Mur­gas: Mú­si­ca de sá­ti­ra y re­fle­xión

Lle­gó des­de Uru­guay a nues­tro país en­can­tan­do a mu­chos por su pues­ta en es­ce­na arries­ga­da y una mu­si­ca­li­dad que evo­ca nues­tra me­mo­ria co­lec­ti­va. Un gé­ne­ro mu­si­cal que en Chi­le ha cre­ci­do y que hoy cuen­ta con im­por­tan­tes ex­po­nen­tes.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávi­la O.

Si ha vis­to por San­tia­go un gru­po de mú­si­cos lle­van­do un ves­tua­rio muy co­lo­ri­do, el ros­tro ma­qui­lla­do e ins­tru­men­tos co­mo bom­bo, ca­ja y pla­ti­llos, en­ton­ces ha es­ta­do en pre­sen­cia de una mur­ga. Un gé­ne­ro mu­si­cal que sur­gió en Uru­guay y que lle­gó a Chi­le ha­ce 13 años, in­tro­du­cien­do los rit­mos car­na­va­les­cos y una mi­ra­da agu­da so­bre nues­tra so­cie­dad. Re­la­tos so­bre el ori­gen de la mur­ga hay mu­chos; sin em­bar­go, la ver­sión más di­fun­di­da y co­no­ci­da cuen­ta que en 1906 lle­gó a Uru­guay la com­pa­ñía es­pa­ño­la de zar­zue­la ‘La Ga­di­ta­na’ con el fin de pre­sen­tar­se en el Tea­tro Ca­sino. Los ar­tis­tas no lo­gra­ron lle­nar su es­pec­tácu­lo y, pa­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro gas­ta­do en el via­je, de­ci­die­ron lle­var su show a la ca­lle, don­de fi­nal­men­te triun­fa­ron. De­bi­do a ese he­cho es que al año si­guien­te, en Uru­guay, una agru­pa­ción lla­ma­da ‘La gi­ta­di­ta que se va’ reali­zó una pa­ro­dia de lo su­ce­di­do con los ar­tis­tas es­pa­ño­les y es así co­mo sur­gió la mur­ga en Uru­guay.

La mur­ga lle­gó a Chi­le en 2005, cuan­do el per­cu­sio­nis­ta uru­gua­yo Eduar­do Pe­dro Lom­bar­do reali­zó un ta­ller de mur­ga en la Uni­ver­si­dad Vi­cen­te Pé­rez Ro­sa­les (Ina­cap). De ese cur­so sur­gió la pri­me­ra mur­ga chi­le­na, que se lla­mó La Ur­de­ma­les, que has­ta la fe­cha rea­li­za pre­sen­ta­cio­nes y se­mi­na­rios por nues­tro país. “Pos­te­rior­men­te la mur­ga La Ur­de­ma­les im­par­tió ta­lle­res so­bre el gé­ne­ro tan­to en San­tia­go co­mo en Val­pa­raí­so. De esa mur­ga na­ce la idea de crear una mur­ga fe­me­ni­na, he­cho bas­tan­te im­por­tan­te, pues­to que en Uru­guay las mu­je­res ca­si no tie­nen par­ti­ci­pa- ción en es­te gé­ne­ro, que es esen­cial­men­te mas­cu­lino. Es así co­mo sur­gen Zam­ba y Ca­nu­ta y ac­tual­men­te la Co­rre y Vue­la, mur­gas chi­le­nas de mu­je­res”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na Mar­tí­nez Me­lla, di­rec­to­ra de Mur­ga An­ti­bur­ga. En ge­ne­ral, una mur­ga la in­te­gran 18 ar­tis­tas y los rit­mos que to­can son el can­dom­biao, la mar­cha ca­mión y la sam­ba. “La mur­ga es un gé­ne­ro mú­si­co-tea­tral po­li­fó­ni­co y es­cé­ni­co que cons­tru­ye su es­pec­tácu­lo en torno a una lí­nea ar­gu­men­tal que tie­ne co­mo te­má­ti­cas cen­tra­les las pro­ble­má­ti­cas so­cio­po­lí­ti­cas de un lu­gar de­ter­mi­na­do o del mun­do en ge­ne­ral, y que se de­sa­rro­lla den­tro del con­tex­to de car­na­val”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na Mar­tí­nez.

En el es­pec­tácu­lo na­da es al azar. Des­de sus ves­ti­men­tas has­ta su ma­qui­lla­je, to­do es una ex­ten­sión de las emo­cio­nes que quie­ren trans­mi­tir los ar­tis­tas, que bus­can prin­ci­pal­men­te ha­blar­le a su pue­blo. Es por ello que las le­tras de los te­mas cuen­tan lo ocu­rri­do du­ran­te cier­to pe­rio­do de tiem­po en su país o en el mun­do. Se ha­ce crí­ti­ca a los acon­te­ci­mien­tos me­dian­te la sá­ti­ra, la pa­ro­dia y la mú­si­ca. En ese sen­ti­do, ca­da país pue­de de­nun­ciar aque­llo que ne­ce­si­ta de­cir. Tam­bién in­te­gra los so­ni­dos que es­tán en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo de su pue­blo. La cue­ca, el vals, el bo­le­ro e in­clu­so el rock tam­bién pue­den ser uti­li­za­dos en ella. Ade­más, en ca­da re­gión las mur­gas tie­nen su par­ti­cu­la­ri­dad: en Es­pa­ña, por ejem­plo, uti­li­zan más de una gui­ta­rra; en Uru­guay ocu­pan so­lo una gui­ta­rra ori­gi­nal­men­te, aun­que en la ac­tua­li­dad se han in­te­gra­do en oca­sio­nes otros ins­tru­men­tos; en Ar­gen­ti­na exis­te un ti­po de mur­ga don­de par­ti­ci­pan bai­la­ri­nes, lan­za­lla­mas y ma­la­ba­ris­tas; y en Chi­le, ex­pli­ca Ca­ro­li­na, “la Mur­ga An­ti­bur­ga ins­tau­ró por pri­me­ra vez en el gé­ne­ro la in­clu­sión del can­to a lo poe­ta, reivin­di­can­do en es­ce­na la poe­sía en dé­ci­mas y la uti­li­za­ción del gui­ta­rrón chi­leno”.

En el es­pec­tácu­lo na­da es al azar. Des­de sus ves­ti­men­tas has­ta su ma­qui­lla­je, to­do es una ex­ten­sión de las emo­cio­nes que quie­ren trans­mi­tir los ar­tis­tas, que bus­can prin­ci­pal­men­te ha­blar­le a su pue­blo.

Mur­gas chi­le­nas

En 2013 sur­gió Mur­ga An­ti­bur­ga, com­pues­ta por es­tu­dian­tes de Pe­da­go­gía, pro­fe­so­res y asis­ten­tes so­cia­les, en­tre otros pro­fe­sio­na­les. Ca­ro­li­na Mar­tí­nez es pro­fe­so­ra de mú­si­ca y di­rec­to­ra de es­ta agru­pa­ción mu­si­cal, que ha desa­rro­lla­do una so­no­ri­dad ins­pi­ra­da en las can­ta­tas po­pu­la­res chi­le­nas y en la mú­si­ca fol­cló­ri­ca tra­di­cio­nal. “Es im­por­tan­te pa­ra no­so­tros po­ner en el es­ce­na­rio ins­tru­men­tos ol­vi­da­dos y po­co re­co­no­ci­dos por nues­tro pue­blo, co­mo el gui­ta­rrón chi­leno, la gui­ta­rra tras­pues­ta y la lí­ri­ca en dé­ci­mas que une a La­ti­noa­mé­ri­ca. Brin­dar es­pa­cio a la cue­ca, la to­na­da y re­fle­jar en el dis­cur­so la in­sa­tis­fac­ción que por años se ha man­te­ni­do dor­mi­da en los chi­le­nos es par­te de nues­tro tra­ba­jo”, se­ña­la.

So­bre su rol de di­rec­to­ra, Ca­ro­li­na com­par­te que su la­bor ha re­que­ri­do de per­se­ve­ran­cia, es­fuer­zo cons­tan­te y hu­mil­dad. “Nues­tra mur­ga es mix­ta, en­ton­ces di­ri­gir a un gru­po don­de la ma­yo­ría son hom­bres re­quie­re de una for­ta­le­za y con­fian­za ex­tra fren­te a mí mis­ma, más que ha­cia mis com­pa­ñe­ros. His­tó­ri­ca­men­te la mú­si­ca he­cha por mu­je­res ha si­do ca­li­fi­ca­da co­mo dé­bil y dul­zo­na y sa­car­se ese es­tig­ma se lo­gra re­zán­do­le a Vio­le­ta Pa­rra y a otras tan­tas musas de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, de quie­nes hay tan­to de que apren­der”.

El show de An­ti­bur­ga con­sis­te prin­ci­pal­men­te en can­tar y dar un men­sa­je so­bre la cri­sis po­lí­ti­ca y so­cial que vi­ve Chi­le, so­bre los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la edu­ca­ción y la sa­lud. “Tam­bién ha­bla­mos so­bre el de­te­rio­ro de nues­tra iden­ti­dad, el res­ca­te de la me­mo­ria y la reivin­di­ca­ción de nues­tros pue­blos”, se­ña­la Ca­ro­li­na.

Na­cie­ron Chi­cha­rra es otro de los ex­po­nen­tes chi­le­nos de es­te gé­ne­ro. Sur­gió en 2017 y se ha he­cho co­no­ci­da por su crí­ti­ca ha­cia el machismo, el con­ser­va­du­ris­mo y la ho­mo­fo­bia. Es la pri­me­ra y úni­ca mur­ga de in­te­gra­ción mas­cu­li­na, cuen­ta su di­rec­tor, Ma­tías Sán­chez, quien com­par­te que la ta­rea de guiar el pro­ce­so ar­tís­ti­co co­lec­ti­vo re­quie­re mu­cho tra­ba­jo . “En nues­tro show hay una ex­plo­ra­ción cons­tan­te en el len­gua­je de los mo­men­tos se­rios de de­nun­cia y re­fle­xión. Por ejem­plo, uno de nues­tros blo­ques es­tá de­di­ca­do a Da­niel Za­mu­dio y con él que­re­mos mos­trar que las pa­la­bras mal usa­das pue­den ge­ne­rar da­ños enor­mes”, di­ce. Ma­tías ex­pli­ca que Na­cie­ron Chi­cha­rra es una mur­ga clá­si­ca, es de­cir, con so­no­ri­dad mas­cu­li­na, so­los vir­tuo­sos y emo­cio­nan­tes, y una es­té­ti­ca po­ten­te. “Al ser in­te­gra­da

so­lo por hom­bres los arre­glos mu­si­ca­les se han adap­ta­do a la voz mas­cu­li­na, a sus po­ten­cia­li­da­des y li­mi­tan­cias”, ex­pli­ca.

So­lo mu­je­res, en la ma­yo­ría can­tan­tes, per­cu­sio­nis­tas, si­có­lo­gas, es­tu­dian­tes de Mú­si­ca y ar­tis­tas vi­sua­les son las que in­te­gran la pri­me­ra mur­ga fe­me­ni­na chi­le­na, Zam­ba y Ca­nu­ta. “To­das com­par­ti­mos el amor por el can­to y jun­tas he­mos ido po­ten­cian­do nues­tras ha­bi­li­da­des ac­to­ra­les, vo­ca­les y es­cé­ni­cas”, cuen­ta Fran­cis­ca Be­ní­tez, di­rec­to­ra de es­ta agru­pa­ción. El show que pre­sen­ta es­ta mur­ga se lla­ma ‘He­cho en Chi­le’ y es un mon­ta­je que trans­cu­rre en una ca­sa fic­ti­cia de una abue­la chi­le­na de cla­se me­dia, quien cui­da a su nie­ta me­nor e in­vi­ta a su fa­mi­lia a un al­muer­zo. A me­di­da que la his­to­ria avan­za, en­tre diá­lo­gos y can­cio­nes, se van re­la­tan­do dis­tin­tas reali­da­des co­ti­dia­nas de quien vi­ve en Chi­le. “Nues­tro es­pec­tácu­lo bus­ca res­ca­tar me­lo­días y rit­mos cer­ca­nos y co­no­ci­dos de la cul­tu­ra po­pu­lar chi­le­na, ge­ne­ran­do que el pú­bli­co, me­dian­te el hu­mor y la re­fle­xión, se iden­ti­fi­que y emo­cio­ne con sus le­tras y per­so­na­jes”, se­ña­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.