In­glés, el idio­ma del mun­do de los ne­go­cios

En el ám­bi­to de la de ad­mi­nis­tra­ción y eco­no­mía es pri­mor­dial te­ner un buen ni­vel de in­glés, ya que gran par­te de las lec­tu­ras son en es­te idio­ma. Ade­más, pa­ra las reunio­nes de tra­ba­jo es in­dis­pen­sa­ble con­tar con es­tas ha­bi­li­da­des.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales De La Tercera - Por: Jor­ge Alia­ga San­do­val

Una he­rra­mien­ta cla­ve al mo­men­to de es­tu­diar un MBA es sa­ber in­glés. En es­ta ca­rre­ra de post­gra­do es co­mún que los alum­nos ten­gan que leer pa­pers con un in­glés más téc­ni­co y de los que no sue­le siem­pre ha­ber una tra­duc­ción a mano. Asi­mis­mo, las reunio­nes de ne­go­cios, que abun­dan en es­te ru­bro, ha­bi­tual­men­te son en in­glés.

Ál­va­ro Gó­mez Orre­go es do­cen­te de in­glés uni­ver­si­ta­rio con 10 años de ex­pe­rien­cia, ha dic­ta­do cla­ses a ca­rre­ras de post­gra­do del área de ad­mi­nis­tra­ción y eco­no­mía, y co­no­ce los be­ne­fi­cios que le otor­ga ma­ne­jar es­te idio­ma uni­ver­sal a los es­tu­dian­tes de es­tos pro­gra­mas uni­ver­si­ta­rios. “En el mun­do glo­ba­li­za­do es fun­da­men­tal que lo vean co­mo un ins­tru­men­to que va a ser un buen puen­te de co­mu­ni­ca­ción de las cul­tu­ras y to­do lo re­la­cio­na­do con el mun­do de los ne­go­cios. Es muy di­ná­mi­co, rá­pi­do y agre­ga va­lor. Ade­más, sir­ve pa­ra la vi­da, las re­la­cio­nes so­cia­les, pa­ra los via­jes y nue­vas ex­pe­rien­cias”, ex­pli­ca.

Es­te aca­dé­mi­co, agre­ga que el in­glés que se re­quie­re en MBA, es­tá orien­ta­do al desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des de ne­go­cia­ción. “Lo ideal es que los es­tu­dian­tes sean ca­pa­ces de pre­sen­tar sus pro­yec­tos en otro idio­ma. Si se quie­ren per­fi­lar por el área de ven­der pro­yec­tos, la ha­bi­li­dad de pro­duc­ción oral es fun­da­men­tal. Si quie­ren de­di­car­se a es­cri­bir, ana­li­zar, in­ves­ti­gar o al área aca­dé­mi­ca, la par­te es­cri­ta es re­le­van­te. Aun­que las cua­tro ha­bi­li­da­des son pri­mor­dia­les: com­pren­sión au­di­ti­va, com­pren­sión lec­to­ra, pro­duc­ción oral y es­cri­ta”, re­sal­ta. Tes­ti­mo­nio de una es­tu­dian­te

Ca­ta­li­na Ibá­ñez So­to­ma­yor (32) es in­ge­nie­ra co­mer­cial. En el 2016, egre­só de un MBA, cur­só es­te pro­gra­ma de­ci­di­da a in­terio­ri­zar­se más en el ám­bi­to de los ne­go­cios. “Un MBA te apor­ta y te da una mi­ra­da más glo­bal de có­mo se es­tán ha­cien­do los ne­go­cios, ya que que­ría co­no­cer reali­da­des de otras in­dus­trias. Los ca­sos de es­tu­dio, te apor­tan mu­cho en la ges­tión que uno pue­de te­ner en la em­pre­sa”, di­ce.

Ca­ta­li­na con­ta­ba con la for­ta­le­za de es­tar ins­trui­da en in­glés, lo que le fa­ci­li­tó su tran­si­tar por la ca­rre­ra. “La ver­dad, el in­glés fue fun­da­men­tal, por­que el ma­te­rial que se es­tu­dia­ba era en in­glés, to­dos los ca­sos de es­tu­dio te­nían un in­glés más téc­ni­co. Ca­si nun­ca ha­bían tra­duc­cio­nes al es­pa­ñol de esos tex­tos”, co­men­ta. Apren­dió gra­cias a un Wor­king Ho­li­day, que reali­zó en Nue­va Ze­lan­da en­tre 2009 y 2010. Du­ran­te esa ex­pe­rien­cia, tu­vo la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar en el sec­tor agrí­co­la y de tu­ris­mo. “En el fon­do po­día man­te­ner una con­ver­sa­ción flui­da con una per­so­na con in­glés na­ti­vo, po­día ex­pre­sar mis pen­sa­mien­tos en in­glés, has­ta so­ña­ba en in­glés”, agre­ga.

De­bi­do a que Ca­ta­li­na do­mi­na­ba un ni­vel acep­ta­ble de in­glés pu­do pos­tu­lar pa­ra asis­tir a un en­cuen­tro lla­ma­do Glo­bal Net­work for Ad­van­ced Ma­na­ge­ment (GNAM) en Tur­quía, en re­pre­sen­ta­ción de su uni­ver­si­dad y el que se reali­zó du­ran­te una se­ma­na en oc­tu­bre de 2016. “Eran cla­ses don­de se tra­ba­ja­ba en equi­po. Me to­có com­par­tir en mi equi­po con es­tu­dian­tes de ne­go­cios de Es­ta­dos Uni­dos, Tur­quía, Bra­sil, In­gla­te­rra y Ca­na­dá. Se tra­ta­ron te­mas co­mo los mer­ca­dos emer­gen­tes en­fo­ca­dos en la reali­dad tur­ca. Fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa, no co­no­cía ese país y me en­can­tó la co­mi­da y la gen­te”, re­sal­ta.

“La ver­dad el in­glés fue fun­da­men­tal, por­que el ma­te­rial que se es­tu­dia­ba era en in­glés, to­dos los ca­sos de es­tu­dio te­nían un in­glés más téc­ni­co. Ca­si nun­ca ha­bían tra­duc­cio­nes al es­pa­ñol de esos tex­tos”. Ca­ta­li­na Ibá­ñez So­to­ma­yor, in­ge­nie­ra co­mer­cial y MBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.