Kee­ko, el ro­bot que en­se­ña con el co­ra­zón

La Hora - - Mundo -

Los alum­nos de una es­cue­la in­fan­til de Pe­kín no pue­den aguan­tar la ri­sa al in­ten­tar re­sol­ver el pro­ble­ma que les ha pues­to su nue­vo “pro­fe­sor”, un pe­que­ño ro­bot de ca­be­za re­don­da y con ca­ra en for­ma de pan­ta­lla tác­til.

De 60 cm de al­to, el asis­ten­te de en­se­ñan­za au­tó­no­mo Kee­ko es­tá sien­do uti­li­za­do en 600 es­cue­las in­fan­ti­les de Chi­na. Cuen­ta his­to­rias y pro­po­ne a los ni­ños ejer­ci­cios de ló­gi­ca.

Es­te ro­bot, blan­co y re­gor­de­te, des­pro­vis­to de bra­zos, se des­pla­za ro­dan­do. Sus cá­ma­ras in­te­gra­das le sir­ven pa­ra orien­tar­se, to­da vez que los ni­ños pue­den usar­las pa­ra gra­bar vi­deos.

En la es­cue­la in­fan­til Yis­wind, en las afue­ras de Pe­kín, los ni­ños es­cu­chan re­li­gio­sa­men­te al pe­que­ño pro­fe­sor an­droi­de mien­tras cuen­ta, con voz in­fan­til, la his­to­ria de un prín­ci­pe que se per­dió en el de­sier­to.

La ta­rea de los ni­ños es re­cons­ti­tuir, con al­fom­bras, el ca­mino que to­mó el per­so­na­je del cuen­to y que apa­re­ce en la pan­ta­lla del ro­bot. Por ca­da bue­na res­pues­ta, Kee­ko reac­cio­na con en­tu­sias­mo y en su pan­ta­lla apa­re­cen unos ojos en for­ma de co­ra­zón. ● ● ● es­cue­las chi­nas cuen­tan con es­te an­droi­de do­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.