Co­noz­ca las ven­ta­jas de ela­bo­rar un pre­su­pues­to

Des­co­no­cer en qué se in­vier­te o gas­ta el di­ne­ro pue­de te­ner gra­ves con­se­cuen­cias. Por eso, es im­por­tan­te con­tar con he­rra­mien­tas que per­mi­tan iden­ti­fi­car opor­tu­ni­da­des pa­ra me­jo­rar la ad­mi­nis­tra­ción de las fi­nan­zas y lo­grar me­tas de lar­go pla­zo.

La Tercera - Especiales - - News - Por: Fa­bio­la Romo

¿Sa­be us­ted cuán­to gas­ta al mes? Lle­var la con­ta­bi­li­dad de ca­da uno de los ítems en que gas­ta­mos di­ne­ro es com­ple­jo, pues son tan­tas las transac­cio­nes y tan fre­cuen­tes que es fá­cil per­der la pis­ta y lle­gar a fin de mes sin sa­ber dón­de se fue­ron los re­cur­sos. En ese sen­ti­do, la in­for­ma­ción es cla­ve y una de las más re­cien­tes es la del in­cre­men­to de la ta­sa de in­te­rés en 0,25 pun­tos ba­se has­ta el 2,75%. Pe­se a es­to y a la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra la si­tua­ción co­mer­cial que en­fren­ta a Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, Ro­ber­to Contreras, doc­tor en eco­no­mía in­dus­trial de la UTEM, ex­pli­ca que en el ca­so par­ti­cu­lar de Chi­le, los in­di­ca­do­res han mos­tra­do un buen desem­pe­ño. No hay que ol­vi­dar eso sí, que la prio­ri­dad del Ban­co Cen­tral es man­te­ner la in­fla­ción den­tro del ran­go me­ta. Otro da­to a te­ner en cuen­ta es el re­cién anun­cia­do au­men­to en el pre­cio del trans­por­te pú­bli­co.

“En el ca­so de las fa­mi­lias, el in­cre­men­to de la ta­sa de in­te­rés trae no­ti­cias po­si­ti­vas y no­ti­cias ne­ga­ti­vas. No obs­tan­te, es tan mar­gi­nal que pro­ba­ble­men­te los im­pac­taos no se sien­ta”, ex­pli­ca el aca­dé­mi­co. Al re­du­cir­se el di­fe­ren­cial de ta­sas de in­te­rés en­tre la eco­no­mía na­cio­nal y Es­ta­dos Uni­dos se con­tie­ne el ti­po de cam­bio, lo que mo­de­ra las al­zas de las im­por­ta­cio­nes, co­mo la del com­bus­ti­ble, que tan­to afec­ta al bol­si­llo de los chi­le­nos que se tran­por­tan en au­to­mó­vil. Ade­más, Ro­ber­to Contreras, des­ta­ca la me­jor ren­ta­bi­li­dad com­pa­ra­da de los ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros en mo­ne­da na­cio­nal.

En tan­to, el in­cre­men­to de la ta­sa de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ha­ce me­nos atrac­ti­vo el en­deu­da­mien­to, al im­pac­tar en los cré­di­tos. “De­be­ría­mos ob­ser­var subidas de la ta­sa de in­te­rés de los cré­di­tos de con­su­mo, de los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, en­tre otros. Las per­so­nas que ya pre­sen­tan un ni­vel al­to de deu­da, so­bre to­dos a tra­vés de la uti­li­za­ción de las lí­neas de cré­di­tos o tar­je­tas de cré­di­to cu­yas ta­sas de in­te­rés son va­ria­bles son las pri­me­ras en ob­ser­var sus efec­tos, de­be­rán pa­gar más in­tere­ses, aun­que es una mag­ni­tud re­du­ci­da”, de­ta­lla el eco­no­mis­ta.

Los in­gre­sos in­clu­yen re­mu­ne­ra­ción y en­tra­das oca­sio­na­les, co­mo una he­ren­cia, por ejem­plo.

Al otro la­do, los egre­sos fi­jos con­si­de­ran ítems co­mo pa­go de cuo­tas cre­di­ti­cias, ali­men­ta­ción y ser­vi­cios; los va­ria­bles, en tan­to, son los di­ne­ros re­crea­ción.

Qué es un pre­su­pues­to

Un pre­su­pues­to es un plan pa­ra or­ga­ni­zar gas­tos y aho­rrar di­ne­ro y, de es­ta ma­ne­ra, to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­das que per­mi­tan me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da. Se tra­ta de un cálcu­lo de­ta­lla­do de los in­gre­sos y los gas­tos que se pro­du­cen en un pe­río­do de tiem­po de­ter­mi­na­do.

Es­ta he­rra­mien­ta nos sir­ve pa­ra co­no­cer nues­tra ca­pa­ci­dad de aho­rro (in­gre­sos-egre­sos), por lo que de­be ser lo más rea­lis­ta po­si­ble y hay que se­guir­lo es­tric­ta­men­te, pa­ra iden­ti­fi­car cla­ra­men­te nues­tra ca­pa­ci- dad de pa­go. Lo ideal es po­der iden­ti­fi­car los gas­tos fi­jos o va­ria­bles, tan­to en el ám­bi­to per­so­nal co­mo fa­mi­liar.

La Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras (SBIF) re­co­mien­da con­ver­tir el aho­rro en há­bi­to y agre­gar­lo al pre­su­pues­to. Ano­tar y ana­li­zar los gas­tos per­mi­te te­ner un ca­tas­tro de to­dos los egre­sos, pa­ra po­der de­ter­mi­nar cuá­les son los ne­ce­sa­rios y cuá­les no, de ma­ne­ra de op­tar por re­du­cir los que se pue­dan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.