EL CRE­CI­MIEN­TO DEL GOLF A PAR­TIR DEL FE­NÓ­MENO DE NIEMANN

Va­rias ins­tan­cias se han pro­pues­to apro­ve­char el boom en torno a Joa­quín Niemann. Ya au­men­ta­ron las pe­ti­cio­nes de hán­di­cap, de in­gre­so de ni­ños a tor­neos y en los gru­pos que lle­gan a la can­cha pú­bli­ca, pe­ro los cos­tos aso­cia­dos si­guen sien­do su ma­yor last

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - Die­go Her­mo­si­lla

Joa­quín Niemann en las no­ti­cias de la te­le­vi­sión, en las por­ta­das de los dia­rios. Su fi­gu­ra lle­ga a las ca­sas de to­dos los chi­le­nos y con­cep­tos co­mo bir­die, fair­way o ta­lla­rín en­tran po­co a po­co en el vo­ca­bu­la­rio. Mu­chos ya se ima­gi­nan en un cam­po de golf. Y pue­de ser, por­que en bue­na par­te del mun­do, es­te de­por­te no es lo eli­tis­ta que es en Chi­le, y aun­que no po­dría de­cir­se que es po­pu­lar, al me­nos cu­bre bue­na par­te de la cla­se me­dia en na­cio­nes co­mo Es­ta­dos Uni­dos, en Eu­ro­pa, o has­ta en Ar­gen­ti­na o Co­lom­bia.

Lle­gar a esos ni­ve­les ha si­do siem­pre la idea de las au­to­ri­da­des, en es­pe­cial cuan­do sur­ge una fi­gu­ra pú- bli­ca. Aho­ra es el mo­men­to de apro­ve­char el im­pul­so que da Joa­co y to­dos los res­pon­sa­bles lo sa­ben.

Niemann irrum­pió en enero, cuan­do ga­nó el La­tin Ame­ri­ca Ama­teur Cham­pions­hip. El tiem­po coin­ci­de con el au­men­to de las so­li­ci­tu­des de hán­di­cap, es de­cir, per­so­nas que pi­den ser ca­li­fi­ca­das en su ca­li­dad de gol­fis­tas pa­ra po­der dispu­tar tor­neos afi­cio­na­dos o en­trar a ju­gar a cam­pos de golf.

Los hán­di­caps han cre­ci­do en un 11% a ni­vel na­cio­nal y en clu­bes co­mo Los Leo­nes o el De Po­lo San Cris­tó­bal, más de un 30%, de acuer­do a ci­fras de la Fe­de­ra­ción Chi­le­na de Golf.

“En es­te mo­men­to hay 18 mil ju­ga­do­res con hán­di­cap, de los cua­les se con­si­de­ra ac­ti­vos a unos 10 mil. En el pre­sen­te año, des­de enero, se han re­ci­bi­do unas 800 so­li­ci­tu­des de hán­di­cap, se ha vis­to bas­tan­te gen­te con in­te­rés de ju­gar”, ex­pli­ca el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Chi­le- na de Golf, Fe­li­pe Ber­tin.

El in­te­rés cho­ca pri­me­ro con los mu­chos gas­tos aso­cia­dos (ver in­fo

gra­fía), pe­ro sal­va­do és­te, el mu­ro es más al­to: la can­cha dón­de ju­gar. Ca­si to­dos los cam­pos en Chi­le son pri­va­dos, es de­cir, se pue­de ju­gar en ellos só­lo si se es so­cio, mem­bre­sías que son mi­llo­na­rias.

No en el Club de Golf Ma­po­cho, que es un cam­po pú­bli­co. Allí bas­ta con lle­gar y pa­gar pa­ra re­co­rrer­lo, aun­que en ca­sos de hán­di­cap su­pe­rio­res a 30 o inexis­ten­te, es ne­ce­sa­rio de­mos­trar que se tie­nen las ca­pa­ci­da­des pa­ra en­fren­tar una can­cha. Un ju­ga­dor inex­per­to pue­de ser pe­li­gro­so pa­ra el res­to de los ju­ga­do­res o atra­sar las sa­li­das.

En es­to, el con­ve­nio que sus­cri­bió la Fe­de­ra­ción con Ma­po­cho ha­ce unas se­ma­nas se­rá cla­ve, pues “te­ne­mos aho­ra un lu­gar don­de en­tre­nar, te­ner una can­cha de prác­ti­ca. Que­re­mos ha­cer­lo mu­cho más so­cial, más ma­si­vo”, se­ña­la Ber­tin.

Des­de el club ex­pli­can que el boom del golf se ha vis­to es­pe­cial­men­te re­fle­ja­do en sus sa­li­das, pues han au­men­ta­do en un 10 por cien­to en los úl­ti­mos 12 me­ses, al­can­zan­do unas 1.300 sa­li­das a can­cha ca­da mes, en pro­me­dio. Ade­más, mu­cha gen­te va úni­ca­men­te a la prác­ti­ca, pe­ro esas ci­fras no las han cal­cu­la­do.

Club de Golf Ca­rén tam­bién es pú­bli­co y muy an­te­rior a Ma­po­cho, pe­ro es muy po­co fre­cuen­ta­do y no es­tá en las me­jo­res con­di­cio­nes. Tam­bién es pú­bli­co el cam­po Acon­ca­gua, en Qui­li­cu­ra, pe­ro se tra­ta de un cam­po cor­to, só­lo con ho­yos par 3.

En la Fe­de­ra­ción ase­gu­ran que bus­can reac­ti­var al­gu­nas can­chas que es­tán en la prác­ti­ca ce­rra­das, co­mo la de Ma­ría Pin­to, en Me­li­pi­lla, o la mis­ma de Ca­rén, y “crear nue­vas can­chas, dar­le un po­co más de bom­bo y pla­ti­llo a es­te asun­to”, co­mo di­ce Ber­tin.

Pa­ra to­dos quie­nes no son miem- bros de clu­bes y quie­ren co­men­zar a co­no­cer el golf, la Fe­de­ra­ción Chi­le­na ofre­ce un Pro­gra­ma de Golf pa­ra Ini­cia­dos. Su ob­je­ti­vo es pre­ci­sa­men­te ma­si­fi­car el de­por­te a tra­vés de cla­ses prác­ti­cas de in­duc­ción, pa­san­do por to­das las es­ta­cio­nes de jue­go. Ca­da alumno ac­ce­de a cua­tro cla­ses de 60 mi­nu­tos, más una cla­se fi­nal de 90 mi­nu­tos en can­cha (pre­cios en la in­fo­gra­fía). Fun­da­men­tos del jue­go, putt y

ap­proach; ba­ses del equi­pa­mien­to y fulls­wing; in­tro­duc­ción al jue­go en can­cha, re­glas y eti­que­ta se re­vi­san an­tes de que los par­ti­ci­pan­tes ob­ten­gan su cer­ti­fi­ca­do y un pa­que­te de des­cuen­tos en tien­das y pa­ra cla­ses más avan­za­das. Es pa­ra ma­yo­res de 12 años sin ín­di­ce de la Fe­de­ra­ción y con ma­te­rial pro­vis­to por los or­ga­ni­za­do­res.

Ade­más, po­cos sa­ben que los clu­bes tie­nen aca­de­mias abier­tas al pú­bli­co, sin ne­ce­si­dad de ser so-

cios, don­de bas­ta lla­mar a los pro­fe­so­res pa­ra co­no­cer los de­ta­lles (ver clu­bes en la in­fo­gra­fía).

Una in­dus­tria en cre­ci­mien­to

En el mun­do, el golf es una in­dus­tria mi­llo­na­ria. En Es­ta­dos Uni­dos, ma­ne­ja 85 mil mi­llo­nes de dó­la­res al año, in­clu­yen­do ope­ra­cio­nes, in­ver­sio­nes de ca­pi­tal, ga­nan­cias de los even­tos pro­fe­sio­na­les, pa­tro­ci­nio de ju­ga­do­res, even­tos ca­ri­ta­ti­vos, va­lor del mer­ca­do de ven­tas de vi­vien­das y tu­ris­mo de golf. De acuer­do a cálcu­los de la Fe­de­ra­ción, son unas mil per­so­nas las que vi­ven de es­te de­por­te en Chi­le, su­man­do a pro­fe­sio­na­les, pro­fe­so­res, em­plea­dos y gen­te li­ga­da a la ac­ti­vi­dad.

El nú­me­ro de ha­bi­tan­tes en el pla­ne­ta por ca­da ho­yo de golf es de 12.570, el mis­mo pro­me­dio que en Chi­le. En Su­da­mé­ri­ca hay 663 com­ple­jos gol­fís­ti­cos: Ar­gen­ti­na tie­ne 319; Bra­sil 123, y Chi­le, ter­ce­ro, tie­ne 77.

An­te la au­sen­cia de te­rre­nos en la par­te ur­ba­na de San­tia­go los úni­cos cam­pos que han na­ci­do en los úl­ti­mos 30 años son clu­bes cir­cuns­cri­tos a con­do­mi­nios, aun­que ha­ce tiem­po que no hay desa­rro­llo de es­te ti­po. “An­tes de Joa­quín y del re­gre­so de Ti­ger, hu­bo unos cin­co años de de­ca­den­cia en ese sen­ti­do, no hay pro­yec­tos de nue­vas can­chas ni tam­po­co de con­do­mi­nios con can­chas”, cuen­ta Ber­tin.

El fa­na­tis­mo por el de­por­te ha lle­va­do a la em­pre­sa Golf Put­tin­green a ofre­cer mi­ni­can­chas de pas­to sin­té­ti­co en ca­sas y en tres me­ses ya ha ins­ta­la­do ocho. “Nues­tra idea es tam­bién po­ner en lu­ga­res pú­bli­cos, pro­yec­ta­mos uno en el Par­que Arau­cano y es­pe­ra­mos el apo­yo de la mu­ni­ci­pa­li­dad”, comenta su due­ño, Wal­ter Sa­li­nas.

Es­te de­por­te es tam­bién po­lo de tu­ris­mo, al­go que has­ta ha­ce po­co se ha­cía úni­ca­men­te des­de Chi­le al ex­tran­je­ro, con na­cio­na­les vi­si­tan- do Ar­gen­ti­na, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na o Es­ta­dos Uni­dos; aho­ra son los ex­tran­je­ros los que agen­dan vi­si­tas pa­ra pro­bar Ma­po­cho o las can­chas de Chi­cu­reo o San­to Do­min­go, por ejem­plo.

“Chi­le es un país muy se­gu­ro y ca­da vez el tu­ris­mo de golf ha ido au­men­tan­do, hay bue­nas can­chas y les gus­ta a ar­gen­ti­nos, bra­si­le­ños, eu­ro­peos... y has­ta es­ta­dou­ni­den­ses. Sé que hay clu­bes que tie­nen acuer­dos con agen­cias, pa­ra que pue­dan ju­gar. Se da tam­bién en pro­vin­cia. Es un te­ma que creo que de­be­mos desa­rro­llar, por­que se pue­de ha­cer al­go bueno”, ase­gu­ra Ber­tin.

Fi­nal­men­te, es im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo del golf lo­cal ver tor­neos de al­to ni­vel. El ma­yor de to­dos, el Chi­le Clas­sic, que per­te­ne­cía al Web.com, la se­gun­da di­vi­sión del PGA Tour, ya no se rea­li­za, pe­ro sí vol­vió el PGA La­ti­noa­mé­ri­ca (la cuar­ta di­vi­sión), que re­ci­bi­rá al Abier­to de Chi­le, en no­viem­bre.

Afi­cio­na­dos prac­ti­can en la can­cha de Las Bri­sas de Chi­cu­reo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.