Cam­bios y avan­ces que Chi­le ne­ce­si­ta en ma­te­ria la­bo­ral

Se tra­ta de una alian­za pú­bli­co-pri­va­da que tie­ne por desafío re­du­cir la bre­cha de género y au­men­tar la participación eco­nó­mi­ca de las mu­je­res en nues­tro país.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales De La Tercera - Por: Macarena Uriar­te M.

Pro­mo­vi­da por el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo y el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, la Ini­cia­ti­va de Pa­ri­dad de Género Chi­le (IPG) fue pre­sen­ta­da ofi­cial­men­te el 6 de di­ciem­bre de 2016, pa­ra ase­gu­rar una ma­yor y me­jor participación de la mujer en la fuer­za la­bo­ral.

Ale­jan­dra Se­púl­ve­da, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va IPG Chi­le y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Co­mu­ni­dad Mujer, ex­pli­ca más so­bre es­te pro­yec­to que bus­ca in­te­grar a más mu­je­res en la eco­no­mía y ce­rrar las bre­chas de género.

¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos de la Ini­cia­ti­va de Pa­ri­dad de Género?

La Ini­cia­ti­va de Pa­ri­dad de Género Chi­le (IPG), es una pla­ta­for­ma pú­bli­co-pri­va­da que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo in­te­grar a más mu­je­res en la eco­no­mía e im­ple­men­tar me­jo­res prác­ti­cas pa­ra ayu­dar a ce­rrar las bre­chas de género en opor­tu­ni­da­des y em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co al in­te­rior del país. La ini­cia­ti­va im­ple­men­ta­rá 10 me­di­das, que in­clu­yen po­lí­ti­cas pú­bli­cas e ini­cia­ti­vas pri­va­das y con­vo­can, por tan­to, a ac­to­res de gobierno, de la so­cie­dad ci­vil y a las empresas pri­va­das a la re­duc­ción de las bre­chas eco­nó­mi­cas de género, apun­tan­do al cum­pli­mien­to de tres ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos: Au­men­tar la participación la­bo­ral fe­me­ni­na, vi­si­bi­li­zar y re­du­cir las bre­chas sa­la­ria­les de género y dis­mi­nuir las ba­rre­ras al as­cen­so fe­me­nino y au­men­tar su pre­sen­cia en al­tos car­gos.

A ni­vel mun­dial, ¿qué lu­gar ocu­pa Chi­le en el Ín­di­ce Glo­bal de Bre­cha de Género?

Chi­le se ubi­ca en la po­si­ción nú­me­ro 70, de 144 paí­ses. Sin em­bar­go, en re­la­ción con el sub­ín­di­ce de Participación y Opor­tu­ni­da­des Eco­nó­mi­cas, cae al lu­gar 119. Es­te sub­ín­di­ce in­clu­ye la me­di­ción so­bre participación la­bo­ral fe­me­ni­na (lu­gar 92), bre­chas sa­la­ria­les de género (133) y ba­rre­ras al as­cen­so a car­gos eje­cu­ti­vos o de ma­yor je­rar­quía (lu­gar 84). Es­ta po­si­ción se ex­pli­ca en gran par­te por­que hoy las mu­je­res re­ci­ben sa­la­rios más ba­jos que los hom­bres, sien­do el sín­to­ma más evi­den­te de las de­sigua­les con­di­cio­nes la­bo­ra­les en­tre mu­je­res y hom­bres.

Las es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les -Nue­va En­cues­ta Su­ple­men­ta­ria de In­gre­sos (NESI) 2015– mues­tran que en pro­me­dio las mu­je­res ga­nan 31,6% me­nos que los hom­bres (402 mil y 587 mil, en pro­me­dio, res­pec­ti­va­men­te). Aho­ra bien, al te­ner ellas jor­na­das la­bo­ra­les más cor­tas, con­vie­ne tam­bién ana­li­zar la di­fe­ren­cia en re­mu­ne­ra­cio­nes en tér­mi­nos de ho­ra tra­ba­ja­da, lo que arro­ja una bre­cha de 20%, en des­me­dro de las mu­je­res. Ci­fra que se ha man­te­ni­do inal­te­ra­ble en los úl­ti­mos 25 años. A la vez, las mu­je­res hoy en el país tie­nen ba­jí­si­ma participación en car­gos de li­de­raz­go en las or­ga­ni­za­cio­nes.

Las bre­chas de género en el mun­do la­bo­ral res­pon­den a pro­ce­sos de mu­cha com­ple­ji­dad, co­bran­do es­pe­cial re­le­van­cia las de­ter­mi­nan­tes cul­tu­ra­les, or­ga­ni­za­cio­na­les y le­ga­les.

¿De qué ma­ne­ra se pue­de fo­men­tar una ma­yor participación la­bo­ral fe­me­ni­na en nues­tro país? ¿Cuá­les son los desafíos en es­te ám­bi­to?

La Ini­cia­ti­va de Pa­ri­dad de Género Chi­le pro­po­ne dos me­di­das pa­ra au­men­tar la participación la­bo­ral fe­me­ni­na. En pri­mer lu­gar, la im­ple­men­ta­ción del en­fo­que de género en las po­lí­ti­cas de re­cur­sos hu­ma­nos de las empresas, la cual se re­fie­re a abor­dar las bre­chas exis­ten­tes en­tre hom­bres y mu­je­res en la participación la­bo­ral, el sa­la­rio y el ac­ce­so a pues­tos de li­de­raz­go. En se­gun­do lu­gar, pro­mo­ver la di­fu­sión del Sub Sis­te­ma Na­cio­nal de Cui­da­do, que res­pon­de al diag­nós­ti­co so­bre la per­sis­ten­cia de una tra­di­cio­nal di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo en las fa­mi­lias chi­le­nas, la fal­ta de co­rres­pon­sa­bi­li­dad y sus im­pli­can­cias en la participación la­bo­ral de las mu­je­res.

Si bien en las úl­ti­mas dé­ca­das se ha du­pli­ca­do la in­ser­ción la­bo­ral de las mu­je­res, aún son mu­chas las que, es­tan­do en edad ac­ti­va, no par­ti­ci­pan del tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do. A me­di­da que au­men­ta la vul­ne­ra­bi­li­dad, hay me­nos con­di­cio­nes pa­ra in­gre­sar al mer­ca­do del tra­ba­jo.

¿Qué avan­ces hay en cuan­to a la Ley de Igual­dad Sa­la­rial?

Des­de su apro­ba­ción en 2009, la ley 20.348 de igual­dad sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res no ha pro­du­ci­do cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en cuan­to a bre­cha sa­la­rial. Algunas de las ra­zo­nes que po­drían ex­pli­car la ba­ja efec­ti­vi­dad de la ley es que no con­tie­ne un me­ca­nis­mo efi­caz que la im­ple­men­te, pues fal­tan pa­rá­me­tros ob­je­ti­vos con los que com­pa­rar un tra­ba­jo y su re­mu­ne­ra­ción; su­ma­do a que po­cos tra­ba­ja­do­res (sin­di­ca­tos) y em­plea­do­res (RR.HH.) co­no­cen la ley y la Di­rec­ción del Tra­ba­jo no tie­ne ca­pa­ci­dad fis­ca­li­za­do­ra. Se tra­ta de una ley que no afec­ta a to­das las empresas, sino só­lo a las con 200 o más tra­ba­ja­do­res, de­jan­do, por ejem­plo, a las PY­MES fue­ra de es­ta obli­ga­ción. Por otro la­do, el in­cum­pli­mien­to de la ley se cas­ti­ga con una mul­ta, no con la igua­la­ción de los sa­la­rios. Ha­bría que mo­di­fi­car un con­jun­to im­por­tan­te de nor­mas e ins­ti­tu­cio­nes pa­ra lo­grar la efec­ti­vi­dad de es­ta nor­ma­ti­va, ade­más de in­cen­ti­var a las empresas y a los sin­di­ca­tos a po­ner es­te te­ma en­tre sus prio­ri­da­des.

Ale­jan­dra Se­púl­ve­da, se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va IPG Chi­le y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Co­mu­ni­da­dMu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.