Iden­ti­fi­can los ba­rrios más sa­tu­ra­dos de la ca­pi­tal

San­ta Ana, Be­llas Ar­tes, San­ta Isa­bel y Toes­ca des­ta­can en­tre las zo­nas más den­sas de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

La Hora - - Pais - C. Go­doy

San­ta Isa­bel, San Isi­dro, el Pa­seo Bul­nes, Toes­ca, San­ta Ana y Be­llas Ar­tes son los ba­rrios ca­pi­ta­li­nos que con­cen­tran las ma­yo­res den­si­da­des de po­bla­ción y vi­vien­das por man­za­na.

Es­to, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), que ayer pu­bli­có un si­tio de ma­pas con las ciu­da­des y sec­to­res más po­bla­dos, de acuer­do con el Cen­so 2017.

Una de las ra­zo­nes pa­ra que en ba­rrios co­mo Be­llas Ar­tes, San­ta Isa­bel y Toes­ca lle­guen a ha­ber más de 300 vi­vien­das por man­za­na se­ría el sub­si­dio a la re­no­va­ción ur­ba­na que na­ció en los ‘90.

Así lo plan­tea la ar­qui­tec­ta y ur­ba­nis­ta de la UTEM, Su­zan­ne Se­geur, quien ex­pli­ca a La Ho­ra que “esa sub­ven­ción pro­du­jo un in­te­rés in­mo­bi­lia­rio por es­tas zo­nas y dio cur­so a una ofer­ta de edi­fi­ca­cio­nes que des­pués de va­rias dé­ca­das se en­cuen­tra con­so­li­da­da”.

“En su ma­yo­ría son de­par­ta­men­tos, tan­to pa­ra com­pra co­mo pa­ra arrien­do, re­la­ti­va­men­te eco­nó­mi­cos y que son ocu­pa­dos por pro­fe­sio­na­les y ma­tri­mo­nios jó­ve­nes de chi­le­nos y ex­tran­je­ros”, agre­ga la pro­fe­sio­nal.

- ¿Qué ba­rrio en es­pe­cí­fi­co le lla­mó la aten­ción por su al­ta den­si­dad?

- La zo­na de Be­llas Ar­tes por el va­lor del sue­lo. En la ac­tua­li­dad pue­des en­con­trar arrien­dos de de­par­ta­men­tos con 2 dor­mi­to­rios y 2 ba­ños a $800 mil, mien­tras que en Toes­ca en­cuen­tras un de­par­ta­men­to de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas por 400 mil pe­sos.

- ¿Qué se­ría lo bueno y lo ma­lo de vi­vir en un sec­tor al­ta­men­te po­bla­do?

- Lo po­si­ti­vo es que se crea una vi­da de ba­rrio ac­ti­va con gen­te en las ca­lles, par­ques y ser­vi­cios, pe­ro cuan­do la den­si­dad su­pe­ra la ca­pa­ci­dad de car­ga de un lu­gar, el es­pa­cio pú­bli­co se sa­tu­ra y nos en­fren­ta­mos, por ejem­plo, a con­ges­tión vehi­cu­lar y des­abas­te­ci­mien­to, ya que en cier­tos ho­ra­rios ya no es po­si­ble en­con­trar pan.

“Lo po­si­ti­vo es que se crea una vi­da de ba­rrio ac­ti­va con gen­te en las ca­lles, par­ques y ser­vi­cios”.

Su­zan­ne Se­geur, ar­qui­tec­ta y ur­ba­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.