Epo­pe­ya en El Sal­va­dor

Dos tan­tos en los des­cuen­tos tor­cie­ron un des­tino que fa­vo­re­cía a Wan­de­rers por tres go­les y que ter­mi­nó por com­ple­tar una re­mon­ta­da his­tó­ri­ca pa­ra Co­bre­sal. Los por­te­ños no lo pue­den creer.

La Tercera - El Deportivo - - EL CÓRNER - Ma­tías Of­fre­di

“Fui­mos bas­tan­te re­gu­la­res y nos me­re­ce­mos la po­si­bi­li­dad de pe­lear el as­cen­so”. EVER CAN­TE­RO DE­LAN­TE­RO DE CO­BRE­SAL

“Ten­go amar­gu­ra, por­que en el ini­cio se nos dio bien. Cin­co par­ti­dos en 14 días nos pa­só la cuen­ta”. MI­GUEL RA­MÍ­REZ D.T. DE WAN­DE­RERS

Una ha­za­ña. Un mi­la­gro. Pa­la­bras que des­cri­ben lo he­cho por Co­bre­sal an­te San­tia­go Wan­de­rers. Fal­tan­do cin­co mi­nu­tos pa­ra que fi­na­li­za­ra el en­cuen­tro, el De­cano es­ta­ba cla­si­fi­can­do. En al­gún mo­men­to es­tu­vo 3 a 0 arri­ba en el mar­ca­dor glo­bal. Pe­ro el amor pro­pio de los lo­ca­les tor­ció el des­tino. Dos go­les en el epí­lo­go los de­po­si­ta­ron en la de­fi­ni­ción por el as­cen­so a Pri­me­ra Di­vi­sion. El 4-1 de­fi­ni­ti­vo, que es­ta­ble­ció el 4-3 glo­bal, pro­vo­có un es­ta­lli­do en una ciu­dad acos­tum­bra­da al si­len­cio. Así es el fút­bol.

El pri­mer tiem­po es­tu­vo re­ple­to de emo­cio­nes. Am­bos equi­pos, con ideas di­fe­ren­tes pa­ra ata­car, ofre­cie­ron un gran es­pec­tácu­lo. Por un la­do, los ca­tu­rros tra­ta­ban de aso­ciar­se y avan­zar en blo­que a cam­po con­tra­rio. Se ade­lan­ta­ron en el mar­ca­dor ape­nas co­men­zó el en­cuen­tro. Un re­ma­te con mu­cha po­ten­cia de En­zo Gu­tié­rrez que se in­crus­tó en el án­gu­lo.

En cam­bio, los mi­ne­ros in­ten­ta­ron un jue­go di­rec­to. La ve­lo­ci­dad de sus ex­tre­mos y la can­cha len­ta que fre­na­ba la pe­lo­ta ten­ta­ban a los vo­lan­tes lo­ca­les a apro­ve­char el pa­se lar­go. No se de­ses­pe­ra­ron lue­go de que­dar tem­pra­na­men­te aba­jo en el re­sul­ta­do. Los di­ri­gi­dos por Gus­ta­vo Huer­ta die­ron vuel­ta el par­ti­do con dos golazos. El pri­me­ro fue un gran ti­ro de Juan Gae­te que de­jó sin op­cio­nes al ar­que­ro ri­val. El se­gun­do, una vo­lea sin án­gu­lo de Ever Can­te­ro que de­fi­nió co­mo Mar­co Van Bas­ten en 1988 al se­gun­do pa­lo.

La se­gun­da mi­tad fue de me­nor ni­vel. Las emo­cio­nes es­ta­ban re­ser­va­das pa­ra el fi­nal. Co­bre­sal so­lo ne­ce­si­ta­ba un gol pa­ra lle­var la de­fi­ni­ción a pe­na­les. Pe­ro el cua­dro por­te­ño se de­fen­dió bien y los pa­ses lar­gos de los lo­ca­les ya no ha­cían tan­to da­ño.

Cuan­do to­do pa­re­cía au­gu­rar una tar­de amar­ga pa­ra los mi­ne­ros, el fút­bol le gui­ñó el ojo a los lo­ca­les y les ten­dió una mano. Esa que ha­ce tan lin­do es­te de­por­te. El jue­go de los im­pon­de­ra­bles y de los sen­ti­mien­tos. Un es­ta­do de áni­mo que cam­bia cons­tan­te­men­te. Co­mo lo de­fi­nió Dan­te Pan­ze­ri: “La di­ná­mi­ca de lo im­pen­sa­do”. Un ca­be­za­zo de Me­sías, que hon­ró a su ape­lli­do, en el pri­mer mi­nu­to de des­cuen­to, se hi­zo pre­sen­te pa­ra re­di­mir a sus com­pa­ñe­ros y obli­gar, aun­que sea, la de­fi­ni­ción por pe­na­les. Pe­ro el des­tino te­nía otra sor­pre­sa. Un mi­nu­to des­pués, Ce­re­zo co­me­te un in­fan­til pe­nal y les da la opor­tu­ni­dad so­ña­da a los mi­ne­ros. Can­te­ro aga­rró la pe­lo­ta y le pe­gó con la ilu­sión de que esa pe­lo­ta be­sa­ra la red. Y lo hi­zo. Gri­tos de ale­gría y desaho­go. Ca­ras de des­con­cier­to en Wan­de­rers. El fut­bol, co­mo tan­tas ve­ces, te ofre­ce es­tos mi­la­gros. Ayer, el ben­de­ci­do fue Co­bre­sal, que sue­ña con vol­ver a Pri­me­ra.

Co­bre­sal fes­te­ja con el al­ma la ha­za­ña con­se­gui­da en El Sal­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.