El apo­yo fa­mi­liar

Es co­mún que mu­chos jó­ve­nes se de­pri­man si no ob­tie­nen los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos du­ran­te es­ta prue­ba, por lo que con­tar con el apo­yo y amor in­con­di­cio­nal de los fa­mi­lia­res es cla­ve pa­ra que no de­cai­gan.

La Tercera - Especiales2 - - News -

El rol de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal du­ran­te es­te pro­ce­so y son ellos quie­nes de­ben orien­tar al jo­ven de que es­ta prue­ba y su re­sul­ta­do son so­lo una par­te de la vi­da y que no lo de­ter­mi­nan co­mo per­so­na, ya que mu­chos chi­cos pien­san que la PSU es al­go de “vi­da o muer­te”, se­gún se­ña­la Mó­ni­ca Ló­pez, si­có­lo­ga ex­per­ta en fe­li­ci­dad.

“Ellos creen que el re­sul­ta­do de la PSU es su úni­ca po­si­bi­li­dad de ser exi­to­sos en la vi­da o al­go que lo­gra el or­gu­llo o de­cep­ción ab­so­lu­ta de sus pa­dres. Cuan­do se pien­sa que el amor pro­pio, el de los pa­dres o el fu­tu­ro com­ple­to es­tá en jue­go, po­de­mos en­ten­der por qué tan­tos jó­ve­nes se de­pri­men y afec­tan por no lo­grar lo que desea­ban. Es por es­to, que el apo­yo de la fa­mi­lia es muy re­le­van­te. El amor de sus pa­dres y ami­gos no cam­bia por es­tos re­sul­ta­dos y que siem­pre ha­brá un apren­di­za­je que nos ha­rá cre­cer”, pun­tua­li­za Ló­pez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.