El ejem­plo del Ei­bar

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - Mar­ce­lo POR Si­mo­net­ti

Ha­ce va­rios años —a co­mien­zos de los 90, pa­ra ser más pre­ci­so— tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer par­te del País Vas­co. Via­jé, si mi me­mo­ria no me fa­lla, si­guien­do la gi­ra de un equi­po ju­ve­nil de la Ca­tó­li­ca, pe­ro dis­pu­se del tiem­po su­fi­cien­te co­mo pa­ra co­no­cer San Sebastián, ade­más de una se­rie de lo­ca­li­da­des pe­que­ñas de no más de 15 mil ha­bi­tan­tes: Az­pei­tia, Az­coi­tia, Bea­sain y Ver­ga­ra. Me lla­mó la aten­ción esa vi­da a una es­ca­la tan apro­pia­da pa­ra sus ha­bi­tan­tes; la im­por­tan­cia de la his­to­ria que se­guía im­preg­na­da en sus ca­lles, en sus mu­ros, en sus ca­sas, y esa re­la­ción co­ti­dia­na tan ami­ga­ble en­tre los ve­ci­nos, los co­mer­cian­tes, las au­to­ri­da­des, suer­te de ré­pli­ca de la an­ti­gua vi­da de ba­rrio.

Pe­ro por en­ci­ma de to­do, lo que me im­pre­sio­nó fue co­no­cer las so­cie­da­des gas­tro­nó­mi­cas, pe­que­ños lu­ga­res en los que se reunían so­lo hombres —en­tien­do que hoy eso ha cam­bia­do— pa­ra cocinar y en­tre­gar­se a las de­li­cias de la bue­na me­sa. Ten­go vi­vo el re­cuer­do de un bu­dín de eri­zos, de un pul­po a la ga­lle­ga y de un ba­ca­lao que pro­bé en mi pa­so por esos lu­ga­res.

Di­go to­do es­to a pro­pó­si­to de un ar­tícu­lo que leí en el diario El País. En él se de­ta­lla el par­ti­cu­lar ca­so del Ei­bar, que pa­só de ser un hu­mil­de club que so­bre­vi­vía en­tre la Ter­ce­ra y la Se­gun­da a for­mar par­te de una de las ligas más im­por­tan­tes del mun­do en el que se ve las ca­ras con clu­bes que per­fec­ta­men­te pue­den ser su an­tí­te­sis, co­mo Ba­rça y Madrid.

El ar­tícu­lo ex­pli­ca que el cen­tro de ope­ra­cio­nes del Ei­bar es el txo­ko, pa­la­bra que sig­ni­fi­ca rin­cón o si­tio pe­que­ño, y sir­ve pa­ra nom­brar a las se­des de las so­cie­da­des gas­tro­nó­mi­cas —es más, en San­tia­go hay un par de res­to­ra­nes que lle­van ese nom­bre—. Es el al­ma del club y hasta ahí lle­gan ju­ga­do­res, los téc­ni­cos, los di­ri­gen­tes, los ad­mi­nis­tra­ti­vos, los hin­chas, pa­ra vi­vir desde den­tro lo que es el Ei­bar. En me­dio de la lo­cu­ra que pue­de sig­ni­fi­car par­ti­ci­par de una li­ga co­mo la es­pa­ño­la, la vi­da en el txo­ko, esa co­ti­dia­ni­dad tan na­tu­ral y de ba­rrio, la ho­ri­zon­ta­li­dad a la que obli­ga, es la que lle­va a to­dos los que es­tán de­trás del club a vi­vir con los pies en la tie­rra. Co­mo di­ce su pre­si­den­ta, Amaia Go­ros­ti­za: “No de­be­mos per­der de vis­ta nues­tra pro­ce­den­cia. El día que per­da­mos de vis­ta nues­tro pa­sa­do em­pe­za­rá nues­tro de­cli­ve”.

El ca­so de es­te club, que su­ma su quin­ta tem­po­ra­da en la Pri­me­ra, ha pa­sa­do a ser es­tu­dia­do por la Es­cue­la de Ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra co­mo un mo­de­lo de buen go­bierno pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. El ar­tícu­lo ci­ta a uno de los pro­fe­so­res, quien ex­pli­ca las en­se­ñan­zas que quie­re trans­mi­tir a par­tir de la ex­pe­rien­cia del Ei­bar: la im­por­tan­cia de la uni­dad, el des­tino de los ex­ce­den­tes, la pru­den­cia fi­nan­cie­ra y la ca­pa­ci­dad pa­ra com­pe­tir con me­nos re­cur­sos que otros.

Pe­ro los apren­di­za­jes del Ei­bar ex­ce­den la es­fe­ra eco­nó­mi­ca: En tiem­pos de po­ner en va­lor el apor­te de la mu­jer a la so­cie­dad, el te­ner a una pre­si­den­ta a la ca­be­za tes­ti­mo­nia la po­si­ción que el club tie­ne en es­te con­tex­to. La di­ver­si­dad es otro ele­men­to im­por­tan­te y que­da de ma­ni­fies­to en el da­to de la pro­ce­den­cia de sus 11 mil ac­cio­nis­tas, que pro­vie­nen de 69 paí­ses.

Y por úl­ti­mo, a con­tra­mano de lo que ha­cen clu­bes co­mo el Ba­rça y el Madrid, que han con­ver­ti­do el go­bierno de un club de fút­bol en una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro, el Ei­bar ha en­ten­di­do que más va­le vi­vir de acuer­do a sus po­si­bi­li­da­des, ape­lar al in­ge­nio más que al po­der del di­ne­ro y te­ner una es­truc­tu­ra más pro­pia de un club so­cial —de aque­llos que per­vi­vían en el ba­rrio ha­ce 30 o 40 años— que de un me­ga-club don­de las prio­ri­da­des se mi­den en fun­ción de los eu­ros.

Más que lec­cio­nes de fút­bol, lec­cio­nes de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.