Re­co­men­da­cio­nes

Los ex­per­tos coin­ci­den que es­tu­diar has­ta el úl­ti­mo día an­tes de ren­dir la PSU no con­tri­bu­ye a re­for­zar ni apren­der con­te­ni­dos, in­clu­so pue­de afec­tar el desem­pe­ño en la eva­lua­ción. Des­can­so, y un sue­ño ade­cua­do es lo in­di­ca­do en las 48 y 24 ho­ras pre­vias.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: An­drés Or­tiz

¿Es con­ve­nien­te es­tu­diar y re­pa­sar has­ta el día pre­vio a la PSU?

El apren­di­za­je efec­ti­vo es un desafío de lar­go alien­to. Re­quie­re de há­bi­tos de lar­go pla­zo y de una pla­ni­fi­ca­ción en la cual el es­tu­dio de úl­ti­ma ho­ra no con­tri­bu­ye al lo­gro de ob­je­ti­vos.

La ex­per­ta en edu­ca­ción y coach de Cri­sá­li­da Coaching Lucía Can­te­ros es en­fá­ti­ca al res­pec­to. “Es­tu­diar el úl­ti­mo día an­tes de ren­dir la PSU es una pér­di­da de tiem­po, no apor­ta e in­clu­so pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te”. Y Can­te­ros da las si­guien­tes ra­zo­nes que ar­gu­men­tan la in­con­ve­nien­cia de un re­for­za­mien­to con­tra­re­loj:

• Apren­der re­quie­re tiem­po: Apren­di­za­je y me­mo­ria, ex­pli­ca Can­te­ros, es una dua­li­dad in­di­so­lu­ble. “No hay apren­di­za­je sin me­mo­ria y és­ta ne­ce­si­ta rea­li­zar to­do un pro­ce­so, bre­ve o ex­ten­so de­pen­dien­do de la di­fi­cul­tad de la ma­te­ria a me­mo­ri­zar. El apren­di­za­je, no ocu­rre de un día pa­ra otro y de­be ha­ber ‘ne­ce­sa­ria­men­te’ al­gu­nas no­ches de 8 ho­ras mí­ni­mo de sue­ño pa­ra que ocu­rra”. La ex­per­ta de Cri­sá­li­da Coaching re­cuer­da que du­ran­te la no­che el ce­re­bro si­gue apren­dien­do, or­de­nan­do y aso­cian­do lo es­tu­dia­do. El sue­ño es im­por­tan­te y no so­lo pa­ra des­can­sar, pues al­gu­nos de los úl­ti­mos es­tu­dios al res­pec­to in­di­can que es el pe­rio­do en el que el ce­re­bro eli­mi­na ele­men­tos tó­xi­cos que pro­du­ce du­ran­te su ac­ti­vi­dad. “Di­chas to­xi­nas im­pi­den el desem­pe­ño óp­ti­mo de los pro­ce­sos al in­te­rior del ce­re­bro”, ad­vier­te Can­te­ros. Y la coach da un ana­lo­gía pa­ra ex­pli­car có­mo el ce­re­bro re­quie­re de tiem­po pa­ra el apren­di­za­je efec­ti­vo. “Si se qui­sie­ra ha­cer una ima­gen de lo que ocu­rre en el ce­re­bro cuan­do apren­de, po­dría­mos de­cir que es al­go pa­re­ci­do a la crea­ción de una red; en es­te ca­so una red neu­ro­nal, con muy po­cas neu­ro­nas al ini­cio, y por eso, muy sus­cep­ti­ble de des­apa­re­cer, la cual se va en­gro­san­do y vi­go­ri­zan­do en la me­di­da que su­ma neu­ro­nas y co­ne­xio­nes con el re­pa­so y uti­li­za­ción de lo apren­di­do. Se de­be te­ner en cuen­ta ade­más que el apren­di­za­je cog­ni­ti­vo es muy di­fi­cil de re­cor­dar, por lo tan­to el es­fuer­zo es ma­yor y de­man­da tiem­po”.

• Se re­quie­re au­sen­cia de an­sie­dad y es­trés: Al­gu­nos es­tu­dios cien­tí­fi­cos in­di­can que el apren­di­za­je se pro­du­ce cuan­do el Ló­bu­lo Pre­fron­tal (ubi­ca­do de­trás de la fren­te) en­car­ga­do de ra­zo­nar, pen­sar, ana­li­zar y eva­luar es­tá en to­do su po­ten­cial de apren­di­za­je, “lo que no ocu­rre cuan­do es­ta por­ción del ce­re­bro es­tá inun­da­da por el cor­ti­sol, que se se­cre­ta en condicione­s de es­trés. Ade­más si se pien­sa que mien­tras más cer­ca se en­cuen­tra el even­to, la PSU en es­te ca­so, sube la an­sie­dad, que pro­du­ce des­con­trol emo­cio­nal, blo­queo de la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sar co­no­ci­mien­tos, sín­to­mas que son enemi­gos del apren­di­za­je”, afir­ma Lucía Can­te­ros, y en­fa­ti­za: “Es­tu­diar el úl­ti­mo día no ayu­da en na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.