Frie­gas con el car­net

La Hora - - En2minutos - Ale­jan­dra Va­lle Pe­rio­dis­ta, fe­mi­nis­ta, ac­ti­vis­ta, ma­dre, es­po­sa, can­tan­te. Con­du­ce “In­tru­sos”.

En esa mal­di­ta ma­nía que te­ne­mos de mos­trar to­do a tra­vés de las re­des so­cia­les, se me ocu­rrió po­ner una fo­to don­de cuen­to que es­te fin de año me co­bró la cuen­ta y me res­frié. Me que­dé prác­ti­ca­men­te sin voz y para al­guien que tra­ba­ja con su esa par­te del cuer­po, es al­go com­pli­ca­do.

De vez en cuan­do hay que dar­se unas frie­gas con el car­net, re­za el di­cho po­pu­lar, y esa fue la re­fle­xión que hi­ce. Es­toy ad por­tas de cum­plir 44 y lle­vo al me­nos tres se­ma­nas sin pa­rar. Co­mo ya con­té, mi hi­jo sa­lió de IV° Me­dio y en su co­le­gio ha­cen va­rias ce­re­mo­nias, dos de las cua­les tu­vie­ron su res­pec­ti­va ce­le­bra­ción pos­te­rior. Ani­mé el Co­pihue de Oro, con tras­no­cha­da in­clui­da, y al día si­guien­te con­du­je una ac­ti­vi­dad de ONU Mu­je­res con­tra la vio­len­cia ha­cia mu­je­res y ni­ñas. Al fin de se­ma­na si­guien­te, vino la Te­le­tón y me to­có el tras­no­che. Esa no­che no dor­mí. El sá­ba­do in­ten­té re­cu­pe­rar­me, pe­ro lo cier­to es que pa­re­cía zom­bie. Y el do­min­go fue la ga­la de dan­za de mi hi­ja me­nor. El lu­nes de vuel­ta al tra­ba­jo y el mar­tes, cum­plea­ños de Ra­quel Ar­gan­do­ña, que es­tu­vo de lu­jo, por cier­to.

Así que aquí es­toy, con lo co­mi­do, lo bai­la­do y un hi­lo de voz que es­pe­ro me per­mi­ta tra­ba­jar hoy. Por­que después de con­du­cir “In­tru­sos”, en La Red, y “Cuén­ta­me­lo To­do”, en Ra­dio Pu­dahuel, ani­mo una licenciatura de las Es­cue­las del Ca­ri­ño, cor­po­ra­ción que bus­ca en­tre­gar edu­ca­ción a los ca­si 5 millones de chi­le­nos que no han ter­mi­na­do su en­se­ñan­za es­co­lar.

¿Por qué cuen­to es­to? Por­que en­tre to­dos los co­men­ta­rios hu­bo uno que me do­lió. De­cía al­go así co­mo: “Qué que­da para los que se le­van­tan al al­ba para ga­nar el suel­do mí­ni­mo…”, co­mo si yo me que­ja­ra de mi suer­te. Me acor­dé de esas mez­qui­nas per­so­nas que cri­ti­can a Ja­vie­ra Suá­rez por­que tie­nen más me­dios que otros que tam­bién pa­de­cen cán­cer, o a Ce­ci­lia Bo­loc­co por­que pu­do ope­rar a su hi­jo rá­pi­da­men­te, mien­tras otros tie­nen que es­pe­rar me­ses para aten­der­se en el sis­te­ma pú­bli­co. Cla­ro que eso es cier­to, pe­ro es­tá le­jos de sig­ni­fi­car que su­fren me­nos o que no sien­tan mie­do por­que su vi­da o la de sus se­res que­ri­dos es­tán en ries­go.

El gus­to de al­gu­nos de ti­rar ma­la on­da gra­tui­ta­men­te. Si no tie­ne na­da bueno que de­cir, me­jor omi­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.