Mi­nu­tos de si­len­cio

Bom­bos re­so­nan­do en la dis­tan­cia, tri­bu­nas va­cías e ins­truc­cio­nes de­co­di­fi­ca­das. Fút­bol am­pli­fi­ca­do pe­ro ca­ren­te de al­ma. Así se vi­vió el pri­mer due­lo si­gi­lo­so en el clau­su­ra­do Mo­nu­men­tal.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL / 25ª FECHA DEL CAMPEONATO NACIONAL - De­nís Fernández

Son las sie­te de la tar­de en Ma­cul y fal­ta ape­nas una hora pa­ra el ini­cio del par­ti­do fan­tas­ma en­tre Colo Colo y Unión Es­pa­ño­la. Fan­tas­ma porque el as­pec­to que pre­sen­tan las ave­ni­das, a me­nu­do ates­ta­das, que con­du­cen al Es­ta­dio Mo­nu­men­tal, es pre­ci­sa­men­te ese, fan­tas­mal. Y porque cues­ta creer, a sim­ple vis­ta, que el feu­do del con­jun­to al­bo es­té apun­to de al­ber­gar un par­ti­do de Pri­me­ra Di­vi­sión de fút­bol pro­fe­sio­nal. Pe­ro los cas­ti­gos hay que cum­plir­los y la de es­ta no­che se­rá la pri­me­ra de las dos ve­la­das de ba­lom­pié si­len­cio­sas que de­be­rán pro­ta­go­ni­zar los pu­pi­los de Ta­pia por los la­men­ta­bles des­ma­nes per­pe­tra­dos por un pu­ña­do de sus hin­chas en el Su­per­clá­si­co an­te la U.

Pe­ro co­mo la prohi­bi­ción de ac­ce­der al es­ta­dio, cla­ro, es­tá so­lo cir­cuns­cri­ta al in­te­rior del es­ta­dio, un nu­me­ro­so gru­po de fa­ná­ti­cos ha de­ci­di­do ha­cer­se no­tar en las in­me­dia­cio­nes del re­duc­to. Aga­za­pa­dos tras un gran lien­zo que re­za: “Na­da nos se­pa­ra­rá”, unos 200 afi­cio­na­dos del Ca­ci­que, en su ma­yo­ría ba­rris­tas, co­lap­san el ac­ce­so al Par­que Ma­rat­hon Sur, si­tua­do a un cos­ta­do del Mo­nu­men­tal. La pre­sen­cia po­li­cial (ca­rro lan­za agua in­clui­do) es fuer­te. Tam­bién los cán­ti­cos al rit­mo de la mú­si­ca de las trom­pe­tas (con Blan­co y Ne­gro co­mo prin­ci­pal des­ti­na­ta­rio de las crí­ti­cas) y las me­di­das y pro­to­co­los de se­gu­ri­dad, mu­cho más es­tric­tos, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, que los desa­rro­lla­dos an­tes de un en­cuen­tro a puer­tas abier­tas, es de­cir, con­ven­cio­nal. El ac­ce­so al re­cin­to pa­ra los pe­rio­dis­tas y los tra­ba­ja­do­res del club, así co­mo pa­ra los pro­pios fut­bo­lis­tas (por el sec­tor de las can­chas de en­tre­na­mien­to) es tam­bién hoy di­fe­ren­te.

Pe­ro las es­tam­pas mas atí­pi­cas, las es­ce­nas más inusua­les y pin­to­res­cas (al­gu­nas con ma­ti­ces ca­si es­per­pén­ti­cos) se vi­ven den­tro. Los pa­si­llos va­cíos del Mo­nu­men­tal, con to­dos los pues­tos de co­mi­da ce­rra­dos y to­dos sus ven­de­do­res am­bu­lan­tes au­sen­tes, con­fie­ren al con­jun­to un ai­re de­pri­men­te. La pre­sen­ta­ción de los ju­ga­do­res por los al­to­par­lan­tes (por su nom­bre com­ple­to, cla­ro, al no con­tar es­ta vez el lo­cu­tor con la co­la­bo­ra­ción ni la gar­gan­ta del hin­cha) sue­na in­clu­so im­pos­ta­da. El si­len­cio que se cier­ne en torno al rec­tán­gu­lo de jue­go, ca­si se­pul­cral, es tan acu­sa­do, que los ju­ga­do­res pue­den es­cu­char in­clu­so el so­ni­do de los bom­bos que to­can sus fa­ná­ti­cos desde la ca­lle. In­só­li­to.

El que no es­cu­cha na­da (se­gu­ra­men­te por suer­te) es el téc­ni­co lo­cal, Héc­tor Ta­pia, pi­fia­do y de­nos­ta­do por su par­cia­li­dad en el úl­ti­mo due­lo de lo­cal con pú­bli­co (fren­te a An­to­fa­gas­ta) que se jue­ga el pues­to an­te el jui­cio si­len­cio­so de las bu­ta­cas de­sier­tas. Sus ins­truc­cio­nes no se per­ci­ben con cla­ri­dad, pe­ro sí las del me­ta Orión, que re­cla­ma una tar­je­ta pa­ra Ca­rre­ra. Su re­cla­mo ní­ti­do (co­mo si es­tu­vie­ra dan­do una or­den a sus ni­ños en el li­ving de su ca­sa) sur­te efec­to, y el co­le­gia­do lo amo­nes­ta. El eco sor­do del gol­peo del ba­lón re­tum­ba en las tri­bu­nas, pe­ro el es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo, irre­me­dia­ble­men­te des­ca­fei­na­do, des­a­bri­do y em­bus­te­ro sin el alien­to de la gra­da, va per­dien­do fue­lle po­co a po­co hasta tor­nar­se de­sola­dor. La no­che, por si fue­ra po­co, se va vol­vien­do ca­da vez más gé­li­da.

Con la lle­ga­da del se­gun­do tiem­po y 0-0 en el mar­ca­dor (aun­que de ha­ber­se mo­vi­do ha­bría cos­ta­do dar­se cuen­ta) el so­ni­do de los bom­bos pro­ce­den­te del exterior se des­va­ne­ce. Y da la sen­sa­ción de que los pro­ta­go­nis­tas se que­dan más des­am­pa­ra­dos aún, de­fi­ni­ti­va­men­te aban­do­na­dos a su suer­te. El en­cuen­tro co­mien­za a ad­qui­rir por mo­men­tos tin­tes de au­tén­ti­co en­tre­na­mien­to, hasta que un gri­to, una pa­ta­da a des­tiem­po o un ai­ra­do re­cla­mo a un com­pa­ñe­ro vuel­ve a rom­per el si­len­cio. Es tal el si­gi­lo que si los fut­bo­lis­tas qui­sie­sen po­drían es­cu­char in­clu­so lo que los pe­rio­dis­tas ra­dio­fó­ni­cos es­tán di­cien­do de ellos. En vi­vo y en di­rec­to.

Pe­ro co­mo el si­len­cio nun­ca pue­de ser com­ple­to (y un gol es un gol al fin y al ca­bo) el tan­to de Ca­rre­ra pa­ra Unión ele­va los de­ci­be­les. Y la con­quis­ta se fes­te­ja en la tribuna pe­se a que los hin­chas tie­nen ve­ta­do el ac­ce­so. Al­gún in­fil­tra­do fa­ná­ti­co his­pano, qui­zás. O al­gún pe­rio­dis­ta incapaz de con­te­ner­se. In­só­li­to. Iné­di­to. El ros­tro de Ta­pia es aho­ra un poe­ma. El DT es una es­ta­tua de hielo, y en un par­ti­do más bien ca­ren­te de emo­cio­nes, un in­di­fe­ren­te Jai­me Val­dés pre­pa­ra su par­si­mo­nio­so in­gre­so.

Su ima­gen, y la del ric­tus se­rio de Ta­pia, pe­se al em­pa­te con­se­gui­do al fi­nal, son las es­tam­pas que me­jor re­su­men la no­che vi­vi­da en Ma­cul, en un par­ti­do de 90 mi­nu­tos de si­len­cio.

Los ju­ga­do­res de Colo Colo y Unión Es­pa­ño­la se sa­lu­dan mi­nu­tos an­tes de ini­ciar el en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.