Con­se­jos pa­ra el cui­da­do de los neu­má­ti­cos de tu ca­mión

Las ruedas son pie­za cla­ve de tu vehícu­lo. Más allá de lo ob­vio -per­mi­ten mo­ver­se-, son ele­men­tos cla­ve en el fre­na­do, el aga­rre y tam­bién en el con­su­mo de com­bus­ti­ble.

La Hora - - E. Especiales -

Des­gas­te y pro­fun­di­dad

Pa­ra com­pro­bar el des­gas­te del neu­má­ti­co, siem­pre hay que fi­jar­se en la pro­fun­di­dad del di­bu­jo. Si no­tas que es­tán des­gas­ta­dos, no hay otra op­ción que cam­biar­los. Unos neu­má­ti­cos con la pro­fun­di­dad in­di­ca­da ga­ran­ti­za­rán un co­rrec­to aga­rre y trac­ción, evi­tan­do des­agra­da­bles sor­pre­sas.

Man­ten­los con la pre­sión co­rrec­ta

El in­fla­do apro­pia­do de los neu­má­ti­cos es el fac­tor más im­por­tan­te en la pro­lon­ga­ción de su vi­da, así co­mo pa­ra con­se­guir su ma­yor ren­di­mien­to. Los neu­má­ti­cos es­tán op­ti­mi­za­dos pa­ra una cier­ta can­ti­dad de ai­re. Una pre­sión inade­cua­da, cuan­do se es­tá más de un 10% por en­ci­ma o por de­ba­jo de lo in­di­ca­do, ten­drá efec­tos ne­ga­ti­vos en la ca­li­dad de la con­duc­ción, el aho­rro de com­bus­ti­ble y las ban­das de ro­da­du­ra. Vál­vu­las y ta­po­nes

Las vál­vu­las y sus ta­po­nes sue­len ser de go­ma, por lo que se ter­mi­nan de­te­rio­ran­do. Cam­biar las vál­vu­las cuan­do cam­bie los neu­má­ti­cos es una bue­na re­co­men­da­ción pa­ra pro­te­ger los neu­má­ti­cos y el vehícu­lo. Con al­tas car­gas, una vál­vu­la de go­ma se do­bla por la fuer­za y aca­ba de­te­rio­rán­do­se. El ta­pón de la vál­vu­la tam­bién es im­por­tan­te. Es el que pro­te­ge del pol­vo y la su­cie­dad. Ai­re lim­pio

La ca­li­dad del ai­re den­tro de los neu­má­ti­cos pue­de te­ner un gran efec­to so­bre su vi­da útil. Los neu­má­ti­cos es­tán desa­rro­lla­dos y di­se­ña­dos pa­ra fun­cio­nar con ai­re lim­pio y se­co. Ca­da com­pre­sor de ai­re de­be te­ner fil­tros y se­ca­do­res pa­ra ase­gu­rar que el ai­re que en­tra en el neu­má­ti­co es­té lim­pio y se­co. Si el ai­re que en­tra en el in­te­rior del neu­má­ti­co es­tá con­ta­mi­na­do con agua, la hu­me­dad pue­de rom­per el fo­rro in­te­rior. Lim­pie­za con agua ti­bia

La su­cie­dad, el hie­lo u otros re­si­duos que que­dan en los di­bu­jos del neu­má­ti­co pue­den ha­cer que el cau­cho se de­te­rio­re pre­ma­tu­ra­men­te. La lim­pie­za de los neu­má­ti­cos de­be rea­li­zar­se con agua ti­bia y ja­bón, evi­tan­do siem­pre el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos de­ri­va­dos del pe­tró­leo u otros di­sWol­ven­tes, ya que pue­den da­ñar la go­ma

Téc­ni­ca de con­duc­ción

La téc­ni­ca de con­duc­ción tie­ne un im­por­tan­te im­pac­to en el des­gas­te de la ban­da de ro­da­du­ra. Un con­duc­tor ex­pe­ri­men­ta­do, si­guien­do las bue­nas prác­ti­cas en con­duc­ción y man­te­ni­mien­to, po­dría al­can­zar has­ta el do­ble de ki­ló­me­tros con los mis­mos neu­má­ti­cos. La con­duc­ción agre­si­va, el ex­ce­so de ve­lo­ci­dad y el fre­na­do brus­co, afec­tan ne­ga­ti­va­men­te al ren­di­mien­to y a la vi­da del neu­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.