To­dos los sen­ti­dos en­fo­ca­dos en la con­duc­ción

Si va a ma­ne­jar, lo más im­por­tan­te es con­cen­trar­se en la ac­ción que desa­rro­lla­rá y evi­tar ma­ni­pu­lar te­lé­fo­nos mó­vi­les, ma­qui­llar­se o co­mer. Ello, por­que lo dis­trae­rá de lo re­le­van­te.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales De La Tercera - Por: Ar­men Fi­ca Do­no­so

¿Sa­bía us­ted que los con­duc­to­res que uti­li­zan el ce­lu­lar mien­tras guían su vehícu­lo co­rren un ries­go cua­tro ve­ces su­pe­rior de ver­se in­vo­lu­cra­dos ellos y sus acom­pa­ñan­tes en un ac­ci­den­te de trán­si­to? To­do pue­de es­pe­rar al mo­men­to de desa­rro­llar es­ta ac­ti­vi­dad, es­pe­cial­men­te aque­llos dis­po­si­ti­vos o ac­cio­nes que pue­den res­tar sus sen­ti­dos de lo fun­da­men­tal que es man­te­ner­se con­cen­tra­do.

La Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad de Trán­si­to, así lo en­fa­ti­za y aña­de un dato cla­ve: la dis­trac­ción en la con­duc­ción es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de siniestros y la ope­ra­ción de te­lé­fo­nos mó­vi­les es ca­ta- lo­ga­da co­mo una ac­ti­vi­dad que re­vis­te al­ta pe­li­gro­si­dad.

Des­de la en­ti­dad ad­vier­ten que el tiem­po pro­me­dio en que la vis­ta se des­vía al cha­tear en el ce­lu­lar es de cin­co se­gun­dos: si se via­ja a 60 ki­ló­me­tros por ho­ra equi­va­le a re­co­rrer más de 80 me­tros a cie­gas (me­dia cua­dra apro­xi­ma­da­men­te). Por ese mo­ti­vo re­sal­tan que la con­duc­ción es una ta­rea que exi­ge en­fo­car to­dos los sen­ti­dos pa­ra dis­mi­nuir al má­xi­mo la po­si­bi­li­dad de su­frir un ac­ci­den­te.

Se­gún un in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, ma­ni­pu­lar un te­lé­fono in­te­li­gen­te mien­tras ma­ne­ja es si­mi­lar a con­du­cir en es­ta­do de ebrie­dad, da­do que re­pli­ca con­duc­tas pa­re­ci­das co­mo la pér­di­da de re­fle­jos al vo­lan­te. En ese con­tex­to, es po­si­ble afir­mar que guiar un vehícu­lo ba­jo es­tas con­di­cio­nes es igual a ha­cer­lo tras ha­ber be­bi­do na­da me­nos que cua­tro cer­ve­zas.

El em­pleo del ce­lu­lar al con­du­cir dis­trae nues­tra vis­ta y men­te de lo im­por­tan­te: lo que su­ce­de en las ca­lles y las ca­rre­te­ras, ade­más de pro­vo­car que qui­te­mos las ma­nos del vo­lan­te o la pa­lan­ca de cam­bios, lo que pue­de res­tar a la ca­pa­ci­dad de res­pon­der a tiem­po en ca­so de que se pro­duz­can acon­te­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos en la ru­ta. Por lo tan­to, el men­sa­je que en­tre­gan des­de el or­ga­nis­mo es en­fá­ti­co: si va a ma­ne­jar lo me­jor es apa­gar el ce­lu­lar. Así de sen­ci­llo y ab­so­lu­to.

De­di­ca­ción ex­clu­si­va

¿Hay al­go peor que cha­tear en el ce­lu­lar mien­tras se guía un vehícu­lo? La res­pues­ta es sí. Re­vi­sar o res­pon­der men­sa­jes u otras apli­ca­cio­nes del te­lé­fono in­te­li­gen­te pue­den ser in­clu­so más pe­li­gro­sas que aten­der una llamada, ya que el tiem­po estimado de dis­trac­ción pue­de lle­gar a ser mu­cho ma­yor.

Por ello, aler­tan des­de la Co­mi­sión que ac­cio­nes co­mo ma­qui­llar­se, pro­gra­mar la ra­dio e in­clu­si­ve co­mer fren­te al vo­lan­te son dis­trac­to­res. El prin­ci­pal con­se­jo de sus ex­per­tos es con­cen­trar­se al má­xi­mo en lo real­men­te im­por­tan­te y pres­tar de­di­ca­ción ex­clu­si­va a es­ta tras­cen­den­te ta­rea que a raíz de un se­gun­do de des­aten­ción pue­de des­en­ca­de­nar un ac­ci­den­te de trán­si­to que con­lle­ve gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra los in­vo­lu­cra­dos.

4 ve­ces ma­yor es el ries­go de su­frir un ac­ci­den­te de trán­si­to si se usa el ce­lu­lar mien­tras se ma­ne­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.