Vidal des­pi­de a Lo­pe­te­gui

El Ba­rça hu­mi­lla al Ma­drid con una go­lea­da de las que se gra­ban y sen­ten­cia la era de su téc­ni­co. El chi­leno en­tra en el 84’ y mar­ca su pri­mer gol de azul­gra­na.

La Tercera - El Deportivo - - FÚTBOL INTERNACIONAL / EL CLÁSICO DEL MUNDO - Juan B. Mar­chant

Qué ma­ne­ra de ano­tar su pri­mer gol en el Bar­ce­lo­na. En un Clá­si­co, ce­rran­do la ma­ni­ta, a po­co tiem­po de ha­ber in­gre­sa­do a la can­cha. Ar­tu­ro Vidal ter­mi­nó de hu­mi­llar al Real Ma­drid cua­do es­te ya es­ta­ba en el sue­lo, in­cons­cien­te gra­cias a los azo­tes de Luis Suá­rez y Cou­tin­ho. El re­sul­ta­do con más tra­di­ción en­tre am­bos clu­bes, el que más es­cue­ce al de­rro­ta­do, se­lla­do por un chi­leno, quien de pa­so tam­bién fir­mó el des­pi­do de un con­de­na­do Ju­len Lo­pe­te­gui.

Des­de el pri­mer mi­nu­to los blau­gra­nas do­mi­na­ron. No hu­bo pe­lea por la po­se­sión: el Ma­drid lle­gó a es­pe­rar. Co­mo equi­po chi­co, pro­te­gién­do­se de un gol­pe que lle­ga­ría inexo­ra­ble­men­te. Y pa­só. A los 11’, gra­cias a una ju­ga­da es­pec­ta­cu­lar de Jor­di Al­ba, el me­jor jun­to a Suá­rez. Ra­ki­tic abrió por la iz­quier­da y el la­te­ral lle­gó has­ta lí­nea de fon­do. El cha­rrúa arras­tró mar­cas pa­ra de­jar li­bre a Cou­tin­ho, que de­fi­nió tran­qui­la­men­te. Co­men­za­ba la fies­ta.

El Real Ma­drid se va­lió, cuan­do es­ca­pa­ba de la ne­bu­lo­sa men­tal, de in­ter­ven­cio­nes in­di­vi­dua­les in­sul­sas y re­ma­tes des­via­dos. La ma­yor par­te del tiem­po es­pe­ró en su can­cha, ti­mo­ra­to, con­te­ni­do en la de­fen­sa, pe­ro sin apli­ca­ción. Al­ba y Cou­tin­ho se die­ron un fes­tín por la iz­quier­da y le ade­lan­ta­ron Ha­llo­ween al po­bre Na­cho, que no vio una. Tan evi­den­te era la su­pe­rio­ri­dad por ese flan­co que Ba­le se vio obli­ga­do a ba­jar has­ta su área.

El aho­go que pro­vo­có el Bar­ce­lo­na con sus lí­neas ade­lan­ta­das, cau­só el se­gun­do gol. Fal­ta de Ra­fael Va­ra­ne so­bre Suá­rez que de­bió va­li­dar el VAR tras la du­da del ár­bi­tro. El cha­rrúa se en­car­gó de fi­ni­qui­tar, ajus­ta­do al pa­lo.

El es­ce­na­rio es­ta­ba ser­vi­do pa­ra una go­lea­da his­tó­ri­ca. Sin em­bar­go, en el se­gun­do tiem­po, el Real Ma­drid se acor­dó de sus ga­lo­nes. Sur­gió el aplo­mo y la al­ti­vez co­mo an­ti­cuer­po a la ver­güen­za. Jun­to con el in­gre­so de Lu­cas Váz­quez por Va­ra­ne, que le dio otro ai­re al ata­que —ade­más de con­te­ner a Al­ba— , los de Lo­pe­te­gui fue­ron am­plia­men­te su­pe­rio­res los pri­me­ros 20’. El Camp Nou que­dó en si­len­cio tras la se­gui­di­lla de apro­xi­ma­cio­nes del ri­val. El des­cuen­to de Mar­ce­lo, pre­ci­sa­men­te tras co­ne­xión en­tre Is­co y Váz­quez, hun­dió en som­bras al cua­dro cu­lé.

Ca­be­za­zos de Ben­ze­ma, dis­pa­ros de Is­co, ye­rros de Ba­le, un pos­te. Los me­ren­gues no ca­re­cie­ron de opor­tu­ni­da­des pa­ra igua­lar el par- ti­do. Pe­ro el pa­so del tiem­po de­vol­vió al Ba­rça al cam­po y per­mi­tió el ven­da­val. Suá­rez mar­có su tri­ple­te y Vidal, apro­ve­chan­do los po­cos mi­nu­tos, se sa­có las ga­nas de tum­bar al Ma­drid.

In­gre­só a los 84’ y no pa­ró de ir al fren­te. Cual nue­ve, acu­dió al co­ra­zón del área y se ele­vó pa­ra ano­tar­le el quin­to a Cour­tois. Lo ce­le­bró con to­do y jun­to a to­dos. La re­con­ci­lia­ción en­tre el Rey y el bar­ce­lo­nis­mo con­clu­yó con ese tes­ta­zo.

La Ca­sa Blan­ca se cae a pe­da­zos. Lo­pe­te­gui no dio la ta­lla y sus des­ti­tu­ción es un he­cho. Flo­ren­tino Pé­rez su­fre a Zi­da­ne y a Cris­tiano, y el día que se le ocu­rrió des­tro­zar a Es­pa­ña arre­ba­tán­do­le su se­lec­cio­na­dor. Hoy lo pa­ga, con una hu­mi­lla­ción en el es­ce­na­rio más do­lien­te co­mo re­ma­te, y dan­do gra­cias de que en­fren­te no es­tu­vie­ra Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.