Inocen­te tras un año de cul­pa­ble

La Tercera - El Deportivo - - NATACIÓN - Se­bas­tián Had­dad

“Afron­tar la no­ti­cia fue lo más du­ro. Uno en­tra en un mun­do des­co­no­ci­do por­que en Chi­le no se sa­be del te­ma. Te tra­tan co­mo un cri­mi­nal”.

“Uno pa­sa de hé­roe a villano. To­do lo bo­ni­to que vi­vis­te, la gen­te te lo em­pie­za a cues­tio­nar. Es lo más di­fí­cil por­que to­da tu ca­rre­ra se ve man­cha­da”.

A po­cos días de su ab­so­lu­ción tras dar po­si­ti­vo por do­pa­je en no­viem­bre de 2017, el na­da­dor Fe­li­pe Ta­pia se desaho­ga. Re­la­ta su lar­go cal­va­rio, sus refugios en el que til­da co­mo el año más du­ro de su vi­da y ase­gu­ra no te­ner pre­vis­ta una fe­cha de re­gre­so a la pis­ci­na.

Cuan­do Fe­li­pe Ta­pia ( 23) fue no­ti­fi­ca­do de que no ha­bía pa­sa­do una prue­ba an­ti­do­pa­je en no­viem­bre de 2017, sin­tió que el mun­do se le ve­nía en­ci­ma. Por pri­me­ra vez en su jo­ven ca­rre­ra co­mo na­da­dor pro­fe­sio­nal se le es­ta­ba pri­van­do de ha­cer lo que más ama­ba, que era com­pe­tir den­tro del agua. A sus 23 años, te­nía al­can­za­dos ca­si to­dos los ob­je­ti­vos que se pro­pu­so du­ran­te su tra­yec­to­ria; ser me­da­llis­ta de bron­ce en los Jue­gos Ode­sur de San­tia­go 2014; cla­si­fi­car a unos Jue­gos Olím­pi­cos -el sue­ño de su vi­da- en Río 2016; y dispu­tar el Mun­dial de Na­ta­ción en Bu­da­pest, en 2017. Pa­so a pa­so, co­mo le en­se­ñó su pa­dre, fue cons­tru­yen­do una ca­rre­ra lle­na de es­fuer­zo que de gol­pe se tor­ció.

Fren­te a la pla­ya Los Ca­ño­nes del sec­tor de Las Sa­li­nas en Vi­ña del Mar co­rre una le­ve bri­sa y el sol bri­lla. Unas cuan­tas per­so­nas se bron­cean y otras se ba­ñan en la ori­lla, en un am­bien­te que trans­mi­te tran­qui­li­dad. La mis­ma que ex­pre­sa hoy el ros­tro de Ta­pia, po­cos días des­pués de co­no­cer el re­sul­ta­do de la mues­tra B que no con­fir­mó su cul­pa­bi­li­dad lue­go de un año sus­pen­di­do pro­vi­sio­nal­men­te por pre­sen­cia de An­dros­te­ne­dio­na en la mues­tra A de un con­trol an­ti­do­ping rea­li­za­do en ju­nio de 2017. El peor año de su ca­rre­ra, co­mo él mis­mo lo des­cri­be.

Los pri­me­ros dos me­ses fue­ron los más trau­má­ti­cos por­que des­de que abría los ojos has­ta que los ce­rra­ba, pen­sa­ba so­lo en eso. “Es­ta­ba mal. Me ale­jé de la na­ta­ción. Tra­ta­ba de no ir a la pis­ci­na, no to­par­me con el am­bien­te, por­que me re­cor­da­ba to­do lo ma­lo. Eso era lo que más pe­na me da­ba. Un de­por­te que tan­tas ale­grías me dio y si­go aman­do, lo es­ta­ba vien­do con ren­cor por al­go to­tal­men­te in­jus­to”, re­cuer­da.

Des­de que se en­te­ró del po­si­ti­vo no en­tre­nó nun­ca más. Pa­só a de­di­car­se 100% a la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Ci­vil en la UC de Val­pa­raí­so. “Fue un cam­bio brus­co. De en­tre­nar to­da tu vi­da y de­di­car to­do al de­por­te, me pa­sé al la­do del es­tu­dio y na­da de de­por­te. Fue al­go nue­vo y cho­can­te. Me cos­tó por­que des­pués de cin­co años se te ter­mi­nan ol­vi­dan­do mu­chas co­sas. Si an­tes es­ta­ba aga­rran­do un go­rro y unos len­tes, aho­ra eran unos cua­der­nos. Pe­ro me acos­tum­bré”.

Ahí fue cuan­do bus­có dis­trac­cio­nes que le lim­pia­ran la men­te. “No to­qué una pis­ci­na. Me ve­nía al mar a ha­cer surf. La pla­ya siem­pre me gus­tó y ve­nir con mis ami­gos me dis­traía. Ha­ce mu­chos años que no pa­sa­ba un ve­rano en Vi­ña. Des­de que de­ci­dí de­di­car­me a la na­ta­ción me iba a en­tre­nar a San­tia­go, a Cór­do­ba, Uru­guay. Es­tar acá me ser­vía y se con­vir­tió en un lu­gar es­pe­cial”, re­la­ta.

Tal era la frus­tra­ción que pen­só mu­chas ve­ces en de­jar la na­ta­ción pa­ra siem­pre. “Es­te año pen­sé tan­tas co­sas, en de­jar de na­dar, en vol­ver pa­ra sa­car­me es­ta ra­bia. Fue una mez­cla de sen­ti­mien­tos. Aho­ra pue­de que di­ga que quie­ro vol­ver y ser el de an­tes, pe­ro es por la eu­fo­ria”.

El vi­ña­ma­rino cuen­ta que lo más di­fí­cil de re­ci­bir el im­pac­to de la no­ti­cia de la san­ción fue no sa­ber có­mo afron­tar­la. “Fue lo más du­ro. Uno en­tra en un mun­do des­co­no­ci­do por­que en Chi­le no se sa­be mu­cho del te­ma. Aquí te tra­tan co­mo si fue­ras un cri­mi­nal”.

Des­ta­ca que el apo­yo de su en­tre­na­dor, Daniel Ga­ri­mal­di, fue vi­tal pa­ra ver los pri­me­ros pa­sos a se­guir lue­go de co­no­cer el cas­ti­go. “Lo pri­me­ro fue con­tar­le a Daniel. Él era pa­ra mí un re­fe­ren­te, en­ton­ces ne­ce­si­ta­ba sa­ber su opi­nión. Me di­jo: ‘ten cui­da­do con la mues­tra B’, por­que era muy di­fí­cil que sa­lie­ra di­fe­ren­te a la mues­tra A. ‘Con­tac­ta abo­ga­dos, mé­di­cos, quí­mi­cos’... to­do lo que pu­die­ra. Me dio un ini­cio y su apo­yo, igual que Kris­tel (Kö­brich), con quien en­tre- né du­ran­te años y sa­bía to­do el es­fuer­zo que hi­ce pa­ra lle­gar a don­de es­ta­ba”.

El pro­pie­ta­rio del ré­cord na­cio­nal en 1.500 me­tros es­ti­lo li­bre se­ña­la que el apo­yo de su fa­mi­lia tam­bién fue de­ter­mi­nan­te. En es­pe­cial, de su pa­dre, a quien de­fi­ne co­mo la per­so­na más im­por­tan­te du­ran­te es­tos me­ses por la for­ma en que con­du­jo la si­tua­ción. “Lo que más me sor­pren­dió es que cuan­do le di la no­ti­cia, lo pri­me­ro que me di­jo es que ha­bía que ape­lar. Ni si­quie­ra me pre­gun­tó si es que ha­bía con­su­mi­do al­go. Fue una mues­tra de con­fian­za que me dio tran­qui­li­dad. Mi pa­pá con mi ma­má son co­mo un equi­po. Ella es­tá más en la par­te emo­cio­nal, pe­ro él fue el prin­ci­pal apo­yo en to­da mi ca­rre­ra de­por­ti­va. Siem- pre fue au­to­crí­ti­co con las co­sas, por más que me es­tu­vie­ra yen­do bien”, afir­ma.

Sin fe­cha de re­torno

Ta­pia ase­gu­ra que cuan­do le no­ti­fi­ca­ron el re­sul­ta­do de la con­tra­mues­tra llo­ró mu­cho, tan­to o más que ha­ce on­ce me­ses.“Yo no sa­bía cuán­do me iban a no­ti­fi­car, así que fue sor­pre­si­vo. Ve­nía sa­lien­do de un exa­men mé­di­co y cuan­do me avi­sa­ron no po­día más de fe­li­ci­dad. Me fui di­rec­to a la ca­sa y mi ma­má lle­va­ba co­mo una ho­ra llo­ran­do. Fue una pre­sión tan gran­de que te­nía, que me tra­jo tran­qui­li­dad y aho­ra pue­do ver la na­ta­ción con los mis­mos ojos que an­tes de to­do es­to”. No obs­tan­te, lue­go de ser co­mu­ni­ca­do del ne­ga­ti­vo en la mues­tra B y ser ab­suel­to, to­ca­ba vol­ver a me­di­tar su fu­tu­ro. “To­do el tiem­po per­di­do lo quie­ro re­cu­pe­rar lo an­tes po­si­ble. Pe­ro con mu­cha cal­ma. Tam­po­co quie­ro que sea un re­gre­so for­za­do y si se da, que sea al 100%, con la mis­ma con­vic­ción que te­nía an­tes”.

Aho­ra, des­pués de un año, vol­vió a na­dar en una com­pe­ten­cia uni­ver­si­ta­ria rea­li­za­da al día si­guien­te de en­te­rar­se de la ab­so­lu­ción. En­tre ri­sas, re­ve­la que la ga­nó y que fue uno de los even­tos más emo­cio­nan­tes des­pués de los Olím­pi­cos. “Ape­nas su­pe, di­je: ‘ten­go que ir’. Des­pués de no en­tre­nar du­ran­te un año, fue ce­rrar un círcu­lo ne­gro en el que es­ta­ba y po­der sa­lir. La me­jor ma­ne­ra de celebrar era com­pi­tien­do. Creo que nun­ca ha­bía es­ta­do tan fe­liz en una pis­ci­na, aun­que lo de ga­nar era se­cun­da­rio. Fue una for­ma de ce­rrar es­ta es­ta­pa”.

So­bre la op­ción de ir a To­kio 2020, re­co­no­ce que es una de las mo­ti­va­cio­nes pa­ra re­tor­nar a los en­tre­na­mien­tos. “Cuan­do uno lle­ga a cier­to la­do quie­re más. Nun­ca hay un te­cho. Si ya se­guis­te un pro­ce­so y lle­gas­te, pue­des ha­cer­lo de nue­vo. No es inal­can­za­ble. Siem­pre es­tu­vo den­tro de mis pla­nes lle­gar a otros JJ.OO. y las ga­nas siem­pre es­tán, pe­ro tam­bién es­tá la par­te de que­rer vol­ver y lo­grar una mar­ca pa­ra cla­si­fi­car. Eso to­ma mu­cho tiem­po de preparación y hay que eva­luar­lo”.

Uno de los ma­yo­res te­mo­res que aún guar­da, ase­gu­ra el de­por­tis­ta, es que le su­ce­da lo mis­mo a otro atle­ta que no ten­ga la po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se. “Uno pa­sa de hé­roe a villano. To­do lo bo­ni­to que vi­vis­te, la gen­te te lo em­pie­za a cues­tio­nar. Di­cen que ‘es­te fue do­pa­do a los Jue­gos Olím­pi­cos’, que ‘los ré­cords no sir­ven pa­ra na­da’, que ‘des­de cuán­do se es­tá do­pan­do’. Eso es lo más di­fí­cil por­que to­da tu ca­rre­ra se ve man­cha­da por al­go mi­núscu­lo. Hay de­por­tis­tas que lo ha­cen y que­dan san­cio­na­dos, pe­ro yo no lo hi­ce y aún así me en­su­cia­ron la ima­gen. Te cam­bia mu­cho el es­ti­lo de vi­da y tam­bién la ma­ne­ra de pen­sar. Yo an­tes era de los que cuan­do acu­sa­ban a al­guien al ti­ro de­cía: ‘Ah, ya es­tá, do­pa­do’. Ha­ce po­co me pre­gun­ta­ron por los 80 ca­sos de do­ping en Chi­le y les di­je que mien­tras no los re­suel­van, los iba a apo­yar. Por­que a mí me pa­só lo mis­mo. Lo más in­jus­to que hay es que un de­por­tis­ta no se pue­da de­fen­der por te­mas eco­nó­mi­cos”, cul­mi­na el re­di­mi­do Ta­pia, que ade­más ase­gu­ra que aún no ha re­ci­bi­do ex­pli­ca­ción de los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de re­gu­lar el do­pa­je. Na­die se ha pro­nun­cia­do, pe­ro la pe­sa­di­lla ya ter­mi­nó.

Ta­pia, sen­ta­do en la pla­ya Los Ca­ño­nes, en Vi­ña, su re­fu­gio prin­ci­pal du­ran­te su año de sus­pen­sión pro­vi­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.