam­bian­do mis amis­ta­des, lo que mues­tro en mis re­des so­cia­les, etc. ¿Có­mo re­gu­las el con­te­ni­do que vas pu­bli­can­do?

Mi her­ma­na fue mi ma­na­ger un tiem­po, mi ‘her­ma­na­ger’. Ella me ayu­dó mu­cho en cuan­to a de­ci­dir con quién tra­ba­jar y so­bre el con­te­ni­do que subía a mis re­des so­cia­les. No pue­do pu­bli-

car cual­quier co­sa por­que es una au­dien­cia que es­co­gió ver­me y se­guir­me. Por eso ten­go cui­da­do con lo que pu­bli­co, ya no pue­do su­bir las co­sas que subía en el pa­sa­do. An­tes era mu­cho más li­be­ral, por ejem­plo, soy con­su­mi­do­ra de ma­rihua­na y, co­mo ten­go un pú­bli­co que es me­nor de edad, no pue­do an­dar pro­mo­vien­do eso si tam­bién soy in­fluen­cia­do­ra de ellos. Lo mis­mo con los ta­tua­jes, con­té que me ta­tué por pri­me­ra vez a los 14 años, pe­ro tam­bién he subido al me­nos dos vi­deos ha­blan­do so­bre las con­se­cuen­cias que me tra­jo y la im­por­tan­cia de ta­tuar­se sien­do ma­yor de edad.

Al­gu­na vez contaste que la gen­te te que­da­ba mi­ran­do por la can­ti­dad de ta­tua­jes que tie­nes. Sí, pe­ro ca­da vez me­nos. Me atre­vo a de­cir que he vis­to a más chi­le­nos ta­tua­dos y eso me en­can­ta. Me gus­ta ver que las mu­je­res se atre­van a pin­tar su cuer­po y en lu­ga­res más osa­dos ca­da vez, co­mo las pier­nas o el pe­cho.

¿Ta­túas?

No, pe­ro co­mo tra­ba­jé en la tien­da de in­su­mos de ta­tua­jes, sé ar­mar una má­qui­na al re­vés y al de­re­cho. Por lo mis­mo, soy muy cui­da­do­sa al mo­men­to de ta­tuar­me, me fi­jo en que sea un buen lu­gar, re­vi­so los tra­ba­jos an­te­rio­res y me preo­cu­po de las agu­jas y las tin­tas que van a uti­li­zar.

¿Cuán­tos ta­tua­jes tie­nes?

No me ta­túo des­de ha­ce más de dos años, pe­ro la úl­ti­ma vez que los con­té eran co­mo 32, por ahí.

San­tia­go Adic­to

Los fue­gos ar­ti­fi­cia­les de la Torre Entel, el co­lo­ri­do Pa­seo Ban­de­ra, los avan­ces de la nue­va Lí­nea 3 del Me­tro de San­tia­go, el fes­ti­val He­cho en Ca­sa y la Fór­mu­la E, en­tre otros hi­tos im­por­tan­tes que van ocu­rrien­do en la ca­pi­tal, son par­te del Instagram de San­tia­go Adic­to, que a tra­vés de co­la­bo­ra­cio­nes y con­te­ni­do pro­pio in­for­ma y en­can­ta con lo que ofre­ce San­tia­go, des­de edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos has­ta ma­ni­fes­ta­cio­nes. Crea­do por el pe­rio­dis­ta Rodrigo Guen­del­man en 2011, es­ta cuen­ta tie­ne ca­si 300 mil san­tia­goa­dic­tos y, ade­más de un pod­cast y apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión, el año pa­sa­do tu­vo un pro­gra­ma pro­pio en ca­nal 13C. La pri­me­ra tem­po­ra­da con­tó la his­to­ria de di­fe­ren­tes edi­fi­cios y lu­ga­res de la ca­pi­tal y có­mo los san­tia­gui­nos se han ido to­man­do esos es­pa­cios en la ac­tua­li­dad. Fue en­ton­ces que Va­len­ti­na Dá­vi­la fue lla­ma­da por el mis­mí­si­mo Rodrigo pa­ra ha­cer­se car­go de esa sec­ción. “Rodrigo en­tre­vis­ta­ba a dis­tin­tas per­so­nas que fue­ron par­te de la es­truc­tu­ra de San­tia­go, tan­to del pa­tri­mo­nio co­mo de edi­fi­cios im­por­tan­tes, co­mo el Por­tal Lyon, por ejem­plo, que es­ta­ba di­se­ña­do de tal ma­ne­ra que fue­ra el mall de la épo­ca, el cen­tro de en­cuen­tro. Él ha­bla­ba del ar­qui­tec­to, la es­truc­tu­ra y la po­ten­cia del lu­gar en su tiem­po. Y lue­go yo lle­ga­ba a ha­blar de qué ma­ne­ra la gen­te del si­glo XXI se ha to­ma­do esos es­pa­cios y les sa­ca pro­ve­cho. Por ejem­plo: los Dos Ca­ra­co­les, que aho­ra es­tá lleno de grows­hops, tien­das de vi­deo­jue­gos y es­tu­dios de ta­tua­do­res”, ex­pli­ca Va­len­ti­na.

¿Có­mo se ges­tó la po­si­bi­li­dad de ser par­te de ese equi­po?

El ca­nal de You­Tu­be me abrió mu­chas puer­tas; de he­cho, soy una de las po­cas you­tu­bers que son in­vi­ta­das a even­tos so­cia­les y que tra­ba­ja con un mon­tón de mar­cas. Por eso me con­si­de­ro más co­mu­ni­ca­do­ra que cien­to por cien­to you­tu­ber. Rodrigo me bus­có por­que vio có­mo me desen­vol­vía en mis re­des so­cia­les y por la gen­te con la que me es­ta­ba reunien­do. Du­ran­te un año es­tu­vi­mos ha­blan­do so­bre có­mo lo íba­mos a ha­cer, sa­ca­mos el pi­lo­to y lue­go par­tió el pro­gra­ma. Es­tu­vo po­co más de seis me­ses al ai­re y se­gu­ra­men­te ha­brá otra tem­po­ra­da.

¿Por qué acep­tas­te ser par­te de es­te pro­yec­to?

Por­que sa­bía que me iba a dar bue­nos fru­tos y que iba a tra­ba­jar con un equi­po de otro ni­vel. Ade­más de co­no­cer a Rodrigo Guen­del­man, quien pa­ra mí es un má­xi­mo, ate­so­ré ca­da día que tra­ba­jé con él y siem­pre apren­dí al­go. Fue una ex­pe­rien­cia muy lin­da.

¿Al­gu­na me­ta pa­ra es­te 2019?

Quie­ro lan­zar un li­bro, oja­lá en oc­tu­bre. Es­toy tra­ba­jan­do con el gru­po edi­to­rial Pen­guin Ran­dom Hou­se y va a te­ner de to­do un po­co… tips de ma­qui­lla­je, un po­co so­bre mi his­to­ria y fra­ses que qui­zás al­gu­nos va­mos a en­ten­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.