¿Có­mo so­lu­cio­nar pro­ble­mas con­duc­tua­les en mi mas­co­ta?

La Tercera - Especiales - - La Tercera -

Pa­ra lo­grar una prác­ti­ca éti­ca, pro­fe­sio­nal y exi­to­sa de la me­di­ci­na del com­por­ta­mien­to se de­be con­tar con for­ma­ción clí­ni­ca ge­ne­ral, jun­to con la for­ma­ción de post­gra­do en eto­lo­gía clí­ni­ca. El lla­ma­do es ase­so­rar­se co­rrec­ta­men­te so­lo por pro­fe­sio­na­les de la me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria re­co­no­ci­da por los Co­le­gios Eu­ro­peo y Ame­ri­ca­nos de Me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria. Con es­to se bus­ca so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de con­duc­tas en las mas­co­tas y evi­tar el aban­dono de los ani­ma­les.

Si su pe­rro, ga­to u otro ani­mal tie­ne con­duc­tas in­de­sea­das co­mo agre­si­vi­dad, an­sie­dad o no ha apren­di­do a ha­cer sus ne­ce­si­da­des en el lu­gar in­di­ca­do; lo más apro­pia­do es que se de­je ase­so­rar por un mé­di­co ve­te­ri­na­rio etó­lo­go. Se­pa có­mo so­lu­cio­nar es­tos pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to gra­cias al apo­yo de es­tos pro­fe­sio­na­les. Por: Dra. María José Ubi­lla, mé­di­co ve­te­ri­na­ria, es­pe­cia­lis­ta en Eto­lo­gía clí­ni­ca y bie­nes­tar ani­mal-EDUPET y di­rec­to­ra co­mi­sión Te­nen­cia Res­pon­sa­ble del Co­le­gio Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio de Chi­le. Ade­más, aca­dé­mi­ca UDLA.

Prác­ti­ca­men­te, to­dos los res­pon­sa­bles de mas­co­tas al acu­dir al mé­di­co ve­te­ri­na­rio ma­ni­fies­tan al­gu­na in­te­rro­gan­te re­la­cio­na­da con com­por­ta­mien­to de su ga­to, pe­rro o ani­ma­les exó­ti­cos, y eso obli­ga a los pro­fe­sio­na­les ve­te­ri­na­rios a es­tar ca­pa­ci­ta­dos pa­ra dar la me­jor orien­ta­ción a las fa­mi­lias de ani­ma­les y, por su­pues­to, la me­jor aten­ción a los pa­cien­tes.

Del mis­mo mo­do, las al­te­ra­cio­nes de la con­duc­ta son las res­pon­sa­bles de la ma­yor par­te de los aban­do­nos, re­ubi­ca­cio­nes y eu­ta­na­sias de mas­co­tas, lo que una vez más, nos de­be ha­cer to­mar con­cien­cia so­bre la re­le­van­cia que tie­ne en­tre­gar una ca­pa­ci­ta­ción opor­tu­na. Si com­pren­de­mos que el com­por­ta­mien­to es­tá me­dia­do por va­ria­bles en­dó­ge­nas y exó­ge­nas, es ló­gi­co pen­sar que un sin­nú­me­ro de pa­to­lo­gías con­tem­plan den­tro de sus sig­nos clí­ni­cos al­gu­nas al­te­ra­cio­nes con­duc­tua­les y es por es­to que el ve­te­ri­na­rio etó­lo­go clí­ni­co de­be rea­li­zar un co­rrec­to des­car­te de pa­to­lo­gías or­gá­ni­cas de ba­se, que pue­dan fa­vo­re­cer el pro­ble­ma. To­do es­to, se su­ma al he­cho de que es ne­ce­sa­rio re­ca­bar in­for­ma­ción, des­de las pri­me­ras eta­pas del de­sa­rro­llo del ani­mal; su­ma­do a la in­for­ma­ción me­dioam­bien­tal que es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con él, lo que jus­ti­fi­ca el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, en­tre di­ver­sas áreas del de­sa­rro­llo mé­di­co ve­te­ri­na­rio.

In­dis­cu­ti­ble­men­te, en los úl­ti­mos años se ha pro­du­ci­do un fe­nó­meno so­bre la preo­cu­pa­ción de las per­so­nas ha­cia sus mas­co­tas, lo que ha de­ri­va­do en una am­plia ga­ma de ofer­ta de cur­sos, ca­pa­ci­ta­cio­nes y ase­so­rías. En es­te ám­bi­to, lo con­cre­to es que el úni­co pro­fe­sio­nal ca­pa­ci­ta­do pa­ra abor­dar cual­quier pro­ble­mas de sa­lud en los ani­ma­les so­mos los médicos ve­te­ri­na­rios.

Téc­ni­cas ac­tua­li­za­das

Si bien los pro­ble­mas de sa­lud en los ani­ma­les pue­den ser or­gá­ni­cos co­mo de ori­gen in­fec­cio­so, al­te­ra­cio­nes en la piel, pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos, tam­bién hay otros que son men­ta­les y con­duc­tua­les. Es­tos se tra­du­cen en tras­tor­nos com­por­ta­men­ta­les. So­lo los médicos ve­te­ri­na­rios quie­nes po­seen las he­rra­mien­tas y ha­bi­li­da­des pa­ra rea­li­zar diag­nós­ti­cos cer­te­ros y opor­tu­nos, y sus tra­ta­mien­tos.

En el ca­so de la re­so­lu­ción de pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to, se de­ben in­cor­po­rar téc­ni­cas ac­tua­li­za­das de te­ra­pia de reha­bi­li­ta­ción con­duc­tual, téc­ni­cas de en­ri­que­ci­mien­to am­bien­tal, y que mu­chas ve­ces, van aso­cia­das al uso de psi­co­tró­pi­cos, que por cier­to re­quie­ren de un ma­ne­jo cui­da­do­so y pro­fe­sio­nal.

Las pri­mo-con­sul­tas de eto­lo­gía, se ex­tien­den por pe­río­dos no me­no­res a la ho­ra y me­dia, da­do que es el área de la me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria en que se re­quie­re y eva­lúa los si­guien­tes ítems:

1) Co­rrec­to des­car­te de al­gu­na pa­to­lo­gía or­gá­ni­ca ba­se o con­co­mi­tan­te o ba­se. 2) Anam­ne­sis (entrevista clí­ni­ca) pro­fun­da­men­te de­ta­lla­da, de ma­ne­ra de re­co­ger in­for­ma­ción que se so­li­ci­ta al pro­pie­ta­rio des­de las eta­pas tem­pra­nas del de­sa­rro­llo del pa­cien­te, pa­san­do por co­no­cer an­te­ce­den­tes re­le­van­tes con­duc­tua­les de los pro­ge­ni­to­res, así co­mo de las lla­ma­das eta­pas sen­si­bles del de­sa­rro­llo, que son las de pre­na­tal, pe­ri­na­tal, de tran­si­ción, de so­cia­li­za­ción, ju­ve­nil y se­nil; su­ma­do a in­for­ma­ción de los fac­to­res

me­dioam­bien­ta­les que es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el ani­mal, así co­mo las ru­ti­nas y ma­ne­jos que el ani­mal re­ci­be por par­te de la fa­mi­lia hu­ma­na, en­tre otros. Tam­bién, se apli­can prue­bas con­duc­tua­les que nos lle­va­rán a un diag­nós­ti­co eto­ló­gi­co clí­ni­co acer­ta­do.

3) De­be­mos con­tar con prue­bas de

la­bo­ra­to­rio com­ple­men­ta­rias, y tam­bién se ha­ce ne­ce­sa­rio tra­ba­jar de la mano con el mé­di­co ve­te­ri­na­rio de ca­be­ce­ra o con los es­pe­cia­lis­tas a los que el ani­mal ha si­do de­ri­va­do pre­via­men­te (ge­ne­ral­men­te neu­ró­lo­gos, en­do­cri­nó­lo­gos y der­ma­tó­lo­gos)

4) Te­ra­pia de mo­di­fi­ca­ción con­duc­tual acor­de a las ne­ce­si­da­des del pa­cien­te. 5) Es re­qui­si­to obli­ga­to­rio rea­li­zar un

se­gui­mien­to clí­ni­co del pa­cien­te, lo que per­mi­ti­rá ir eva­luan­do la ne­ce­si­dad de re­ajus­te de la te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.