Vol­ver

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - POR Mar­ce­lo Si­mo­net­ti

Di­cen que vol­ver es un ejer­ci­cio de la me­mo­ria, que quien vuel­ve no ol­vi­da o, en el peor de los ca­sos, lu­cha por no ol­vi­dar. Po­de­mos vol­ver a tra­vés de los re­cuer­dos o ha­cer­lo de ma­ne­ra más con­cre­ta, fác­ti­ca. Tra­té de re­cor­dar cuán­do ha­bía si­do la úl­ti­ma vez que ha­bía ido a Pla­ya An­cha. ¿Tres, cua­tro, cin­co años? Nun­ca he si­do bueno con las fe­chas. Lo que sí re­cor­da­ba era el ri­val —De­por­tes La Se­re­na— y el sa­bor de bo­ca des­pués de aque­lla tar­de: dul­ce, co­mo el de un em­pol­va­do (hay vic­to­rias que sa­ben así).

El asun­to es que ayer vol­ví al es­ta­dio Pla­ya An­cha —ofi­cial­men­te co­no­ci­do co­mo Elías Fi­gue­roa Bran­der—. Al igual que mi úl­ti­ma vez lo hi­ce en com­pa­ñía de Ro­dri­go, quien ade­más de ser wan­de­rino es mi cu­ña­do. No íba­mos so­los. Un ter­cer pa­sa­je­ro se ha­bía su­ma­do a la aven­tu­ra do­mi­ni­cal: Víc­tor, mi so­brino, el hi­jo de Ro­dri­go.

So­bra de­cir que íba­mos ex­pec­tan­tes. Des­pués de se­guir la cam­pa­ña de Wan­de­rers por te­le­vi­sión, que­ría­mos ver qué se sen­tía es­tar ahí, ca­si pe­ga­dos a la re­ja, su­mi­dos en la ale­gría de los otros hin­chas. Sa­bía­mos que el ri­val no era fá­cil, que más allá de la ra­cha que ha lo­gra­do hil­va­nar el equi­po de la mano de Mi­guel Ra­mí­rez la vic­to­ria no es­ta­ba pa­ra na­da ase­gu­ra­da, que po­día­mos su­frir, que po­día do­ler­nos, que a ve­ces la ilu­sión sue­le des­va­ne­cer­se cuan­do te pre­pa­ras a to­car el cie­lo con las ma­nos.

No nos com­pli­ca­ba vol­ver de­rro­ta­dos. Al fin y al ca­bo, la de­rro­ta es lo que nos ha he­cho fuer­tes. Y en el ca­so de Víc­tor, siem­pre ha­bía de­cla­ra­do que su co­ra­zón de hin­cha ha­bi­ta­ba en otra par­te, al ale­ro de un club que no sa­be de de­ma­sia­das zo­zo­bras, un club pa­ra el que el fes­te­jo es un sus­tan­ti­vo co­ti­diano.

Tem­pra­na­men­te en­ten­di­mos que la jor­na­da es­ta­ba lla­ma­da a ser una de esas que por una u otra ra­zón no se ol­vi­dan. An­tes del mi­nu­to de jue­go, Wan­de­rers ya ga­na­ba por 1-0. Y en ese pe­que­ño frag­men­to de tiem­po, cuan­do aún no se apa­ga­ban los abra­zos y los gri­tos de ce­le­bra­ción, yo vol­ví a ser el ni­ño que fui, el que ha­bía ad­mi­ra­do el fút­bol de Jor­ge Ro­ber­to Du­ban­ced; el que años más tar­de se ma­ra­vi­lla­ría con las ca­rre­ras y des­bor­des de Juan Car­los Le­te­lier; el que se ha­bía aguan­ta­do la bron­ca por tan­tas de­rro­tas; el que al­gu­na vez so­ñó con ha­cer un gol a fa­vor del vien­to pa­ra gri­tar­lo de ro­di­llas jun­to al ban­de­rín del cór­ner.

El se­gun­do gol alla­nó el ca­mino del triun­fo y, a pe­sar del des­cuen­to de Ma­ga­lla­nes, la jor­na­da ter­mi­nó ce­rrán­do­se con dos go­les del ve­ne­zo­lano Rei­ner Cas­tro. En me­dio de los pu­ños que se al­za­ban so­bre las ca­be­zas de los hin­chas, en me­dio de los gri­tos de gol, hu­bo al­go que ocu­rría a es­ca­sa dis­tan­cia nues­tra y que, de no ha­ber es­ta­do aten­tos, pu­do pa­sar inad­ver­ti­do. A ca­da gol de Wan­de­rers, el hom­bre­ci­to que es­ta­ba en­tre no­so­tros, aquel que pa­re­cía te­ner su co­ra­zón de hin­cha en un te­rri­to­rio le­jano, se re­vol­vía en su asien­to. A su mo­do, ce­le­bra­ba con cier­ta re­ser­va, co­mo esos preado­les­cen­tes que es­tán enamo­ra­dos de la com­pa­ñe­ri­ta de cur­so pe­ro no se atre­ven a de­cla­rar­le su amor. El se­gun­do gol fue dis­tin­to y ya pa­ra el cuar­to re­vo­leó la ban­de­ra que ha­bía­mos com­pra­do an­tes de en­trar al es­ta­dio.

Fue inevitable acor­dar­me de ese cuen­to del ar­gen­tino Eduar­do Sa­che­ri, El cua­dro de Rau­li­to, del que so­lo apun­to es­ta fra­se: “Te­nía la idea de que los amo­res no se im­po­nen, ni si­quie­ra se eli­gen. Pen­sa­ba que, en to­do ca­so, eran los amo­res los que op­tan, los que se le im­po­nen a uno”. De re­gre­so a ca­sa co­men­ta­mos un par de co­sas so­bre el par­ti­do, pe­ro ni Ro­dri­go ni yo hi­ci­mos re­fe­ren­cia a aque­llo que los dos ad­ver­ti­mos en si­len­cio. Es que hay co­sas que sim­ple­men­te su­ce­den, cuan­do uno me­nos se lo pien­sa. Quién sa­be si en mu­chos años más, Víc­tor re­gre­sa­rá al es­ta­dio Pla­ya An­cha y re­cor­da­rá es­ta tar­de de pri­ma­ve­ra, en me­dio de la ale­gría de los hin­chas, en mi­tad de los abra­zos, mien­tras su bo­ca sa­bo­rea una vic­to­ria con sa­bor a em­pol­va­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.