De las pie­dras al lá­ser

En la an­ti­güe­dad exis­tía la cos­tum­bre de ra­su­rar­se con pie­dras y con­chas de mar. Lue­go apa­re­cie­ron las na­va­jas, las cre­mas y ce­ras, ins­tru­men­tos que aún sir­ven pa­ra cum­plir con la cos­tum­bre de pre­sen­tar una piel ter­sa y sin ve­llos.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Los pe­los del cuer­po tie­nen la fun­ción de ayu­dar a dis­tri­buir el se­bo de la piel y man­te­ner su hi­dra­ta­ción, pe­ro son con­si­de­ra­dos an­ti­es­té­ti­cos, es­pe­cial­men­te en el cuer­po fe­me­nino. Por lo mis­mo, las mu­je­res se los han arran­ca­do con ener­gía y de­di­ca­ción des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

To­dos los pe­los que no sean pes­ta­ñas, ce­jas o ca­be­llos fue­ron de­cla­ra­dos a lo lar­go de la his­to­ria co­mo enemi­gos mor­ta­les de la bue­na pre­sen­ta­ción y eli­mi­na­dos con to­do ti­po de mé­to­dos. Al­gu­nos ama­bles y rá­pi­dos, pe­ro otros do­lo­ro­sos e irri­tan­tes.

La cos­tum­bre de de­pi­lar­se co­men­zó en la épo­ca de las ca­ver­nas, cuan­do hom­bres y mu­je­res se ra­su­ra­ban pa­ra ca­mu­flar­se me­jor de los de­pre­da­do­res, que en esos tiem­pos eran mu­chos. Pa­ra rea­li­zar esa ta­rea usa­ban con­chas de mar y pie­dras fi­lo­sas. Ob­via­men­te, la hi­gie­ne no era prio­ri­dad. Más tar­de, en el an­ti­guo Egip­to, sur­gió una cul­tu­ra más só­li­da de la de­pi­la­ción y se co­men­za­ron a ela­bo­rar cre­mas de­pi­la­to­rias en ba­se a san­gre y gra­sa de ani­ma­les, miel o azú­car, y lue­go se fa­bri­ca­ron na­va­jas de hie­rro. Ser lam­pi­ño en esos años tan pre­té­ri­tos era con­si­de­ra­do hi­gié­ni­co y una ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal de la preo­cu­pa­ción por sí mis­mo. Los grie­gos tam­bién pen­sa­ban que los pe­los que no fue­ran los de la ca­be­za, pes­ta­ñas y ce­jas se veían mal. Por lo mis­mo, las mu­je­res fro­ta­ban las zo­nas a de­pi­lar con una pie­dra pó­mez pa­ra sa­car­los de su ana­to­mía y de sus vi­das. Las ro­ma­nas, es­pe­cial­men­te las de cla­ses más pri­vi­le­gia­das, tam­po­co se que­da­ron atrás en esa cos­tum­bre y re­cu­rrie­ron a na­va­jas, pin­zas y re­si­nas. Los his­to­ria­do­res de las cos­tum­bres ase­gu­ran que en la Edad Me­dia las mu­je­res no de­ja­ron de de­pi­lar­se y tam­po­co las que vi­vie­ron du­ran­te el Re­na­ci­mien­to. En un li­bro fe­cha­do en esas épo­cas se en­tre­gan con­se­jos pa­ra quie­nes desean sus pier­nas y bra­zos des­pe­ja­dos. “Mez­cle cal vi­va y arsénico, y aplí­que­lo. Cuan­do sien­ta ca­lor en la piel, re­ti­re la mez­cla. Há­ga­lo an­tes de que se le cai­ga la car­ne”, de­cía esa re­ce­ta dig­na de cuen­to de ho­rror. No se sa­be si al­guien si­guió esas re­co­men­da­cio­nes, pe­ro sí que el ideal de be­lle­za era la piel blan­ca, trans­pa­ren­te y sin pe­los que le res­ta­ran ter­su­ra. Así por lo me­nos se no­ta en pin­tu­ras co­mo ‘El na­ci­mien­to de Ve­nus’, de San­dro Bo­ti­ce­lli, don­de la pro­ta­go­nis­ta apa­re­ce con ce­jas per­fi­la­das y pier­nas des­pe­ja­das.

Pri­me­ras afei­ta­do­ras

Du­ran­te el si­glo XVII las mu­je­res se pu­sie­ron más ra­zo­na­bles y de­ja­ron de arries­gar sus vi­das y la sa­lud de su piel con mé­to­dos pe­li­gro­sos o po­co hi­gié­ni­cos pa­ra li­brar­se de los ve­llos. Usa­ron ra­su­ra­do­ras y cu­chi­llas pa­ra des­po­blar pier­nas y axi­las has­ta que el fran­cés Jean Jac­ques Pe­rret in­ven­tó la pri­me­ra afei­ta­do­ra. Aun­que lo hi­zo pen­san­do en las bar­bas mas­cu­li­nas, ellas no tar­da­ron en pe­dir­la pres­ta­da con la in­ten­ción de que­dar im­pe­ca­bles en un rato. Lue­go, en 1844, apa­re­ció la pri­me­ra cre­ma de­pi­la­to­ria y en 1880 Gi­lle­te lan­zó al mer­ca­do una afei­ta­do­ra cu­yas ho­jas se po­dían cam­biar. So­lo años des­pués, en 1915, la mis­ma em­pre­sa pre­sen­tó una pen­sa­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra mu­je­res, y en 1940 Re­ming­ton fa­bri­có por pri­me­ra vez una má­qui­na afei­ta­do­ra eléc­tri­ca que pro­me­tía ra­su­rar sin el pe­li­gro de cor­tes. Se­ño­ras y se­ño­ri­tas de esa épo­ca la usa­ron fe­li­ces, ya que la mo­da ha­bía acor­ta­do las fal­das y las man­gas, por lo que bra­zos y axi­las que­da­ban al des­cu­bier­to.

La his­to­ria con­tem­po­rá­nea de la de­pi­la­ción con­si­de­ra na­va­jas desecha­bles, cera de­pi­la­to­ria, ban­das de­pi­la­to­rias en frío, cre­mas y has­ta tra­ta­mien­tos de de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va. Ca­da mé­to­do tie­ne sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, por lo que las con­su­mi­do­ras eli­gen el más ade­cua­do se­gún su piel, tiem­po, bol­si­llo y co­mo­di­dad. Las na­va­jas, por ejem­plo, cons­ti­tu­yen un mé­to­do rá­pi­do pe­ro que du­ra muy po­co, ya que cor­tan los pe­los a ras de la piel. Las ban­das en frío son lim­pias, pe­ro re­quie­ren cier­ta ha­bi­li­dad pa­ra usar­las y no son tan efi­cien­tes pa­ra zo­nas más ex­ten­sas o con de­ma­sia­dos ve­llos. Las cre­mas pro­du­cen en al­gu­nas mu­je­res irritación y la cera, que es una de las so­lu­cio­nes más usa­das en Chi­le, no es acon­se­ja­ble pa­ra las que pa­de­cen de vá­ri­ces. Ade­más se tra­ta de un sis­te­ma que no ofre­ce lim­pie­za y hay que te­ner cui­da­do con las que­ma­du­ras e irri­ta­cio­nes. La de­pi­la­ción a lar­go pla­zo en ba­se a lá­ser no es ba­ra­ta y re­quie­re de va­rias se­sio­nes pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos óp­ti­mos, pe­ro sin du­da es la me­jor vía pa­ra las mu­je­res que quie­ren se­guir la cos­tum­bre de an­dar lam­pi­ña pe­ro sin te­ner que es­cla­vi­zar­se. Es más ca­ro, de­ja la piel fo­to­sen­si­ble y re­quie­re que sea ad­mi­nis­tra­da por una pro­fe­sio­nal.

Ra­zo­nes pa­ra no de­pi­lar­se

A pe­sar de que eli­mi­nar los ve­llos del cuer­po es una prác­ti­ca an­ces­tral y so­cial­men­te bien vis­ta, hay mu­je­res que se nie­gan a ha­cer­lo. Las más con­ven­ci­das con­for­man el mo­vi­mien­to #NoSha­ve, que in­ci­ta a li­be­rar­se de lo que ellas de­no­mi­nan “una mues­tra del con­trol pa­triar­cal”. En­tre sus ar­gu­men­tos es­tán el he­cho de que los ve­llos tie­nen la fun­ción de pro­te­ger la piel y que de­pi­lar­se pro­du­ce do­lor y tra­ba­jo, ade­más de re­que­rir tiem­po. “De­pi­lar­se de­be ser una de­ci­sión y no una obli­ga­ción”, di­cen, mien­tras ex­hi­ben or­gu­llo­sas sus axi­las y bo­zo os­cu­ros. En­tre las más fa­mo­sas es­tán Mi­ley Cy­rus, Ma­don­na, Ju­lia Ro­berts, Be­yon­cé, Pe­né­lo­pe Cruz, Britney Spears y has­ta la gla­mo­ro­sa Pa­ris Hil­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.