Com­pras on­li­ne

Con­se­jos de ci­ber­se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar ries­gos in­ne­ce­sa­rios.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Na­ta­lia Ibá­ñez Gómez

En un mun­do glo­ba­li­za­do, don­de no exis­ten ba­rre­ras geo­grá­fi­cas, in­ter­net se ha trans­for­ma­do en un me­dio de pa­go óp­ti­mo que trae con­si­go in­nu­me­ra­bles ven­ta­jas pe­ro tam­bién ries­gos que po­drían ser un dolor de ca­be­za. A con­ti­nua­ción al­gu­nos con­se­jos pa­ra no su­frir frau­des fi­nan­cie­ros.

Rea­li­zar com­pras por in­ter­net, se es­tá con­vir­tien­do en una prác­ti­ca ca­da vez más ha­bi­tual. Los con­su­mi­do­res le es­tán per­dien­do el mie­do al mo­de­lo eCom­mer­ce y se muestran más con­fia­dos a la ho­ra de rea­li­zar una transac­ción en lí­nea. Hoy exis­ten me­nos des­pla­za­mien­tos y con un so­lo clic se pue­de com­pa­rar pre­cios y com­prar el pro­duc­to o ser­vi­cio que pa­rez­ca más con­ve­nien­te. Pe­ro exis­ten ries­gos que se de­ben con­si­de­rar y por ello es im­por­tan­te to­mar pre­cau­cio­nes pa­ra que la ex­pe­rien­cia uti­li­zan­do canales fi­nan­cie­ros di­gi­ta­les, sea pro­ve­cho­sa, sa­tis­fac­to­ria y se­gu­ra.

Los in­ci­den­tes que han afec­ta­do úl­ti­ma­men­te a la in­dus­tria fi­nan­cie­ra, ma­ni­fies­tan la fra­gi­li­dad del sis­te­ma fren­te a la vul­ne­ra­ción de los da­tos per­so­na­les. Por lo tan­to, la ci­ber­se­gu­ri­dad sur­ge co­mo con­cep­to cla­ve pa­ra pro­te­ger los da­tos e in­for­ma­ción sen­si­ble y así evi­tar que los usua­rios sean víc­ti­mas de frau­de. Si bien las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras son las prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de res­guar­dar la se­gu­ri­dad de los sis­te­mas, las per­so­nas tam­bién pue­de con­tri­buir a ad­qui- rir una cul­tu­ra que pro­mue­va la pro­tec­ción de los da­tos per­so­na­les.

Al­gu­nas me­di­das

En esa lí­nea, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (SBIF), re­co­mien­da a los usua­rios rea­li­zar transac­cio­nes por canales re­mo­tos, ya sea compu­tador, una app me­dian­te un ta­blet y el uso del te­lé­fono. Por ello, es pre­fe­ri­ble uti­li­zar equi­pos con me­di­das de pro­tec­ción ade­cua­das y cu­yos sis­te­mas ope­ra­ti­vos cuen­ten con las úl­ti­mas ac­tua­li­za­cio­nes, evi­tan­do el in­gre­so a si­tios web me­dian­te re­des de in­ter­net pú­bli­cas, co­mo las dis­po­ni­bles en ca­fés, ba­res, tien­das, en­tre otras, ya que im­pli­ca un ma­yor ries­go de vulnerabilidad.

“Es im­por­tan­te di­gi­tar di­rec­ta­men­te la di­rec­ción de url en el na­ve­ga­dor de in­ter­net, so­bre to­do en aque­llos ca­sos en que se quie­ra ac­ce­der a si­tios web que re­quie­ren el re­gis­tro de los da­tos per­so­na­les. Ade­más, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que en la ba­rra de na­ve­ga­ción apa­rez­ca un signo de si­tio se­gu­ro (pue­de ser un can­da­do o al­go si­mi­lar)”, re­co­mien­da la SBIF.

Asi­mis­mo, se de­be evi­tar in­gre­so a los si­tios web a tra­vés de hi­per­víncu­los con­te­ni­dos en otras pá­gi­nas o en co­rreos elec­tró­ni­cos. De es­ta for­ma, se pue­de pre­ve­nir el ac­ce­so a por­ta­les fal­sos que si­mu­lan ser las pá­gi­nas ofi­cia­les de em­pre­sas, ban­cos o me­dios de pa­go di­gi­ta­les, mé­to­do que es muy uti­li­za­do por ci­ber­de­lin­cuen­tes y de­no­mi­na­do co­mo phis­hing.

Pa­ra in­gre­sar al si­tio web de un ban­co es ne­ce­sa­rio se­guir las mis­mas re­co­men­da­cio­nes y recordar que los las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras nun­ca en­via­rán co­rreos con en­la­ces o so­li­ci­ta­rán la con­tra­se­ña per­so­nal. “Ade­más, es im­por­tan­te no guar­dar la con­tra­se­ña en el na­ve­ga­dor y una vez fi­na­li­za­da la ac­ción en el si­tio web del ban­co se de­be ce­rrar la se­sión”, in­di­ca la SBIF.

Tam­bién, si se uti­li­za un compu­tador de otra per­so­na en un lu­gar pú­bli­co se de­be te­ner cui­da­do con que no exis­ta al­gu­na per­so­na que es­té mi­ran­do y re­gis­tran­do la in­for­ma­ción con­fi­den­cial. Por eso es pre­fe­ri­ble no uti­li­zar­los pa­ra rea­li­zar transac­cio­nes que in­vo­lu­cren in­gre­so de da­tos se­cre­tos.

Muy im­por­tan­te es te­ner cla­ro y re­vi­sar re­gu­lar­men­te las transac­cio­nes, cuen­tas ban­ca­rias o tar­je­tas de cré­di­to, con el fin de de­tec­tar car­gos sos­pe­cho­sos que po­drían es­tar vin­cu­la­dos a la uti­li­za­ción frau­du­len­ta de la nu­me­ra­ción de un pro­duc­to fi­nan­cie­ro vá­li­do.

Por otro par­te, si el usua­rio va a com­prar de ma­ne­ra on­li­ne en un ne­go­cio que no co­no­ce es im­pres­cin­di­ble in­ves­ti­gar la tien­da y com- pro­bar de que real­men­te exis­te y cum­ple con to­das las nor­mas de se­gu­ri­dad. El nú­me­ro de te­lé­fono de aten­ción al clien­te y un co­rreo elec­tró­ni­co son as­pec­tos que pue­den ayu­dar pa­ra sa­ber la ve­ra­ci­dad del ser­vi­cio, y en ca­so de cual­quier pro­ble­ma po­der con­tac­tar­los.

Otra ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar una com­pra se­gu­ra es bus­car re­fe­ren­cias u opi­nio­nes fue­ra de las si­tios web del ne­go­cio. Mu­chas de las opi­nio­nes que se pu­bli­can so­bre sí mis­mas son fal­sas, por lo tan­to bus­car va­lo­ra­cio­nes en fo­ros y si­tios de con­su­mi­do­res po­dría en­tre­gar in­for­ma­ción real. Ade­más, se de­be des­con­fiar de los si­tios que en­vían co­rreos elec­tró­ni­cos con ofer­tas des­lum­bran­tes, y se de­ben mi­rar las con­di­cio­nes de de­vo­lu­ción y gas­tos de en­vío de los pro­duc­tos.

Es im­por­tan­te no guar­dar la con­tra­se­ña en el na­ve­ga­dor y una vez fi­na­li­za­da la ac­ción en el si­tio web del ban­co se de­be ce­rrar la se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.