Cam­bios que po­ten­cian el pen­sa­mien­to crí­ti­co.

Una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en su pro­ce­so de apren­di­za­je es lo que es­tán pro­mo­vien­do los es­pe­cia­lis­tas en edu­ca­ción, pa­ra for­mar jó­ve­nes re­fle­xi­vos que com­bi­nen lo cog­ni­ti­vo con lo emo­cio­nal.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Fabiola Ro­mo

Los mo­de­los de edu­ca­ción tra­di­cio­na­les, don­de el pro­fe­sor se pa­ra fren­te a sus alum­nos mien­tras ellos re­ci­be el co­no­ci­mien­to de for­ma más bien pa­si­va, po­co a po­co han ido in­cor­po­ran­do nue­vas he­rra­mien­tas que in­cen­ti­van la par­ti­ci­pa­ción. El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción -a tra­vés del pro­gra­ma En­la­ces y de sus lí­neas de tra­ba­jo en ma­te­ria téc­ni­co-pe­da­gó­gi­ca- ha im­pul­sa­do la in­no­va­ción en el sis­te­ma es­co­lar chi­leno, es­ta­ble­cien­do un puen­te que co­nec­ta con el mun­do de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les.

En 2014 na­ció el pro­gra­ma Me Co­nec­to pa­ra Apren­der, con­sis­ten­te en la en­tre­ga de un compu­tador per­so­nal con co­ne­xión a in­ter­net al 100% de la ma­trí­cu­la pú­bli­ca de sép­ti­mo bá­si­co. En el con­tex­to de es­ta ini­cia­ti­va, en no­viem­bre del año pa­sa­do se lan­zó el pro­yec­to pi­lo­to que en­tre­ga­rá un kit ro­bó­ti­co es­te 2018 a 2.800 es­tu­dian­tes de sép­ti­mo bá­si­co de las es­cue­las pú­bli­cas de Ce­rro Na­via, Lo Pra­do y Pu­dahuel, en la re­gión Me­tro­po­li­ta­na; y de An­da­co­llo y Co­quim­bo, en la re­gión del mis­mo nom­bre. Tec­no­lo­gía que ayu­da, pe­ro no bas­ta.

La es­pe­cia­lis­ta en neu­ro­psi­quia­tría y psi­co­lo­gía in­fan­to-ju­ve­nil, Aman­da Céspedes, re­co­no­ce sis­te­mas pe­da­gó­gi­cos tra­di­cio­na­les y al­ter­na­ti­vos. “Los sis­te­mas pe­da­gó­gi­cos tra­di­cio­na­les son los que se em­plean en el 90% de las es­cue­las y co­le­gios pri­va­dos. El más ex­ten­di­do es el que pre­va­le­ció por to­do el si­glo XX y que vie­ne del si­glo XIX, lla­ma­do tra­di­cio­nal­men­te de trans­mi­sión de con­te­ni­dos. El alumno es el apren­dien­te y el pro­fe­sor es el trans­mi­sor de co­no­ci­mien­tos. La cla­se es fron­tal y los alum­nos son pa­si­vos. Hoy se ha tra­ta­do de in­no­var y se han pro­du­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios, los que es­tán li­mi­ta­dos por la for­ma­ción del do­cen­te”, se­ña­la.

Sin em­bar­go, la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Edu­ca­cio­nal Aman­da ha vis­to un tra­ba­jo ac­ti­vo pa­ra in­tro­du­cir no­ve­da­des al sis­te­ma tradiciona­l, acep­tan­do que los alum­nos de­ben ser pre­pa­ra­dos pa­ra los desafíos de es­te si­glo. “Yo via­jo por to­do Chi­le co­no­cien­do dis­tin­tos es­ta­ble­ci­mien­tos y veo que hay in­no­va­ción, que los pro­fe­so­res desean ha­cer cla­ses más mo­ti­va­do­ras en las cua­les los alum­nos pue­dan par­ti­ci­par. La Agen­cia pa­ra la Ca­li­dad ha he­cho es­tu­pen­dos apor­tes. Tam­bién es­tá la ini­cia­ti­va de Tu­to­rías pro­pues­ta por Edu­ca­ción 2020, la Cla­se In­ver­ti­da, que pro­mue­ve un em­pleo muy di­ná­mi­co de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les. Pe­ro tam­bién es­tán los sis­te­mas cla­ra­men­te dis­tin­tos, no so­lo in­no­va­do­res, sino que pro­po­nen un cam­bio de mo­de­lo”, afir­ma.

En Chi­le, Aman­da Céspedes des­ta­ca la Pe­da­go­gía Wal­dorf y la Pe­da­go­gía Mon­tes­so­ri, mien­tras que en Eu­ro­pa va­lo­ra el rup­tu­ris­mo del sis­te­ma Ama­ra Be­rri y las pro­pues­tas de los je­sui­tas en Ca­ta­lun­ya. Ade­más, en su opi­nión Fin­lan­dia no so­lo ha in­no­va­do en el sis­te­ma tradiciona­l, sino que lo es­tá cam­bian­do en for­ma muy ra­di­cal.

Ha­cia un me­jor apren­di­za­je

La nue­vas Ba­ses Cu­rri­cu­la­res de sép­ti­mo y oc­ta­vo bá­si­co en­tra­ron en vi­gen­cia en 2016, se­gui­das de las de pri­me­ro me­dio en 2017 y las de se­gun­do me­dio que co­men­za­rán a re­gir en 2018. Asi­mis­mo, el Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción (CNED) es­tá eva­luan­do la pro­pues­ta de Ba­ses Cu­rri­cu­la­res de ter­ce­ro y cuar­to me­dio, que pro­po­ne la in­cor­po­ra­ción de la asig­na­tu­ra de Edu­ca­ción Ciu­da­da­na, pa­ra pro­mo­ver el desa­rro­llo de co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des que in­cen­ti­van una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en la cons­truc­ción de una so­cie­dad orien­ta­da al bien co­mún y la jus­ti­cia so­cial. Ade­más, es­ta pro­pues­ta bus­ca fa­vo­re­cer la apro­pia­ción, con­tex­tua­li­za­ción y per­ti­nen­cia de los apren­di­za­jes en ca­da una de sus asig­na­tu­ras, fa­ci­li­tan­do una ex­pe­rien­cia es­co­lar más sig­ni­fi­ca­ti­va.

Igual­men­te, es­tá en eva­lua­ción una pro­pues­ta cu­rri­cu­lar que bus­ca for­ta­le­cer la For­ma­ción Di­fe­ren­cia­da Hu­ma­nís­ti­ca-Cien­tí­fi­ca en ter­ce­ro y cuar­to me­dio, pa­ra pro­mo­ver apren­di­za­jes más apli­ca­dos y con­cor­dan­tes con los in­tere­ses de los es­tu­dian­tes. Es­ta fór­mu­la ali­nea el cu­rrí­cu­lum con las pro­pues­tas más ac­tua­les de edu­ca­ción pa­ra el si­glo XXI, en­tre ellas las de Na­cio­nes Uni­das con­tem­pla­das en la Agen­da Edu­ca­ti­va 2030.

Se­gún la neu­ro­psi­quia­tra Aman­da Céspedes los alum­nos ne­ce­si­tan desa­rro­llar la ha­bi­li­dad pa­ra pen­sar crí­ti­ca­men­te. Por eso, se de­be dar am­plio es­pa­cio a la crea­ti­vi­dad, des­de la eta­pa prees­co­lar has­ta el úl­ti­mo año de edu­ca­ción me­dia, pro­mo­vien­do el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo, la in­da­ga­ción y el de­ba-

La neu­ro­psi­quia­tra Aman­da Céspedes re­co­mien­da dar am­plio es­pa­cio a la crea­ti­vi­dad de los es­co­la­res, des­de la eta­pa prees­co­lar has­ta el úl­ti­mo año de edu­ca­ción me­dia.

te. “In­cor­po­rar des­de quin­to bá­si­co (no an­tes) las TICs co­mo he­rra­mien­tas de apren­di­za­je, pe­ro siem­pre que el do­cen­te las co­noz­ca y do­mi­ne. Sin em­bar­go, mi­rar a es­te si­glo y sus desafíos no sig­ni­fi­ca cam­biar to­do. Se de­be pre­ser­var to­do lo bueno de la edu­ca­ción del si­glo XX y ello pa­sa por des­per­tar en los alum­nos el amor por la lec­tu­ra y la con­vic­ción de es el úni­co mo­do de desa­rro­llar y en­ri­que­cer el in­te­lec­to”, afir­ma.

Y es que la lec­tu­ra apun­ta a lo cog­ni­ti­vo y a lo emo­cio­nal, en­ri­que­cien­do la cos­mo­vi­sión. “Es ab­sur­do plan­tear que los ni­ños de es­te si­glo de­ben apren­der so­lo a tra­vés de la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Es­ta es una es­plén­di­da he­rra­mien­ta, pe­ro no con­du­ce a lo que es la esen­cia del co­no­ci­mien­to. Pa­ra en­se­ñar ade­cua­da­men­te a los ni­ños na­ci­dos en es­te si­glo y que lo van a atra­ve­sar, se re­quie­re for­mar a los do­cen­tes en neu­ro­cien­cias apli­ca­das a la edu­ca­ción, que no son sino neu­ro­cien­cias del desa­rro­llo. Fas­ci­nan­tes”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

Chi­le eva­lúa for­ta­le­cer la For­ma­ción Di­fe­ren­cia­da Hu­ma­nís­ti­ca-Cien­tí­fi­ca en ter­ce­ro y cuar­to me­dio, pa­ra pro­mo­ver apren­di­za­jes más apli­ca­dos y con­cor­dan­tes con los in­tere­ses de los es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.