La trans­for­ma­ción de los cam­pos ocu­pa­cio­na­les en la era di­gi­tal

Po­ten­ciar la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca es cla­ve pa­ra el desa­rro­llo del sec­tor. Ade­más, es ne­ce­sa­rio con­tar con ins­ti­tu­cio­nes cer­ti­fi­ca­das que for­ma a los fu­tu­ros pro­fe­sio­na­les.

La Tercera - Especiales2 - - News - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

El cam­bio de nues­tra ma­triz pro­duc­ti­va de­be mar­car la ade­cua­ción de nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo en to­dos sus es­la­bo­nes, ge­ne­ran­do com­pe­ten­cias pa­ra la in­dus­tria 4.0”.

Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de ACTI.

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos han he­cho que los dis­tin­tos cam­pos co­mo la sa­lud, eco­no­mía, re­tail, mi­ne­ría, in­ge­nie­rías, co­mu­ni­ca­cio­nes, en­tre otros, cam­bien sus li­nea­mien­tos ha­cia lo di­gi­tal in­te­gran­do es­tas nue­vas tec­no­lo­gías en los di­ver­sos queha­ce­res. Sin em­bar­go, a pe­sar de la ma­si­fi­ca­ción de la tec­no­lo­gía, aún exis­te un dé­fi­cit de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en TI tan­to en Chile co­mo en Amé­ri­ca La­ti­na. Su­ma­do a lo an­te­rior, ade­más de au­men­tar las ci­fras, tam­bién se re­quie­ren pro­fe­sio­na­les con ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a nue­vos re­tos que im­po­ne la di­gi­ta­li­za­ción y que pue­dan desa­rro­llar ha­bi­li­da­des pa­ra ma­ne­jar in­fra­es­truc­tu­ras de re­des ro­bus­tas y fle­xi­bles.

En es­te ám­bi­to, Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de ACTI, se­ña­la que “las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias en tec­no­lo­gías emer­gen­tes de re­des in­clu­yen vi­deo, nu­be, mo­vi­li­dad, cen­tros de da­tos y vir­tua­li­za­ción, big da­ta, ci­ber­se­gu­ri­dad, IoT y desa­rro­llo de soft­wa­re; ade­más de las ha­bi­li­da­des bá­si­cas en cier­tos no­ve­les de tec­no­lo­gías”. Por otro la­do, pa­ra to­dos quie­nes es­tén in­tere­sa­dos en es­tu­diar al­gu­na ca­rre­ra re­la­cio­na­da a los cam­pos tec­no­ló­gi­cos de­ben con­si­de­rar que, se­gún el Banco In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), se es­pe­ra que 1.2 mi­llo­nes de per­so­nas en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be sean em­plea­das por la in­dus­tria del desa­rro­llo de soft­wa­re al 2025, sien­do el sec­tor de pro­fe­sio­na­les con ma­yor cre­ci­mien­to en la re­gión, de acuer­do a lo que in­di­ca So­to.

Otro fac­tor cla­ve de es­te ti­po de ca­rre- ras y que es ne­ce­sa­rio re­ver­tir, es la ba­jí­si­ma par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en el sec­tor. “Se­gún nues­tras ci­fras, en el país so­lo el 4,5% de los pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos en TI son mu­je­res, en cam­bio, la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres es de 95%, si­tua­ción a la que se atri­bu­yen, prin­ci­pal­men­te fac­to­res so­cio­cul­tu­ra­les. Y si bien el ac­ce­so a la tec­no­lo­gía es ca­da vez ma­yor -un ter­cio de la po­bla­ción mun­dial tie­ne ac­ce­so a In­ter­net-, aún exis­ten al­re­de­dor de 5.000 mi­llo­nes de per­so­nas que no ac­ce­den, es­to de acuer­do a da­tos de la ONU. Tan so­lo en La­ti­noa­mé­ri­ca, el uso de in­ter­net por par­te de las mu­je­res es 8,5% me­nor com­pa­ra­do con los hom­bres. Por otro la­do, 87% de los in­ge­nie­ros del mun­do son hom­bres, de­jan­do de la­do la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en la in­dus­tria”, agre­ga el ex­per­to de ACTI.

Es así co­mo, ade­más de im­ple­men­tar nue­vas tec­no­lo­gías en di­ver­sos cam­pos y for­mar al ca­pi­tal hu­mano acor­de a los avan­ces de la era di­gi­tal, tam­bién es ne­ce­sa­rio que la trans­for­ma­ción de es­ta área va­ya acom­pa­ña­da de la in­cor­po­ra­ción de más pro­fe­sio­na­les mu­je­res en el sec­tor.

Otras cua­li­da­des

Las ha­bi­li­da­des no téc­ni­cas pa­ra los pro­fe­sio­na­les en TIC son muy ne­ce­sa­rias, en­tre ellas se cuen­tan: idio­ma in­glés, tra­ba­jo en equi­po, re­so­lu­ción de pro­ble­mas, ad­mi­nis­tra­ción de pro­yec­tos, crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción, ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción y una ac­ti­tud em­pren­de­do­ra.

Tam­bién es muy re­le­van­te de acuer­do a lo que afir­ma Jai­me So­to de ACTI, que los ex­per­tos en re­des de­ben com­bi­nar ha­bi­li­da­des téc­ni­cas y no-téc­ni­cas pa­ra apo­yar el ca­da vez más com­ple­jo am­bien­te de ne­go­cios.

Asi­mis­mo, en es­ta era de in­dus­trias in­te­li­gen­tes, se ne­ce­si­tan com­pe­ten­cias TIC so­fis­ti­ca­das. “Gra­cias a Cor­fo y las em­pre­sas pri­va­das, es­ta­mos ge­ne­ran­do com­pe­ten­cias co­nec­ta­das con las in­dus­trias in­te­li­gen­tes por me­dio de en un mo­de­lo edu­ca­ti­vo y pro­duc­ti­vo pa­ra que de­je­mos atrás la in­dus­tria 3.0”, agre­ga So­to.

En es­ta so­cie­dad di­gi­ta­li­za­da, quien quie­ra es­tu­diar al­gu­na pro­fe­sión de­be mi­rar ha­cia el área de las tec­no­lo­gías, don­de la pro­gra­ma­ción es un buen pun­to de par­ti­da pa­ra ha­cer una ca­rre­ra den­tro de es­ta cre­cien­te in­dus­tria. Los per­fi­les de pro­fe­sio­na­les TI son y se­rán bas­tan­te de­man­da­dos, más aún si es­tán li­ga­dos a la di­gi­ta­li­za­ción. En ese ám­bi­to, de acuer­do a lo in­for­ma­do por ACTI, se ne­ce­si­ta­rán pro­gra­ma­do­res, desa­rro­lla­do­res y ana­lis­tas, así co­mo ex­per­tos en Ci­ber­se­gu­ri­dad e IoT. “Es por es­to que nues­tras uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos de­ben te­ner la ca­pa­ci­dad pa­ra for­mar a es­tos pro­fe­sio­na­les. En el ca­so nues­tro, el 2016 fui­mos acre­di­ta­dos co­mo Cen­tro de Cer­ti­fi­ca­ción de Com­pe­ten­cias TIC, con­vir­tién­do­nos en el pri­mer cen­tro ap­to pa­ra cer­ti­fi­car com­pe­ten­cias y ha­bi­li­da­des en el ru­bro de las TIC en el país. Por me­dio de es­ta nue­va área, se pue­den va­li­dar co­no­ci­mien­tos en áreas tec­no­ló­gi­cas que los pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos, em­pre­sas y sus tra­ba­ja­do­res deseen ser eva­lua­dos y lo­gren cer­ti­fi­car sus com­pe­ten­cias ba­jo un es­tán­dar apro­ba­do lo­cal e in­ter­na­cio­nal­men­te”, ase­gu­ra el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de ACTI, Jai­me So­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.