¿Cuá­les son son los fac­to­res que in­ci­den en la elec­ción de la ca­rre­ra?

Pa­ra quie­nes to­da­vía no han de­fi­ni­do en qué área de una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal desean con­ti­nuar exis­ten al­gu­nos consejos de có­mo dar­se cuen­ta. Lo pri­me­ro, es iden­ti­fi­car in­tere­ses per­so­na­les, ha­bi­li­da­des aca­dé­mi­cas, y có­mo y dón­de se ven tra­ba­jan­do en un fut

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

A po­co más de un mes pa­ra que mi­les de alum­nos rin­dan la Prue­ba de Se­lec­ción Uni­ver­si­ta­ria (PSU) pa­ra in­gre­sar a los plan­te­les de edu­ca­ción su­pe­rior, exis­ten mu­chos que to­da­vía no tie­nen cla­ri­dad qué ca­rre­ra se­guir y cuál es real­men­te su vo­ca­ción pro­fe­sio­nal. Y pa­ra quie­nes se en­cuen­tren en es­ta si­tua­ción, exis­ten di­ver­sas re­co­men­da­cio­nes pa­ra co­men­zar a de­fi­nir las pre­fe­ren­cias y ten­den­cias se­gún los in­tere­ses per­so­na­les.

Ma­nuel Cor­ne­jo, en­car­ga­do de can­di­da­tos de Adec­co Chi­le, acon­se­ja que lo prin­ci­pal es que los jó­ve­nes pro­yec­ten su vi­da la­bo­ral en torno a có­mo se van desem­pe­ñar la­bo­ral­men­te. “In­for­mar­se con res­pec­to a as­pec­tos co­mo dón­de va a tra­ba­jar y có­mo es el am­bien­te de tra­ba­jo de la pro­fe­sión que quie­re ele­gir. Mu­chas ve­ces los jó­ve­nes tie­nen ha­bi­li­da­des pa­ra la quí­mi­ca, y quie­ren es­tu­diar Quí­mi­ca y Far­ma­cia. Lue­go, se dan cuen­ta que el tra­ba­jo del quí­mi­co far­ma­céu­ti­co es en­ce­rra­do en un lo­cal – la ma­yor par­te de las ofer­ta son en ese con­tex­to - tra­ba­jan­do tras mos­tra­dor”, ex­pli­ca. En esa lí­nea, el es­pe­cia­lis­ta in­di­ca que si el es­ti­lo de vi­da y ex­pec­ta­ti­vas per­so­na­les no se acom­pa­ñan con esa di­ná­mi­ca, se de­be con­si­de­rar ya que se po­drían ge­ne­rar frus­tra­cio­nes.

Asi­mis­mo, ideal­men­te es que al mo­men­to de iden­ti­fi­car la vo­ca­ción, se ha­ga me­dian­te un ajus­te de in­tere­ses per­so­na­les y ha­bi­li­da­des aca­dé­mi­cas. “Al­gu­nos jó­ve­nes co­me­ten el error de só­lo fi­jar­se en sus ha­bi­li­da­des téc­ni­cas al de­fi­nir su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. Por ejem­plo, te­ner fa­ci­li­dad pa­ra las ma­te­má­ti­cas y de­ci­dir es­tu­diar in­ge­nie­ría en mi­nas. Lue­go, van a tra­ba­jar con sis­te­ma de tur­nos y hay per­so­nas a las cua­les les pue­de gus­tar el sis­te­ma, pe­ro en el ca­so de quie­nes no se adap­tan, no tie­nen una vi­da tan gra­ta”, di­ce Cor­ne­jo.

In­tere­ses y ca­rre­ras

Pe­dir ayu­da ex­ter­na o bus­car orien­ta­ción vo­ca­cio­nal pa­ra que los jó­ve­nes in­da­guen sus pro­pios in­tere­ses y pro­yec­cio­nes de vi­da es una de las for­mas pa­ra de­fi­nir la vo­ca­ción pro­fe­sio­nal. “De­ci­dir­se por una ca­rre­ra no tie­ne que ver con una de­ci­sión ba­sa­da en qué quie­ro es­tu­diar a la li­ge­ra, sino que se re­la­cio­na más con qué vi­da quie­ro lle­var. No de­be­mos ol­vi­dar que es en el tra­ba­jo don­de pa­sa­mos más tiem­po, in­clu­so que en la pro­pia ca­sa. Por eso es tan re­le­van­te pro­fun­di­zar en los mo­ti­vos que nos ha­cen to­mar una de­ci­sión de es­te ti­po”, ex­pli­ca Cor­ne­jo.

Los orien­ta­do­res cuen­tan con he­rra­mien­tas úti­les, co­mo prue­bas si­co­ló­gi­cas y de orien­ta­ción vo­ca­cio­nal que pue­den en­ca­mi­nar ha­cia dón­de va la vo­ca­ción. ”De cual­quier for­ma, pa­ra te­ner una ma­yor cer­te­za es ne­ce­sa­rio com­ple­men­tar es­tos re­sul­ta­dos con lo que la per­so­na pue­de ver de sí mis­ma y se dé cuen­ta que real­men­te desea ha­cer”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta de Adec­co.

Otra al­ter­na­ti­va y que se ob­ser­va en jó­ve­nes que son más proac­ti­vos, es in­vo­lu­crar­se an­ti­ci­pa­da­men­te en el mer­ca­do la­bo­ral y que se en­mar­ca se­gún las ca­rre­ras que se tie­nen en men­te. “Ob­ser­var, investigar y vi­vir en pri­me­ra per­so­na el queha­cer de la ca­rre­ra que les in­tere­sa o que pien­san que po­drían ejer­cer pue­de ser cla­ve. Pa­ra ello, pue­den bus­car per­so­nas que ya es­tén tra­ba­jan­do en esa área con el fin de sa­ber más y po­der vi­ven­ciar de for­ma pre­via lo que les co­rres­pon­de­ría ha­cer a ellos, ya que te­nien­do un re­fe­ren­te es mu­cho más fá­cil to­mar la de­ci­sión y sa­ber si va­mos a es­tar a gus­to o no. Por otro la­do, hay es­tu­dian­tes que tie­nen la po­si­bi­li­dad de ir a di­fe­ren­tes em­pre­sas, a mo­do de pa­san­tía en los co­le­gios, y pue­den ver el fu­tu­ro la­bo­ral de las di­fe­ren­tes ca­rre­ras”, con­clu­ye Ma­nuel Cor­ne­jo.

““Otra al­ter­na­ti­va si se tie­nen las opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas y es­tu­diar un plan co­mún, ya que se pue­de co­no­cer de dis­tin­tas áreas y acla­rar bien cuál es la que se quie­re se­guir de for­ma de­fi­ni­ti­va”. Ma­nuel Cor­ne­jo, en­car­ga­do de can­di­da­tos de Adec­co Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.