La sa­li­da

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Pues­to sin op­cio­nes an­te las cir­cuns­tan­cias -asien­to tra­se­ro de un ta­xi, sie­te de la tar­de, au­to­pis­ta, au­tos de­te­ni­dos por to­dos la­dos-, le pa­re­ció que al me­nos po­dría con­si­de­rar el ejer­ci­cio de res­pon­der­le al ta­xis­ta con al­go más que esos cuan­tos mo­no­sí­la­bos con que ha­bía es­qui­va­do has­ta aho­ra to­do in­ten­to de con­ver­sa.

No era su día. Ha­bía si­do tar­de cuan­do en ese mis­mo asien­to ad­vir­tió la tor­pe­za por ha­ber de­ja­do el ce­lu­lar en la ofi­ci­na. Qui­zás cuán­tos men­sa­jes. Y los co­rreos. Lle­ga­ría tar­de don­de Ema, sin re­ga­lo, por­que era im­po­si­ble si­quie­ra ba­jar­se en me­dio del ca­mino ha­cia la na­da don­de a lo le­jos el sol aven­tu­ra­ba una sa­li­da. Las cul­pas le pe­ga­ban en la men­te con una in­sis­ten­cia de bi­chos con­tra el vi­drio. Siem­pre ol­vi­da­ba los cum­plea­ños, pe­ro a Ema era a la úni­ca que le im­por­ta­ba. Lo de­be ha­ber pen­sa­do en voz al­ta, por­que el ta­xis­ta ba­jó la ra­dio y aco­mo­dó la mi­ra­da con­tra el es­pe­jo, pre­pa­ran­do el dis­cur­so.

Lle­va­ba tan­tos años en las ca­lles, en los ta­cos, que ha­bía apren­di­do el ofi­cio de en­con­trar la sa­li­da de al­gún mo­do. “Por ejem­plo -le di­jo-, us­ted ya la em­ba­rró y en vez de so­lu­ción se es­tá que­dan­do pe­ga­do en las ex­cu­sas. Y créa­me que to­dos las te­ne­mos, pa­ra lo que sea, pe­ro no sir­ven. Mi­re -apun­tan­do a las fi­las in­mó­vi­les que los ro­dea­ban-, po­dría­mos ha­cer co­mo los ton­tos y dar­le a la bo­ci­na, pe­ro no sa­ca­mos na­da. Si hu­bié­ra­mos sa­bi­do que nos íba­mos a que­dar atra­pa­dos, ha­bría­mos to­ma­do otro ca­mino, ¿no le pa­re­ce?”.

No lo de­jó res­pon­der. Aco­mo­dó el es­pe­jo pa­ra ver­lo me­jor y le alar­gó su ce­lu­lar. “Llá­me­la. Dí­ga­le que es­ta­mos en un ta­co, pe­ro que en me­dia ho­ra se jun­tan en al­gún la­do, un res­tau­ran­te o don­de sea. Ami­go, bus­que siem­pre la sa­li­da. Créa­me que se­rá me­jor que vi­vir de las dis­cul­pas”.

To­mó el te­lé­fono. Mar­có. “¿Ema? Soy yo…”. Y no se dio cuen­ta cuan­do ya ha­bían avan­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.