A cam­biar en el de­por­te

La Hora - - En2minutos - Alejandra Va­lle Pe­rio­dis­ta, fe­mi­nis­ta, activista, ma­dre, es­po­sa, can­tan­te. Con­du­ce “In­tru­sos”.

Sep­tiem­bre de 1973. Bobby Riggs, te­nis­ta pro­fe­sio­nal de 55 años, ex N° 1 del mun­do, di­jo: “Quie­ro pro­bar que las mu­je­res son ma­las. Ellas apes­tan y no per­te­ne­cen a la mis­ma can­cha que los hom­bres”. Y desafió a su co­le­ga Bi­llie Jean King, ca­li­for­nia­na igual que él, nú­me­ro dos del mun­do, a un par­ti­do. No im­por­tó que el en­cuen­tro fue­ra a cin­co sets por ella le ga­nó en tres, con un mar­ca­dor 6-4 6-3 6-3. Fue un he­cho fun­da­men­tal pa­ra la igual­dad de gé­ne­ro y pa­ra que, va­rios años des­pués, el te­nis se trans­for­ma­ra en el pri­mer de­por­te en igua­lar los pre­mios en­tre hom­bres y mu­je­res.

Pe­ro han pa­sa­do 45 años y las de­sigual­da­des si­guen exis­tien­do.

Pri­me­ro, Se­re­na Wi­lliams, a quien le hi­cie­ron un tra­je es­pe­cial, un en­te­ri­to ne­gro de ly­cra pa­ra evi­tar los coá­gu­los, el cual no le per­mi­tie­ron usar en Ro­land Ga­rros por­que no va con el có­di­go de ves­ti­men­ta. Ella se pu­so un tu­tú pa­ra iro­ni­zar con la me­di­da, pe­ro el man­da­más del tor­neo, Ber­nard Giu­di­ce­lli, de­cla­ró a re­vis­ta Ten­nis que “ya no se­rá acep­ta­do” por­que “de­be­mos res­pe­tar el de­por­te y el lu­gar”.

Co­mo si eso fue­ra po­co, el ca­lor ha azo­ta­do las can­chas neo­yor­qui­nas del US Open. Por eso, tras vol­ver de una pau­sa de 10 mi­nu­tos pa­ra re­fres­car­se y cam­biar­se la ro­pa, la te­nis­ta Ali­zé Cor­net se dio cuen­ta de que se ha­bía pues­to la ca­mi­se­ta al re­vés. Y, sin ma­yor preo­cu­pa­ción, en me­dio de la pis­ta se la qui­tó pa­ra po­nér­se­la co­rrec­ta­men­te. El cambio fue bre­ve y lo úni­co que se vio fue un pe­to de­por­ti­vo ne­gro. Pe­ro ese so­lo he­cho, le va­lió a la te­nis­ta fran­ce­sa de 28 años una ad­ver­ten­cia por vio­la­ción del có­di­go de con­duc­ta de­por­ti­va en la pis­ta.

El enojo fue ma­yúscu­lo, por­que los hom­bres se sa­can sus ca­mi­se­tas sin pro­ble­mas mien­tras es­tán sen­ta­dos y no son amo­nes­ta­dos.

Ya es hora que esas di­fe­ren­cias anacró­ni­cas se aca­ben. Si que­re­mos te­ner una so­cie­dad me­nos se­den­ta­ria y buenos de­por­tis­tas, to­dos los de­por­tes de­ben te­ner los mis­mos be­ne­fi­cios y la bre­cha de gé­ne­ro se de­be ter­mi­nar. Ya es hora que el de­por­te cam­bie… de ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.