La ar­qui­tec­tu­ra del fu­tu­ro

Las ten­den­cias en el di­se­ño y cons­truc­ción de vi­vien­das y ofi­ci­nas tie­nen el desafío de ade­cuar­se a las nue­vas con­fi­gu­ra­cio­nes de las fa­mi­lias, el au­men­to de per­so­nas vi­vien­do so­las y la ne­ce­si­dad de op­ti­mi­zar re­cur­sos, en­tre otros én­fa­sis.

La Tercera - Especiales - - La Tercera - Por: Sol Márquez Tho­mas.

En enero de es­te año, el Sa­lón In­ter­na­cio­nal de los te­ji­dos de mo­bi­lia­rio y de la ca­sa (Heim­tex­til, por sus si­glas en ale­mán) dio el pun­ta­pie a las ten­den­cias que mar­ca­rán la cons­truc­ción ur­ba­na de los pró­xi­mos años. El en­cuen­tro, rea­li­za­do en Frank­furt, de­fi­nió cua­tro ti­po de es­pa­cios: fle­xi­ble, sa­lu­da­ble, re­ci­cla­do y crea­ti­vo.

El pri­me­ro ha­ce re­fe­ren­cia a la re­duc­ción de los es­pa­cios de la ca­sa da­do el au­men­to del lla­ma­do sin­gle­ton ur­bano y la nue­vas con­fi­gu­ra­cio­nes de fa­mi­lias. “Es­to ha sig­ni­fi­ca­do, pa­ra la vi­vien­da, un cam­bio gi­gan­tes­co en cuan­to a las ne­ce­si­da­des que la ar­qui­tec­tu­ra de­be em­pe­zar a su­plir en es­ta nue­va ciu­dad. A ello, hay que su­mar­le el fac­tor tec­no­lo­gía: la do­mó­ti­ca tam­bién ha cam­bia­do nues­tra for­ma de ha­bi­tar el es­pa­cio de una vi­vien­da y, por ejem­plo, no se con­ci­be hoy en día una ca­sa sin wifi”, ilus­tra Ga­brie­la de la Pie­dra, ar­qui­tec­ta de la Aso­cia­ción de Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA).

Pa­ra la pro­fe­sio­nal, es­ta ten­den­cia no ha si­do apli­ca­da to­tal­men­te en el di­se­ño y pla­ni­fi­ca­ción de la vi­vien­da en Chi­le: “Es­to nos lle­va a pen­sar en la idea de ba­rrio, por lo que la ca­sa de­bie­ra ser un lu­gar de per­ma­nen­cia so­lo en esos me­ses de in­vier­nos cru­dos cuan­do no es desea­ble sa­lir, per­mi­tien­do que el con­fort de nues­tra vi­vien­da nos ayu­de a sen­tir­nos fe­li­ces”, ex­pli­ca. Al­gu­nos de los ele­men­tos des­ta­ca­dos en es­ta lí­nea son: luz na­tu­ral, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca y cui­da­do del me­dio am­bien­te, fac­to­res que se re­la­cio­nan con los es­pa­cios sa­lu­da­bles y re­ci­cla­dos de Heim­tex­til. El pri­me­ro ex­plo­ra la co­ne­xión de los lu­ga­res que se ha­bi­tan y en los que se tra­ba­jan tan­to con la pro­duc­ti­vi­dad co­mo la fe­li­ci­dad, mien­tras el se­gun­do con­si­de­ra el im­pac­to me­dio am­bien­tal de los ma­te­ria­les.

“Las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra han da­do el én­fa­sis en es­tas lí­neas: di­se­ño in­no­va­dor y fle­xi­ble de vi­vien­das (lí­nea de ta­ller) pa­ra ciu­da­des (ur­ba­nis­mo) vi­si­bles, sus­ten­ta­bles y sa­lu­da­bles (sus­ten­ta­bi­li­dad)”, co­men­ta al res­pec­to De la Pie­dra so­bre es­ta ma­ne­ra de con­ce­bir el di­se­ño, don­de ar­qui­tec­tu­ra y ur­ba­nis­mo se con­si­de­ran co­mo un to­do.

Ofi­ci­nas

La fle­xi­bi­li­dad es­tá pre­sen­te tan­to en vi­vien­das co­mo ofi­ci­nas, que se con­vier­ten en es­pa­cios con múl­ti­ples usos. “El di­se­ño de es­tos es­pa­cios de tra­ba­jo, se ha te­ni­do que ir adap­tan­do a las ne­ce­si­da­des del nue­vo tra­ba­ja­dor, quien a ve­ces so­lo ne­ce­si­ta un lap­top pa­ra es­tar co­nec­ta­do u otras te­ner una reunión en con­jun­to, lo que pue­de su­plir un es­pa­cio de co­wor­king. Las ofi­ci­nas tra­di­cio­na­les han te­ni­do que cam­biar ge­ne­ran­do plan­tas li­bres pa­ra que los tra­ba­ja­do­res pue­dan co­nec­tar­se y, al mis­mo tiem­po, ais­lar­se sin sen­tir­se ni in­va­di­dos ni se­gre­ga­dos”, agre­ga la ar­qui­tec­ta.

Es­ta fle­xi­bi­li­dad tam­bién es­tá en el ma­ne­jo de la luz. En el lla­ma­do es­pa­cio sa­lu­da­ble, se asu­me que al es­tar le­jos del ai­re li­bre, los lu­ga­res en los que se tra­ba­ja de­ben con­ce­bir­se to­man­do en cuen­ta el bie­nes­tar de sus usua­rios. “El tra­ta­mien­to de la luz em­pie­za a ser cla­ve, una luz de bue­na ca­li­dad per­mi­te un buen tra­ba­jo: no ha si­do un cam­bio fá­cil pa­ra los ar­qui­tec­tos, quie­nes mu­chas ve­ces ob­nu­bi­la­dos por los nue­vos ma­te­ria­les o los di­se­ños de otras la­ti­tu­des, han ge­ne­ra­do edi­fi­cios que hoy no son ap­tos pa­ra las ofi­ci­nas”, di­ce De la Pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.