So­mos lo que co­me­mos

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales De La Tercera - Por: Ra­fael Rin­cón, so­cio co­fun­da­dor de ÑAM San­tia­go.

Hoy exis­te un des­per­tar so­cial que en­glo­ba a la gas­tro­no­mía y que bus­ca una vi­da ple­na, más jus­ta pa­ra to­dos, más cul­ta, más éti­ca. Una cru­za­da de­li­cio­sa que es po­si­ble y de la que Ñam se de­cla­ra aban­de­ra­do. Es por ello por lo que es­te año to­ma­mos la de­ci­sión de ge­ne­rar un diá­lo­go pro­fun­do, un pun­to de vis­ta tran­qui­lo y re­fle­xi­vo, que quie­re in­cluir y que bus­ca, an­te to­do, ser más fe­li­ces a tra­vés de lo que co­me­mos.

Sen­ti­mos, quie­nes es­ta­mos de­trás de es­te apa­sio­na­do mo­vi­mien­to lla­ma­do ÑAM, que la so­cie­dad lle­va­ba tiem­po des­co­nec­tán­do­se cul­tu­ral­men­te de es­te ma­ra­vi­llo­so y sa­gra­do ac­to, que es el de co­mer. Una so­cie­dad que vi­ve a to­da ve­lo­ci­dad, que de­pre­da sin mi­rar atrás, que es in­me­dia­tis­ta. Que no tie­ne tiem­po pa­ra co­ci­nar, que no tie­ne tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que es­tá co­mien­do. Una so­cie­dad pa­ra la que el ac­to de co­mer es sim­ple­men­te en un ac­to me­cá­ni­co que per­mi­te que nos man­ten­ga­mos con vi­da. Co­mien­do lo que que­re­mos, a nues­tro an­to­jo, sin res­pon­sa­bi­li­da­des, sin con­cien­cia, sin pres­tar el ca­ri­ño y la aten­ción que ame­ri­ta. Si quie­ro un to­ma­te lo con­si­go cuan­do quie­ro, no im­por­ta de dón­de ven­ga, co­mo ha­ya si­do cul­ti­va­do y a qué cos­to pa­ra to­dos. Y si no hay to­ma­te en­ton­ces me que­jo, por­que tie­ne que ha­ber to­ma­te siem­pre dis­po­ni­ble. No po­de­mos con­ver­tir­nos en ese ser ca­pri­cho­so que de­man­da sin te­ner en cuen­ta con­se­cuen­cias, no es jus­to pa­ra aque­llos que nos pre­ce­de­rán.

Pe­ro no to­do son ma­las no­ti­cias, tam­bién hoy exis­te un des­per­tar so­cial que en­glo­ba a la gas­tro­no­mía y que bus­ca una vi­da ple­na, más jus­ta pa­ra to­dos, más cul­ta, más éti­ca. Una cru­za­da de­li­cio­sa que es po­si­ble y de la que ÑAM se de­cla­ra aban­de­ra­do. Es por ello por lo que es­te año to­ma­mos la de­ci­sión de ge­ne­rar un diá­lo­go pro­fun­do, un pun­to de vis­ta tran­qui­lo y re­fle­xi­vo, que quie­re in­cluir y que bus­ca, an­te to­do, ser más fe­li­ces a tra­vés de lo que co­me­mos.

Te­ne­mos la ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad de trans­for­mar nues­tro en­torno, pa­ra bien, a tra­vés de un sen­ci­llo pla­to de co­mi­da. Eso que co­me­mos to­dos los días pue­de con­tri­buir a una so­cie­dad más jus­ta, eli­gien­do y apo­yan­do a aque­llos pe­que­ños pro­duc­to­res que se en­car­gan de te­ner pa­ra no­so­tros los te­so­ros de nues­tra tie­rra y mar. Po­de­mos, tam­bién, pro­vo­car la man­ten­ción de nues­tras tra­di­cio­nes, de nues­tros usos fa­mi­lia­res, de nues­tra ri­ca cul­tu­ra. Con la elec­ción de lo que co­me­mos, po­de­mos res­pe­tar los ci­clos na­tu­ra­les de la vi­da del pla­ne­ta, y así dar­le el res­pi­ro que ne­ce­si­ta. Y por su­pues­to, esa elec­ción es el me­jor alia­do con nues­tro cuer­po, con nues­tra sa­lud. El ac­to de co­mer es una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria de re­la­cio­nar­se con el mun­do.

So­mos lo que co­me­mos, en­ton­ces te in­vi­ta­mos a co­nec­tar­te con lo más be­llo de la hu­ma­ni­dad, del pla­ne­ta y de nues­tro cuer­po a tra­vés de la bue­na me­sa y sus re­ga­los.

Es por ello por lo que es­te año que­re­mos re­fle­jar es­ta re­fle­xión en to­do lo que se vi­vi­rá en el fes­ti­val. Que­re­mos pro­po­ner es­te diá­lo­go y com­par­tir­lo a tra­vés de ca­da una las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­re­mos, con el fin de crear cons­cien­cia en­tre to­dos, y de dis­fru­tar de la gran fies­ta de la gas­tro­no­mía que ÑAM per­si­gue des­de su ini­cio.

De­ba­ti­re­mos y com­par­ti­re­mos ideas en ÑAM In­no­va. Co­no­ce­re­mos y ce­le­bra­re­mos los pro­duc­tos de nues­tra tie­rra y mar de la mano de aque­llos pe­que­ños pro­duc­to­res que pro­ta­go­ni­zan el pa­tri­mo­nio ali­men­ta­rio de Chi­le en ÑAM Mer­ca­do. En­se­ña­re­mos

“Te­ne­mos la ex­tra­or­di­na­ria opor­tu­ni­dad de trans­for­mar nues­tro en­torno, pa­ra bien, a tra­vés de un sen­ci­llo pla­to de co­mi­da. Eso que co­me­mos to­dos los días pue­de con­tri­buir a una so­cie­dad más jus­ta, eli­gien­do y apo­yan­do a aque­llos pe­que­ños pro­duc­to­res que se en­car­gan de te­ner pa­ra no­so­tros los te­so­ros de nues­tra tie­rra y mar”.

“Con la elec­ción de lo que co­me­mos, po­de­mos res­pe­tar los ci­clos na­tu­ra­les de la vi­da del pla­ne­ta, y así dar­le el res­pi­ro que ne­ce­si­ta. Y por su­pues­to, esa elec­ción es el me­jor alia­do con nues­tro cuer­po, con nues­tra sa­lud. El ac­to de co­mer es una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria de re­la­cio­nar­se con el mun­do”.

y ju­ga­re­mos con nues­tros ni­ños al­re­de­dor de la cul­tu­ra ali­men­ti­cia. Es­cu­cha­re­mos y ve­re­mos có­mo los pe­que­ños pro­duc­to­res y los co­ci­ne­ros co­mul­gan y tra­ba­jan jun­tos en la Co­ci­na Tras­va­si­je. De­gus­ta­re­mos pla­tos con re­la­to, y com­pro­mi­so la cul­tu­ra, la sa­lud y el me­dio am­bien­te en ÑAM Co­me­dor. Y por úl­ti­mo, abri­re­mos una puer­ta ma­ra­vi­llo­sa de co­no­ci­mien­to jun­to a aque­llos in­vi­ta­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos y na­cio­na­les, es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­na­les, con el fin de crear, inspirar y fo­men­tar la pro­fe­sión gas­tro­nó­mi­ca des­de la éti­ca y la téc­ni­ca en ÑAM Pro.

La gas­tro­no­mía pue­de cam­biar el mun­do, el ac­to de co­mer de­ter­mi­na reali­da­des y ge­ne­ra con­se­cuen­cias. De no­so­tros de­pen­de, y eso nos pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so, po­der con­tri­buir al me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vi­da de nues­tro pla­ne­ta, de nues­tra so­cie­dad y por su­pues­to de nues­tra vi­da. Cam­bia el mun­do co­mien­do.

Ra­fael Rin­cón, Se­bas­tián Díaz, Clau­dia Zahl­haas y Ca­ro­li­na Sil­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.