Fer­nan­do Mi­la­gros

Su nue­vo tra­ba­jo dis­co­grá­fi­co se­rá más aus­te­ro y ha­bla­rá de re­la­cio­nes. La pie­za mu­si­cal co­men­za­rá a es­cu­char­se a par­tir de es­te año y con él pre­ten­de lle­gar a mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Li­set­te Ávi­la Fo­tos: Rodrigo Cis­ter­na que el mú­si­co dis­fru­ta de la na­tu­ra­le­za, su fa­mi­lia y esos mo­men­tos glo­rio­sos de crea­ción que lo­gra en su pe­que­ño es­tu­dio con vis­ta a la cor­di­lle­ra.

Ha­ce po­co que Fer­nan­do Mi­la­gros se cam­bió a su nue­va ca­sa y to­do en ella pa­re­cie­ra es­tar co­nec­ta­do con la mú­si­ca que el ar­tis­ta crea… Las vis­tas a la cor­di­lle­ra, la tie­rra, la ma­de­ra, las man­tas ar­te­sa­na­les, los ins­tru­men­tos re­par­ti­dos en ca­da rin­cón. Una co­ne­xión que le ha­ce bien y le per­mi­te es­tar en sin­to­nía con la mu­si­ca­li­dad que más le aco­mo­da y que él ha lla­ma­do ‘fol­clor bas­tar­do’.

Hoy el ar­tis­ta dis­fru­ta in­ten­sa­men­te el éxi­to de ‘Mi­la­gros’, pro­duc­ción mu­si­cal lan­za­da en 2017 y que fue ca­li­fi­ca­da por la re­vis­ta Bill­board co­mo el me­jor dis­co chi­leno de la tem­po­ra­da. Con ella Fer­nan­do no so­lo via­jó a va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, sino que lo­gró mon­tar el año pa­sa­do un gran show en el Tea­tro Orien­te que lla­mó ‘El Se­cre­to’ y en el que des­ple­gó to­do su ta­len­to co­mo mú­si­co y di­se­ña­dor tea­tral. “En ese es­pec­tácu­lo apa­re­ció más con­cre­ta­men­te la idea del festejo, de la ri­tua­li­dad y la ce­le­bra­ción. To­do ello con el fin de in­cen­ti­var el res­pe­to por las tra­di­cio­nes na­ti­vas”, di­ce.

De son­ri­sa agra­da­ble, mi­ra­da pro­fun­da y pe­lo al­bo­ro­ta­do, Fer­nan­do nos ha­ce pa­sar a su ca­sa. En ella hay dis­cos de vi­ni­lo, mue­bles rús­ti­cos, plan­tas, una tor­na­me­sa an­ti­gua y al­gu­nos ju­gue­tes de su hi­jo, en­tre otros ob­je­tos. El es­pa­cio es lu­mi­no­so y aco­ge­dor. Un ho­gar en el ¿En qué mo­men­to de tu ca­rre­ra mu­si­cal de­ci­des ex­plo­rar los so­ni­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos?

Creo que des­de el pri­mer dis­co, que lo hi­ce de ma­ne­ra muy in­tui­ti­va. Al es­cu­char­lo me di cuen­ta de que eso te­nía mu­cha re­la­ción con co­sas que yo nun­ca ha­bía to­ma­do muy en cuen­ta, co­sas que te­nían que ver con el es­pí­ri­tu an­dino y el fol­clor más rús­ti­co la­ti­noa­me­ri­cano. ¿Tú es­cu­cha­bas mú­si­ca de raíz?

Mi pa­dras­tro era el de la mú­si­ca en la ca­sa. Él te­nía un pues­to de vi­ni­los en el Par­que de los Re­yes y por eso des­de pe­que­ño es­cu­ché des­de a Vio­le­ta Pa­rra y Qui­la­pa­yún has­ta mú­si­ca grin­ga. Él siem­pre fue me­ló­mano y cuan­do via­já­ba­mos po­nía sus ca­se­tes con com­pi­la­dos. En­ton­ces, esa fue co­mo la pri­me­ra se­mi­lla de es­cu­char, es­cu­char y es­cu­char. En to­do es­te pro­ce­so tam­bién me han ser­vi­do los via­jes fue­ra de Chi­le, en los que me di cuen­ta de que lo que va­lo­ra la gen­te de otras cul­tu­ras es tu par­ti­cu­la­ri­dad, tu ra­re­za. En­ton­ces co­men­cé a dar­les va­lor a esas co­sas que tie­nes cer­ca y no ves.

¿Có­mo te nu­tres de esos so­ni­dos ori­gi­na­rios?

He re­ci­bi­do mu­chos can­tos rús­ti­cos y muy na­ti­vos, que si tú le di­ces a un na­ti­vo que es fol­clor se ofen­de.

¿Y có­mo lo has he­cho pa­ra re­co­brar esos so­ni­dos y trans­mu­tar­los sin he­rir sus­cep­ti­bi­li­da­des?

Hay gen­te que es más or­to­do­xa y se ha enoja­do con­mi­go por­que lo ha­go así. Por eso lo que he tra­ta­do de ha­cer es ab­sor­ber­los y crear a par­tir de ellos. Creo que la úni­ca ma­ne­ra de que la mú­si­ca se va­ya tras­pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción es que se va­ya trans­for­man­do. La di­fi­cul­tad es ha­cer­lo en la me­di­da jus­ta pa­ra no con­ver­tir­se en un pre­di­ca­dor de raí­ces la­ti­noa­me­ri­ca­nas, por­que ahí te en­cuen­tras con un pú­bli­co pre­jui­cio­so que te di­ce ‘Es­te lo­co es pa­cha­má­mi­co’.

¿Cuál es el equi­li­brio, en­ton­ces?

Asu­mir­los, ab­sor­ber­los y crear otra co­sa. To­do el tiem­po es­toy bus­can­do y en­con­tran­do la sen­ci­llez en las co­sas que ha­go.

Has di­cho que en es­te pro­ce­so crea­ti­vo te has ‘mi­ra­do’ co­mo la­ti­noa­me­ri­cano. ¿Qué has vis­to? Que he­mos te­ni­dos his­to­rias pa­re­ci­das: dic­ta­du­ras, ma­tan­zas y epi­so­dios muy trá­gi­cos. Y en ese sen­ti­do el te­ma de los lí­mi­tes geo­grá­fi­cos tie­ne que ver más con eco­no­mías que con per­so­nas. Por eso sien­to que uno de los men­sa­jes de mi mú­si­ca es bo­rrar esos lí­mi­tes en­tre la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

¿Có­mo se­rá tú pró­xi­mo dis­co?

No sé si ex­pe­ri­men­ta­ré tan­to. Con él quie­ro vol­ver a lo más aus­te­ro, sen­ci­llo y nu­clear. No sé si me voy a arries­gar so­no­ra­men­te con tan­tas co­sas, por­que el fo­co lo ten­go en las me­lo­días y las le­tras.

¿De qué ha­bla­rán las can­cio­nes?

De re­la­cio­nes. Ten­drá mu­chas can­cio­nes de amor. De he­cho, hay un te­ma que se lla­ma ‘Pe­lo Ne­gro’ y que es muy oní­ri­co.

Cam­bio de rum­bo

Sen­ta­do en una ban­que­ta lar­ga de ma­de­ra y con el re­la­jo que lo ca­rac­te­ri­za, Fer­nan­do mi­ra las tra­ve­su­ras de sus dos ga­tos que lo acom­pa­ñan du­ran­te la tar­de. El si­len­cio del lu­gar es un buen alia­do pa­ra una tar­de de crea­ción y can­to que ten­drá en unas ho­ras más jun­to a otra ami­ga ar­tis­ta.

Aun­que es­tu­dió di­se­ño tea­tral en la Uni­ver­si­dad de Chi­le y tra­ba­jó ocho años en ello, Fer­nan­do cuen­ta que la mú­si­ca es­tu­vo to­do el tiem­po en su vi­da. “Siem­pre to­qué, y cuan­do lo de­ja­ba de ha­cer me de­ses­pe­ra­ba. En un mo­men­to me em­ba­lé mu­cho con el tea­tro y sen­tí que se apa­ci­guó ese de­seo. Pe­ro fi­nal­men­te las ga­nas de ha­cer mú­si­ca fue­ron más fuer­tes”. ¿De­ci­dis­te en­ton­ces for­jar una ca­rre­ra mu­si­cal en serio?

To­tal­men­te. Por suer­te no es­ta­ba de­ci­dien­do de­jar de ser in­ge­nie­ro, sino que cam­biar tea­tro por mú­si­ca… Mi­llo­na­rio no iba a ser, ja­já. Am­bas op­cio­nes son igual de arries­ga­das y tie­nen sus ni­ve­les de gra­ti­tud e in­gra­ti­tud.

¿Has pen­sa­do en in­ter­na­cio­na­li­zar tu ca­rre­ra? Sí, la idea es que con es­te nue­vo dis­co va­ya­mos un po­co más in­ten­sa­men­te al mer­ca­do la­tino, a Es­pa­ña y a Mé­xi­co. Em­pe­zar de nue­vo a hin­car­le el dien­te a esos lu­ga­res que son más de in­dus­tria. ¿Y tu hi­jo dis­fru­ta con tu mú­si­ca?

Sí, pe­ro pa­ra él es na­tu­ral que sea así por­que ge­ne­ral­men­te va a mis con­cier­tos. De to­das for­mas, él tie­ne la mú­si­ca muy aden­tro… Lo he pi­lla­do can­tan­do muy afi­na­do, pe­ro le da ver­güen­za. El otro día es­tá­ba­mos ju­gan­do en el te­cla­do a po­ner la no­ta y la voz y le achun­ta­ba a to­das. La ma­má lo es­cu­chó y par­tió ra­ja­da a ver­lo, a ce­le­brar­le, y des­de en­ton­ces no lo hi­zo más, ja­já.

¿Qué lu­gar de San­tia­go es el que más te gus­ta? El Par­que Me­tro­po­li­tano. ¿Has vis­to al­gu­na se­rie re­cien­te­men­te? No, veo pu­ros mo­nos, ja­já. El otro día vi un do­cu­men­tal de Bob Mar­ley. ¿Qué li­bro es­tás le­yen­do? De Ani­ma­les a Dio­ses. ¿Qué mú­si­ca es­cu­chas cuan­do es­tás en ca­sa? Po­ne­mos har­to la­tin beats, Ma­tan­za y reg­gae.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.