Hum­ber­to Ló­pez, el Pa­rao

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER -

Sa­lía ju­gan­do co­mo Elías Fi­gue­roa, su ído­lo, con una apos­tu­ra muy er­gui­da, lo que dio ori­gen a su apo­do: Pa­rao. “De­cían que mi es­ti­lo de ca­mi­nar y co­rrer era muy pa­ra­do”, cuen­ta Hum­ber­to Se­bas­tián Ló­pez Flo­res, quien na­ció el 23 de fe­bre­ro de 1949 en Los Án­ge­les ( cum­plió 69 años). Me­día 1,78 me­tros y pe­sa­ba 71 ki­los.

Sus ini­cios fue­ron en los clu­bes de ba­rrio Atlas, De­por­tes Bol­són y Es­tre­lla de Chi­le. Ac­tuó en De­por­tes Los Án­ge­les (1968), Ibe­ria de Los Án­ge­les (1969 a 1971), De­por­tes La Se­re­na (1972 y 1973), Lo­ta Sch­wa­ger (1974 y 1975), Ever­ton (1976 a 1978), Na­val (1979 a 1982), Ar­tu­ro Fer­nán­dez Vial (1983), De­por­tes Con­cep­ción (1983) e Ibe­ria Bío Bío (1984 a 1989).

“Siem­pre fui za­gue­ro cen­tral en la iz­quier­da, pe­ro en Ibe­ria el en­tre­na­dor Ali­cel Bel­mar me pu­so de la­te­ral iz­quier­do. Me cos­tó mu­cho al prin­ci­pio, por­que te­nía la lí­nea al la­do y es- ta­ba obli­ga­do a ju­gar ha­cia la de­re­cha. Re­cu­pe­ra­ba la pe­lo­ta, se la da­ba a los me­dio­cam­pis­tas y subía bus­can­do la es­pal­da de los de­fen­sas ri­va­les. Así hi­ce ocho go­les en 1969 y nue­ve en 1970”.

Ló­pez no ha­bía pen­sa­do en ser ju­ga­dor pro­fe­sio­nal: “Es­tu­dia­ba en la Es­cue­la In­dus­trial, téc­ni­co en má­qui­nas y he­rra­mien­tas, en el fút­bol no me pa­ga­ban nun­ca y te­nía pla­nes de ca­sa­mien­to. Jus­to me ven­die­ron a De­por­tes La Se­re­na”.

Al de­fen­der a los pa­pa­ye­ros en­fren­tó a los dos de­lan­te­ros más di­fí­ci­les que tu­vo en su ca­rre­ra: “Car­los Cas­zely y Leo­nar­do Vé­liz, de Co­lo Co­lo, eran una má­qui­na. Ins­pi­ra­ban res­pe­to”.

En Lo­ta Sch­wa­ger, fue sub­cam­peón de la Co­pa Chi­le 1975 con el Chue­co Me­re­llo y el Hip­pie Ji­mé­nez, y con Con­so­mé Oyar­zún co­mo pre­pa­ra­dor fí­si­co.

En 1976 fir­mó en Ever­ton, de Vi­ña del Mar. “Pe­dro Mo­ra­les ar­mó una ver­da­de­ra se­lec­ción, los que lle­ga­ron ve­nían con tí­tu­los: el Po­lo Va­lle­jos y el Fla­co Spe­da­let­ti en Unión Es­pa­ño­la; Ma­rio Ga­lin­do en Co­lo Co­lo; Gui­ller­mo Azó­car, Car­los Cá­ce­res y Ma­rio Sa­li­nas en Hua­chi­pa­to; el uru­gua­yo Po- cho Bru­nel en Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo; el Lo­co Ce­ba­llos… To­dos fir­ma­mos por tres años, por­que el pro­yec­to era ser cam­peón en ese lap­so, pe­ro lo hi­ci­mos el pri­mer año. De an­tes es­ta­ban Chi­co­mi­to Mar­tí­nez, Cha­ro­la Gon­zá­lez y el Mono Zú­ñi­ga, y el Ne­gro Ahu­ma­da re­gre­só des­de Mé­xi­co y en una rueda hi­zo 10 go­les”.

Mo­ra­les lo pu­so de vo­lan­te de con­ten­ción. “Me di­jo que yo te­nía las con­di­cio­nes pa­ra ac­tuar en ese pues­to por apli­ca­ción, téc­ni­ca y jue­go co­lec­ti­vo. En los pri­me­ros par­ti­dos me can­sé mu­cho, por­que te­nía que co­rrer más. En ese tiem­po se ju- ga­ba con un so­lo vo­lan­te de con­ten­ción: adi­vi­na­ba la ju­ga­da, lle­ga­ba jus­to, ama­ga­ba y me preo­cu­pa­ba del fút­bol, no de dar gol­pes”.

¿Cuál es su par­ti­do inol­vi­da­ble? “La se­gun­da de­fi­ni­ción con Unión Es­pa­ño­la, cuan­do ga­na­mos 3-1 en el Na­cio­nal y di­mos la vuel­ta olím­pi­ca”.

No tu­vo opor­tu­ni­da­des en la Se­lec­ción. “Es­tan­do Elías Fi­gue­roa y Al­ber­to Quintano era im­po­si­ble co­mo de­fen­sa. An­tes de las Eli­mi­na­to­rias de 1977, fui ele­gi­do el me­jor 6 del cam­peo­na­to, pe­ro Cau­po­li­cán Pe­ña, en­tre­na­dor de Pa­les­tino, se in­cli­nó por Ro­dol­fo Du­bó, que era de su equi­po”.

De re­gre­so en el sur, Ló­pez al­ter­nó en las po­si­cio­nes de za­gue­ro cen­tral y vo­lan­te de con­ten­ción. “El Cla­vo Her­nán Go­doy me pi­dió de 6 en Fer­nán­dez Vial, pe­se a que allí es­ta­ba el Pe­lao Acos­ta”.

Ló­pez se cla­si­fi­có cam­peón con Ibe­ria Bío Bío en la Co­pa Po­lla Gol 1984 y fi­na­li­zó su ca­rre­ra en 1989, a los 40 años. Des­pués fue en­tre­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.