UN ERROR DE GAR­CÉS, QUE RE­CLA­MA FAL­TA, PE­NA­LI­ZA A AN­TO­FA­GAS­TA Y DA UN RES­PI­RO A LA UC

Un gro­se­ro error del ar­que­ro Paulo Gar­cés pri­vó a An­to­fa­gas­ta de un triun­fo que pa­re­cía ase­gu­ra­do. Si­guen su­blí­de­res, pe­ro aho­ra es­tán a cua­tro de la UC, cuan­do pu­die­ron (y de­bie­ron) ser dos.

La Tercera - El Deportivo - - PORTADA - Fer­nan­do Con­tre­ras

An­to­fa­gas­ta de­jó es­ca­par una vic­to­ria que pa­re­cía ase­gu­ra­da. Pe­se a rea­li­zar un buen com­pro­mi­so, ape­nas em­pa­tó 1-1 an­te San Luis. Un gro­se­ro error de Paulo Gar­cés, que de­jó ir de en­tre sus ma­nos un ba­lo­na­zo in­tras­cen­den­te que ca­yó al área, ter­mi­nó en gol y pri­vó al cua­dro nor­tino de po­ner­se a un tris de la UC, lí­der del cam­peo­na­to.

El sue­ño de An­to­fa­gas­ta si­gue vi­vo. El em­pa­te lo de­ja en una po­si­ción ex­pec­tan­te. Pe­ro la dis­tan­cia, aho­ra de cua­tro pun­tos por de­trás de los cru­za­dos, de­bió ser de dos. Pe­se a to­do, no obs­tan­te, to­da­vía tie­nen mu­cho que de­cir en la dis­cu­sión de las úl­ti­mas cin­co fe­chas.

El ini­cio del jue­go en Qui­llo­ta es­tu­vo pla­ga­do de ner­vios. De he­cho, los nor­ti­nos tar­da­ron va­rios mi­nu­tos en aco­mo­dar­se a la can­cha qui­llo­ta­na. Con un equi­po lo­cal, aun­que im­pre­ci­so, pre­sio­nan­te e in­có­mo­do, los fo­ras­te­ros ape­nas po­dían bus­car con pe­lo­ta­zos lar­gos.

El ím­pe­tu de San Luis, no obs­tan­te, du­ró po­co. Con la mo­ti­va­ción y ver­güen­za de­por­ti­va de in­ten­tar sa­lir del úl­ti­mo lu­gar de la ta­bla, los ca­na­rios bus­ca­ron con bue­nos ar­gu­men­tos en el ini­cio del par­ti­do. Tu­vie­ron la pe­lo­ta y obli­ga­ron el re­tro­ce­so del equi­po ri­val, pe­ro es­te no ti­tu­beó e hi­zo ga­la de su so­li­dez de­fen­si­va.

No pa­sa­ría mu­cho ra­to an­tes de que la dis­tan­cia en la ta­bla en­tre am­bos elen­cos se hi­cie­ra vi­si­ble en el trá­mi­te. Le­pe y San­do­val co­men­za­ron a con­tro­lar pau­la­ti­na­men­te el jue­go y li­be­ra­ron a los ex­tre­mos, Be­llo y Flo­res, que hi­cie­ron an­cho a su equi­po y ga­na­ron es­pa­cio en las pun­tas. Así, una vez que equi­li­bra­ron las ac­cio­nes, co­men­za­ron a ma­ne­jar to­do con ma­yor tran­qui­li­dad.

Pre­sión, des­do­bla­mien­to, in­ten­si­dad y so­li­da­ri­dad. Los de la Se­gun­da Re­gión ex­hi­bie­ron su con­fian­za y mos­tra­ron, otra vez, por qué han com­ple­ta­do una his­tó­ri­ca cam­pa­ña. El gol de San­do­val, pro­me­dian­do la me­dia hora, hi­zo jus­ti­cia a los mé­ri­tos rea­li­za­dos, les dio la ven­ta­ja y, tam­bién, tum­bó a los qui­llo­ta­nos.

Tras el des­equi­li­brio, la idea del des­cen­so pa­re­ció me­ter­se en la ca­be­za y abru­mar a los ju­ga­do­res lo­ca­les, que per­die­ron pre­sen­cia so­bre el cés­ped sin­té­ti­co del Lu-

SEL­MAN: “ME PA­RE­CE FAL­TA” “Cier­ta­men­te hay con­tac­to, aun­que es­te no le im­pi­de al ar­que­ro aga­rrar la pe­lo­ta en bue­na for­ma. Pe­ro sí, me pa­re­ce que hay fal­ta”, di­ce Ru­bén Sel­man, el ár­bi­tro de La Ter­ce­ra.

cio Fa­ri­ña. Con­fun­di­dos, errá­ti­cos y sin ideas. No que­da­ron mu­chas du­das de las ra­zo­nes por las que la po­si­bi­li­dad de per­der la ca­te­go­ría los ha per­se­gui­do du­ran­te to­do el desa­rro­llo de la com­pe­ten­cia.

En el com­ple­men­to, otra vez el amor pro­pio fue el mo­tor del con­jun­to due­ño de ca­sa. Con po­co fút­bol, pe­ro mu­chas ga­nas, le dio tra­ba­jo a Gar­cés, que res­pon­dió bien cuan­do fue re­que­ri­do al ini­cio de la se­gun­da mi­tad.

Pe­ro el im­pul­so nue­va­men­te fue efí­me­ro. Un es­pe­jis­mo. O al me­nos así es­ta­ba sien­do hasta el fa­tí­di­co mi­nu­to 76, cuan­do el ar­que­ro de los del nor­te fa­lló de ma­ne­ra im­per­do­na­ble, re­vi­vien­do sus pro­pios fan­tas­mas.

Fue en­ton­ces cuan­do el par­ti­do se abrió. El in­gre­so de Sa­gre­do le cam­bió la ca­ra a los su­yos, mien­tras que el ye­rro in­fan­til del ar­que­ro fue un gol­pe de­ma­sia­do du­ro pa­ra la es­cua­dra vi­si­tan­te.

En los mi­nu­tos fi­na­les na­die se guar­dó na­da. In­ten­si­dad, pier­na fuer­te y oca­sio­nes. El em­pa­te pa­re­cía dis­gus­tar­le a to­dos, pe­ro no hu­bo tiem­po pa­ra mu­cho más. San Luis apre­tó, pe­ro no vol­vió a exi­gir al ar­que­ro. O a pro­bar su ali­caí­da mo­ral des­pués de su fa­ta­li­dad. E Ignacio Gon­zá­lez se hi­zo enor­me pa­ra afe­rrar­se al pun­to; una uni­dad in­me­re­ci­da, pe­ro ne­ce­sa­ria y, quién sa­be, hasta vi­tal en su lu­cha por se­guir en Pri­me­ra. An­to­fa­gas­ta, en tan­to, la­men­ta la des­di­cha de Gar­cés, que lo pri­vó de ga­nar, pe­ro tie­ne jue­go de so­bra pa­ra man­te­ner vi­va la ilu­sión.

El mo­men­to en que Gar­cés in­ten­ta con­tro­lar un cen­tro, pe­ro la pe­lo­ta se le res­ba­la ha­cia el ar­co. Él ale­gó fal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.