Ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va

Soft­wa­re de ges­tión, con­ta­bi­li­dad y ad­mi­nis­tra­ción pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de su em­pres

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Se­gún los da­tos en­tre­ga­dos por el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, Fo­men­to y Tu­ris­mo a tra­vés de la Cuar­ta En­cues­ta Lon­gi­tu­di­nal de Em­pre­sas (ELE-4), que in­clu­ye in­for­ma­ción es­tu­dia­da en­tre 2015 y 2016, las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (pymes) re­pre­sen­tan en la ac­tua­li­dad el 51,8% de las em­pre­sas del país. En lo que se re­fie­re a mi­cro em­pre­sas, co­rres­pon­den al 44,9% y las gran­des em­pre­sas al 3,2% del to­tal.

En to­das ellas, los mo­de­los de ges­tión son fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar su co­rrec­to fun­cio­na­mien­to, pe­ro en el ca­so de las pymes pue­de re­sul­tar to­da­vía más de­ter­mi­nan­te. “Las com­pras hoy se pue­den lle­var a una pla­ta­for­ma y a una ba­se, don­de to­dos los da­tos de sa­li­da y en­tra­da son con­tro­la­bles; quién lo ocu­pó, pa­ra qué lo ocu­pó, cuál es el uso que se es­tá dan­do. In­clu­yen­do los gas­tos co­no­ci­dos an­te­rior­men­te co­mo ‘gas­tos hun­di­dos’ y de ca­ja chica. Es­to per­mi­te ha­cer au­di­to­rías y lle­var un me­jor con­trol de los gas­tos que es­tá ha­cien­do la em­pre­sa. Ade­más, per­mi­te ha­cer un me­jor fo­re­cast o diag­nós­ti­co de pre­vi­sión de pre­su­pues­tos fu­tu­ros”, ex­pli­ca so­bre la apli­ca­ción de es­tos sis­te­mas a las pymes, Dag­mar Pear­ce, di­rec­tor de In­ge­nie­ría Ci­vil In­for­má­ti­ca Uni­ver­si­dad de San Se­bas­tián.

Es­to por­que la acu­mu­la­ción de in­for­ma­ción histórica per­mi­te ir re­co­no­cien­do di­ver­sos in­di­ca­do­res y con ello op­ti­mi­zar pro­ce­sos. “En es­tos mo­men­tos es muy im­por­tan­te el soft­wa­re de ges­tión, por­que fa­ci­li­ta la ges­tión y con­trol in­terno de dis­tin­tos pro­ce­sos bá­si­cos que tie­ne una em­pre­sa, de cual­quier ti­po. Ya sea clien­te/pro­vee­do­res, con­ta­bi­li­dad/pre­su­pues­to, ad­mi­nis­tra- ción. Los agi­li­za y au­to­ma­ti­za, lo que per­mi­te re­du­cir los cos­tos y los gas­tos”, agre­ga el aca­dé­mi­co.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el uso de es­tas he­rra­mien­tas de ges­tión, con­ta­bi­li­dad y ad­mi­nis­tra­ción permiten aho­rrar a la em­pre­sa, gra­cias a la agi­li­za­ción de ope­ra­cio­nes con­ta­bles y ad­mi­nis­tra­ti­vas, ade­más me­jo­ra la ad­mi­nis­tra­ción del ne­go­cio, au­to­ma­ti­za las ta­reas y le otor­ga ma­yor li­ber­tad a la or­ga­ni­za­ción. “Se al­can­za tam­bién un aho­rro de es­pa­cio, ya que la au­to­ma­ti­za­ción de fun­cio­nes es­pe­cial­men­te en te­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos, fi­nan­cie­ros y con­ta­bles, per­mi­te un cru­ce efi­cien­te de in­for­ma­ción”, ex­pli­ca Os­val­do Se­go­via, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Negocios de la Uni­ver­si­dad Cen­tral. El aca­dé­mi­co ade­más des­ta­ca la con­fi­den­cia­li­dad y se­gu­ri­dad, ga­ran­ti­za­da por la exis­ten­cia de co­pias de se­gu­ri­dad.

“La in­tro­duc­ción del soft­wa­re que en­glo­ba des­de pe­que­ñas apli­ca­cio­nes pa­ra lle­var a ca­bo ta­reas muy es­pe­cí­fi­cas a re­co­no­ci­dos sis­te­mas ope­ra­ti­vos pa­ra rea­li­zar mi­les de fun­cio­nes y ope­ra­cio­nes, lo ha con­ver- ti­do en una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble en la mo­der­na or­ga­ni­za­ción”, agre­ga Se­go­via.

En­torno tec­no­ló­gi­co

El im­pac­to de la uti­li­za­ción de es­te ti­po de he­rra­mien­tas va mu­cho más allá del me­ro po­ten­cial de in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de la em­pre­sa, co­mo ex­pli­ca el aca­dé­mi­co: “Pue­de per­mi­tir a la Py­me evo­lu­cio­nar en su mo­de­lo de ne­go­cio, lo que se trans­for­ma en una com­pe­ten­cia cla­ve pa­ra es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, que se in­ser­tan en mer­ca­dos tan vo­lá­ti­les co­mo los que vi­vi­mos en la ac­tua­li­dad”.

Por su par­te, los soft­wa­res de ad­mi­nis­tra­ción y con­ta­bi­li­dad permiten co­no­cer se­ña­les del fun­cio­na­mien­to in­terno de la em­pre­sa, in­for­ma­ción que pue­de ayu­dar al área

Las pymes ge­ne­ran el 40,6% del em­pleo. Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

Una em­pre­sa pe­que­ña, don­de la ló­gi­ca in­di­ca que desea­ría ir cre­cien­do en el tiem­po, ya no ne­ce­si­ta ha­cer una in­ver­sión ini­cial muy gran­de sino que va cre­cien­do a me­di­da que au­men­ta su can­ti­dad de clien­tes y mo­vi­mien­tos”.

Dag­mar Pear­ce, di­rec­tor de In­ge­nie­ría Ci­vil In­for­má­ti­ca Uni­ver­si­dad de San Se­bas­tián.

de ge­ren­cia a to­mar dis­tin­tas de­ci­sio­nes. “To­da py­me de­be­ría te­ner no el con­cep­to de so­bre­vi­vir sino de ir cre­cien­do, pe­ro es­tos soft­wa­res permiten ir cre­ci­mien­to de ma­ne­ra or­gá­ni­ca, de for­ma or­de­na­da, mi­ni­mi­zan­do los ries­gos con los clien­tes, pu­dien­do iden­ti­fi­car ade­más a los clien­tes po­ten­cia­les y a los de la com­pe­ten­cia”, ilus­tra Pear­ce.

A jui­cio de Se­go­via, la im­ple­men­ta­ción de es­te ti­po de desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos permiten a la em­pre­sa y sus due­ños es­ta­ble­cer en­tor­nos vir­tua­les de tra­ba­jo, im­ple­men­tar pla­ta­for­mas co­la­bo­ra­ti­vas que re­dun­den en la me­jo­ría de la pro­duc­ti­vi­dad de tra­ba­ja­do­res, to­mar ven­ta­ja de la in­fra­es­truc­tu­ra com­par­ti­da y crear es­tra­te­gias ba­sa­da en la “So­cial Me­dia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.