Con­se­jos pa­ra afron­tar el pri­mer día de cla­ses

Co­men­zar la eta­pa es­co­lar mar­ca un an­tes y un des­pués en la vi­da de un ni­ño. Por lo mis­mo, co­noz­ca có­mo apo­yar a su hi­jo en es­ta eta­pa, de qué ma­ne­ra mo­ti­var­lo a ir al co­le­gio y qué ha­cer pa­ra cal­mar sus mie­dos y te­mo­res.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te M.

El pri­mer día de cla­ses es un mo­men­to muy es­pe­cial. Pa­ra los pa­dres sig­ni­fi­ca fe­li­ci­dad y or­gu­llo de ver a sus hi­jos em­pe­zar una nue­va eta­pa y pa­ra los niños es un nue­vo mun­do y se sien­ten emo­cio­na­dos y “más gran­des” por ir al co­le­gio. Sin em­bar­go, so­bre to­do pa­ra los que no han asis­ti­do al jar­dín in­fan­til, pue­de ser di­fí­cil se­pa­rar­se de los pa­dres. Se tra­ta de nue­va si­tua­ción nue­va que pue­de asus­tar.

Se­gún ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Liz Ama­dor, el rol de los pa­dres es fun­da­men­tal. “Es im­por­tan­te co­mu­ni­car­le cons­tan­te­men­te al ni­ño que crean en sus ca­pa­ci­da­des, que se­rá un buen año pa­ra él, que po­drá apren­der mu­chas co­sas im­por­tan­tes y que los pa­dres siem­pre es­ta­rán aten­tos a sus ne­ce­si­da­des. Se de­be ayu­dar al ni­ño pa­ra que se pro­pon­ga me­tas (rea­les) y for­ta­le­cer su au­to­es­ti­ma mos­trán­do­le con­fian­za en sus lo­gros, aun­que siem­pre mos­tran­do que se pue­de equi­vo­car y que pue­de vol­ver a co­men­zar (per­se­ve­ran­cia y re­si­lien­cia)”, co­men­ta.

Adap­ta­ción

Por lo ge­ne­ral, los niños en­fren­tan su pri­mer día de cla­ses de dis­tin­tas for­mas, lo que de­pen­de­rá de fac­to­res co­mo su tem­pe­ra­men­to, for­ma de re­la­cio­nar­se con el en­torno y la ca­pa­ci­dad que tie­nen de adap­ta­ción. Aún así, du­ran­te los pri­me­ros días es co­mún ver es­ce­nas de llan­to en los niños. De acuer­do a la psi­có­lo­ga, son te­mo­res que tie­nen re­la­ción con la an­sie­dad de se­pa­ra­ción, es la emo­ción de sen­tir mie­do y creen­cia de que los pa­dres no vol­ve­rán por él. “Fren­te a es­to, es ne­ce­sa­rio que los pa­dres ha­blen con los niños an­tes, les ex­pli­quen que es pro­ba­ble que cuan­do va­yan al co­le­gio sien­tan es­tas emo­cio­nes y que ellos sí vol­ve­rán a bus­car­los siem­pre, pues los aman in­con­di­cio­nal­men­te. Tam­bién es una bue­na he­rra­mien­ta plan­tear a los niños que con se­gu­ri­dad se en­con­tra­rán con otros niños que ten­drán te­mor y llo­ra­rán por ello, y que pue­de ser de ayu­da que el ni­ño cal­me a sus com­pa­ñe­ros ex­pli­cán­do­les lo que los pa­dres le han enseñado. De ese mo­do el ni­ño po­ne su aten­ción en ayu­dar a otros y tie­ne la tran­qui­li­dad de que los pa­dres vol­ve­rán al fi­nal de la jor­na­da es­co­lar”, ase­gu­ra Liz.

De es­ta for­ma, los te­mo­res, llan­tos y pa­ta­le­tas de­be­rían dis­mi­nuir al pa­sar un par de se­ma­nas.

En el ca­so de los niños que pre­sen­tan te­mor a “lo so­cial” y les cuen­ta ge­ne­rar víncu­los gra­tos, ya sea por ti­mi­dez o ba­ja au­to­es­ti­ma, es re­co­men­da­ble que los pa­dres con­ver­sen con la pro­fe­so­ra je­fe, so­li­ci­ten su apo­yo y pue­dan en con­jun­to tra­ba­jar por el bie­nes­tar del me­nor. La va­li­da­ción ver­bal de sus lo­gros, la in­clu­sión del ni­ño en gru­pos de tra­ba­jo y cui­da­do fren­te a po­si­bles bur­las de otros niños, por ejem­plo, se­rán cla­ve en es­te pro­ce­so.

En la sa­la de cla­ses

Una for­ma de ayu­dar a los pe­que­ños en su pri­mer día de cla­ses es que los pa­dres se mues­tren siem­pre pre­sen­tes. Ade­más, pue­den en­fa­ti­zar en que el ni­ño ya es­tá gran­de y que en el co­le­gio po­drá a apren­der co­sas nue­vas y en­con­trar ami­gos. La cla­ve es que el ni­ño ge­ne­re ma­yor se­gu­ri­dad y con­fian­za en sí mis­mo.

“Es re­co­men­da­ble que los pa­dres ten­gan la li­ber­tad de acom­pa­ñar­lo a la sa­la y que­dar­se un mo­men­to, co­no­cer y ellos pre­sen­tar­le el pro­fe­sor al ni­ño, ex­pli­car­le que esa per­so­na es­ta­rá siem­pre cui­dan­do de él y que cual­quier co­sa que le su­ce­da pue­de con­tár­se­lo”, di­ce la es­pe­cia­lis­ta. Por otra par­te, es­ta ac­ción evi­den­cia un ma­yor in­vo­lu­cra­mien­to de los pa­dres en la nue­va eta­pa que co­mien­za a vi­vir su hi­jo.

La di­ná­mi­ca una vez fi­na­li­za­da la jor­na­da es­co­lar tam­bién es de gran ayu­da pa­ra mo­ti­var a los pe­que­ños. Es muy pro­ba­ble que los niños lle­guen a la ca­sa con de­seos de con­tar lo su­ce­di­do; qué les pa­re­ció el pro­fe­sor, có­mo es­tán los com­pa­ñe­ros, có­mo se sin­tió, en­tre otros te­mas. “Por lo tan­to, los pa­dres de­be­rían re­ci­bir al hi­jo dis­pues­tos a con­ver­sar y es­cu­char lo que él quie­re y ne­ce­si­ta ex­pre­sar, de ese mo­do se va­li­da su im­por­tan­te rol de es­tu­dian­te. Una bue­na es­tra­te­gia es re­ci­bir­les con al­go es­pe­cial que mar­que el ini­cio de es­te ci­clo, con la de­fi­ni­ción de ex­pec­ta­ti­vas, con el re­for­za­mien­to de la au­to­es­ti­ma de los hi­jos, y con una ce­le­bra­ción sencilla pe­ro ri­tua­li­za­da. Es­to se pue­de rea­li­zar to­dos los años”, acon­se­ja Ama­dor.

Igual­men­te, se re­co­mien­da aco­ger las du­das y em­pa­ti­zar con los te­mo­res que el ni­ño pue­da ma­ni­fes­tar res­pec­to de es­te nue­vo desafío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.