La es­pe­ra

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - POR Mar­ce­lo Si­mo­net­ti

Es­pe­rar es un ar­te. No cual­quie­ra sa­be có­mo ha­cer­lo. Re­quie­re pa­cien­cia, tem­plan­za, to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y una con­vic­ción ab­so­lu­ta en la po­si­bi­li­dad de al­can­zar aque­llo que se es­pe­ra. Pe­né­lo­pe, en La Odi­sea, es­pe­ró du­ran­te vein­te años a que su ma­ri­do vol­vie­ra de la Gue­rra de Tro­ya. No fue­ron po­cos los que la pre­ten­die­ron en ese tiem­po, los que qui­sie­ron apro­ve­char­se de su so­le­dad pa­ra se­du­cir­la y con­quis­tar­la, pe­ro ella se las arre­gló pa­ra man­te­ner­los a ra­ya con el cuen­to del te­ji­do, en el que se em­pe­ña­ba de día y des­ha­cía de no­che (les ha­bía di­cho que una vez que ter­mi­na­ra una pren­da pa­ra el rey Laer­tes ele­gi­ría un nue­vo es­po­so).

Otro que sa­bía es­pe­rar era el fo­tó­gra­fo fran­cés Hen­ri Car­tier-Bres­son. El pa­dre del fo­to­rre­por­ta­je y crea­dor de la agen­cia Mag­num —don­de tra­ba­ja­ra nues­tro Ser­gio La­rraín— ins­ta­ló el con­cep­to del “ins­tan­te de­ci­si­vo”, ese mo­men­to en que el fo­tó­gra­fo “sor­pren­de a la vi­da en ¡fla­gran­te de­li­to!”. Pa­ra ello, ex­pli­ca­ba Car­tier-Bres­son, era pre­ci­so sa­ber aguar­dar, to­mar­se to­do el tiem­po del mun­do, a la es­pe­ra de que ese ins­tan­te de­ci­si­vo se di­bu­ja­ra de­lan­te de los ojos del fo­tó­gra­fo. En­ton­ces, ¡click!

Hay mu­chos que no han sa­bi­do es­pe­rar, que se han pre­ci­pi­ta­do ra­bio­sos y cie­gos ha­cia de­lan­te, co­mo un to­ro mo­ri­bun­do que em­bis­te al to­re­ro de turno, a sa­bien­das de que lo úni­co que les res­ta por ha­cer es ese arre­ba­to pos­tre­ro.

Es­cri­bo es­to mien­tras veo el par­ti­do en­tre el Bar­ce­lo­na y el Real Ma­drid, in­ten­tan­do ima­gi­nar qué es lo que pue­de sen­tir Ar­tu­ro Vidal vien­do a sus com­pa­ñe­ros co­rrer por el cam­po de­trás de la pe­lo­ta en cir­cuns­tan­cias que él, co­mo ha si­do des­de que lle­gó a las fi­las del Bar­ce­lo­na, es­pe­ra a que el téc­ni­co vuel­va la vis­ta ha­cia el ban­qui­llo de su­plen­tes pa­ra de­cir­le que ha lle­ga­do su ho­ra.

Si la es­pe­ra no es fá­cil pa­ra un chi­co que es­tá co­men­zan­do, su­pon­go que pa­ra Ar­tu­ro Vidal, quien prác­ti­ca­men­te las ha ofi­cia­do de ti­tu­lar des­de que ju­ga­ba en el Ro­de­lin­do Ro­mán, de­be ser to­da­vía más di­fí­cil, aun cuan­do vis­ta la ca­mi­se­ta de uno de los me­jo­res equi­pos del mun­do. Tam­po­co de­be ser fá­cil in­gre­sar al cam­po de jue­go a fal­ta de vein­te, diez o cin­co mi­nu­tos. Es co­mo in­ten­tar to­mar un bus cuan­do ya se pu­so en mar­cha. Pe­ro Vidal lo ha he­cho. Ha ju­ga­do a cuen­ta­go­tas. Ha te­ni­do que dar lo me­jor de sí en un cuar­to de ho­ra o me­nos. Y aun­que ha­ya si­do po­co tiem­po, ha cum­pli­do lo que Val­ver­de le ha pe­di­do.

Ayer el Nou Camp ya era una fies­ta cuan­do el téc­ni­co blau­gra­na vol­vió la mi­ra­da al ban­qui­llo pa­ra de­cir­le que en­tra­ra. Vidal sal­tó a la can­cha co­mo si el par­ti­do re­cién hu­bie­ra co­men­za­do; ape­lan­do al co­ra­je, a su des­plie­gue y al ta­len­to. Cuan­do Dem­be­lé des­bor­dó por la iz­quier­da y ele­vó el cen­tro, él ya co­rría bus­can­do esa pe­lo­ta. ¿Cuán­tas ve­ces he­mos vis­to a Vidal me­ter ese ca­be­za­zo?, ¿cuán­tas ve­ces lo he­mos gri­ta­do an­tes de que su fren­te ha­ga con­tac­to con el ba­lón?, ¿cuán­tas ve­ces lo he­mos ce­le­bra­do? Lo de ayer fue es­pe­cial, cla­ro. Fue el pri­mer gol del chi­leno con la ca­mi­se­ta del Bar­ce­lo­na. Tam­bién fue una for­ma de de­cir­le al téc­ni­co que no im­por­ta cuán­do ni dón­de, él siem­pre sa­brá res­pon­der. Por­que, ¿quién po­dría po­ner en du­da el ta­len­to de Vidal?, ¿quién po­dría ob­je­tar su des­plie­gue?

Vidal vol­vió a ser el que siem­pre ha si­do. Aun­que el par­ti­do ya es­ta­ba re­suel­to. Aun­que la de­fen­sa del Real Ma­drid era ca­si una tro­pa de ca­dá­ve­res. Pe­ro hay que es­tar ahí, en el Nou Camp, con 90 mil per­so­nas en las gra­das, pa­ra me­ter ese ca­be­za­zo y sa­lir fes­te­jan­do con los bra­zos en al­to. Pa­ra Bar­ce­lo­na fue el 5-1, la­pi­da­rio, de­fi­ni­ti­vo. Pa­ra Vidal, un pre­mio a sa­ber es­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.