Co­se­cha y cam­bio cli­má­ti­co

Los cam­bios que im­po­ne es­ta reali­dad a los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Chi­le no que­da fue­ra de los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co y es­pe­cies im­por­tan­tes pa­ra la fru­ti­cul­tu­ra, co­mo la uva de me­sa y los arán­da­nos, se han vis­to per­ju­di­ca­das en sus eta­pas de co­se­cha. Así lo in­di­ca, Jor­ge Va­len­zue­la Tre­bil­cock, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Pro­duc­to­res de Fru­tas de Chi­le (Fe­de­fru­ta), quien ejem­pli­fi­ca que en la tem­po­ra­da 2016-2017 no só­lo se ade­lan­ta­ron las co­se­chas, sino que tam­bién se con­cen­tra­ron y mu­chas de las ex­por­ta­cio­nes lle­ga­ron an­tes y al mis­mo tiem­po a su des­tino. “Aque­llo pro­vo­có, en par­te, un so­bres­tock de fru­ta en al­gu­nos mer­ca­dos, lo que su­pu­so un desafío en tér­mi­nos lo­gís­ti­cos, pe­ro tam­bién, una ofer­ta ex­ce­si­va que ter­mi­nó afec­tan­do los pre­cios y los re­tor­nos al sec­tor, ge­ne­ran­do di­fi­cul­ta­des en es­pe­cial a los pro­duc­to­res de uva de me­sa del nor­te del país”, sos­tie­ne Va­len­zue­la.

Pa­ra el pre­si­den­te del gre­mio, si bien la si­tua­ción se nor­ma­li­zó en cier­ta me­di­da du­ran­te es­te año, se de­be en­ten­der que es­tos epi­so­dios no son co­yun­tu­ra­les, sino es­truc­tu­ra­les a cau­sa del cam­bio cli­má­ti­co, y la in­dus­tria frutícola de­be adap­tar­se. “Ya hay va­rie­da­des que han de­ja­do de ser com­pe­ti­ti­vas en los mer­ca­dos, por lo que es ne­ce­sa­rio ob­ser­var el en­torno y re­cu­rrir al re­cam­bio de es­pe­cies y va­rie­da­des que sean ca­pa­ces de ser ren­ta­bles en la ac­tual con­di­ción de cam­bio cli­má­ti­co”, ad­vier­te el pro­fe­sio­nal.

El prin­ci­pal pro­ble­ma del sec­tor y que es­tá re­la­cio­na­do con los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos es la me­nos dis­po­ni­bi­li­dad de agua, y ase­gu­rar el re­cur­so hí­dri­co de­be ser la pri­me­ra preo­cu­pa­ción. “Co­mo Fe­de­fru­ta, cree­mos que es­ta si­tua­ción de­be abor­dar­se des­de to­dos sus con­cep­tos, co­mo por ejem­plo la desa­li­ni­za­ción, una ca­rre­te­ra hí­dri­ca, em­bal­ses con­ce­sio­na­dos y re­cu­pe­ra­ción de acuí­fe­ros, y pa­ra ello, los fru­ti­cul­to­res y los usua­rios del agua es­ta­mos dis­pues­tos a in­ver­tir un va­lor ra­zo­na­ble por te­ner el agua em­bal­sa­da, con el fin de ase­gu­rar su abas­te­ci­mien­to”, di­ce Va­len­zue­la.

Más al sur

To­das las zo­nas fru­tí­co­las han pre­sen­ta­do com­pli­ca­cio­nes de­bi­do a fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos. Ha­ce un tiem­po la se­quía en el Va­lle de Li­ma­rí; ha­ce un par de años la fal­ta de llu­vias en el sur de Chi­le; y aho­ra, la zo­na cen­tro-sur es la más com­pli­ca­da con la si­tua­ción. “Las ba­jas pre­ci­pi­ta­cio­nes de es­ta tem­po­ra­da han he­cho que las cuen­cas que no tie­nen gran­des re­ser­vas de gla­cia­res, vean muy com­pli­ca­da su dis­po­ni­bi­li­dad de agua. Ade­más, co­mo las tem­pe­ra­tu­ras de pri­ma­ve­ra no han si­do lo más al­tas, el de­rre­ti­mien­to de agua des­de la cor­di­lle­ra ha tar­da­do, por lo que se com­ple­ji­za aún más el rie­go pa­ra la tem­po­ra­da”, in­di­ca Jor­ge Va­len­zue­la Tre­bil­cock.

Tam­bién hay nue­vas opor­tu­ni­da­des con el avan­ce tec­no­ló­gi­co y el efec­to del cam­bio cli­má­ti­co. En al­gu­nas zo­nas del país se han abier­to nue­vos po­los fru­tí­co­las, prin­ci­pal­men­te des­de la re­gión de Ñu­ble ha­cia el sur. Des­de el gre­mio in­di­can que si en 2012 ha­bía plan­ta­das cer­ca 22 mil hec­tá­reas de fru­ta­les des­de el Bio­bío ha­cia el sur, aho­ra en­con­tra­mos más de 30 mil. “Des­ta­can cul­ti­vos co­mo el ce­re­zo, el arán­dano, los no­ga­les y los ave­lla­nos eu­ro­peos, los que ade­más son pro­duc­tos de muy al­to va­lor en los mer­ca­dos, y que pue­den ase­gu­rar már­ge­nes de ren­ta­bi­li­dad a los fru­ti­cul­to­res que los tra­ba­jen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.