Ca­sa in­te­li­gen­te

Do­mó­ti­ca in­te­gra­da en el di­se­ño y cons­truc­ción de vi­vien­das.

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Sol Már­quez Tho­mas

“In­de­pen­dien­te de si cons­tru­yes la ca­sa con un sis­te­ma do­mó­ti­co o no, lo im­por­tan­te es que se con­si­de­re la do­mó­ti­ca co­mo par­te del di­se­ño pa­ra im­ple­men­tar en el fu­tu­ro”, Ju­lio Ta­pia, ar­qui­tec­to y do­cen­te de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

La tec­no­lo­gía es una ex­ce­len­te alia­da pa­ra lle­var a ca­bo la ges­tión de una ca­sa y gra­cias al aba­ra­ta­mien­to de sus cos­tos, hoy es un mer­ca­do en ex­pan­sión. Su im­ple­men­ta­ción des­de la eta­pa de di­se­ño es un pro­ce­so que es­tán asu­mien­do los nue­vos pro­yec­tos de vi­vien­da a ni­vel mun­dial.

Se­gún las pro­yec­cio­nes del es­tu­dio “Sta­tis­ta Smart Ho­me Re­port 2017”, el mer­ca­do de la do­mó­ti­ca cre­ce­rá a un rit­mo del 27,5% anual en­tre 2017 a 2022, pa­ra al­can­zar un va­lor de 112.800 mi­llo­nes de dó­la­res en ese año. La lla­ma­da ca­sa in­te­li­gen­te se ha trans­for­ma­do en un mer­ca­do ren­ta­ble, gra­cias a la ne­ce­si­dad de apor­tar va­lor aña­di­do al ru­bro de la cons­truc­ción.

“La do­mó­ti­ca fa­ci­li­ta las ta­reas do­més­ti­cas y ru­ti­na­rias que tan­tas mo­les­tias traen a las per­so­nas en el día a día. Me­jo­ra ta­reas tan sim­ples co­mo de pren­der la luz del dor­mi­to­rio, o man­te­ner la des­pen­sa con la ali­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra el co­ti­diano, o sa­ber quién en­tra a nues­tra ca­sa, mien­tras po­de­mos es­tar en nues­tros tra­ba­jos. Es­to en­tre­ga in­fi­ni­dad de ven­ta­jas re­la­cio­na­das a op­ti­mi­zar nues­tras ta­reas de man­ten­ción de la ca­sa”, ex­pli­ca Ju­lio Ta­pia, ar­qui­tec­to y do­cen­te de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Cen­tral.

“La do­mó­ti­ca in­te­gra des­de dis­po­ni­bi­li­dad y se­gu­ri­dad, has­ta ca­le­fac­ción, sis­te­mas de con­trol de ilu­mi­na­ción, en­tre otros. To­do es­to per­mi­te al usua­rio te­ner una ca­li- dad de vi­da más al­ta”, agre­ga Car­los Es­co­bar, di­rec­tor de In­no­va­ción y Tec­no­lo­gía de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría y Tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián. El aca­dé­mi­co des­ta­ca co­mo al­guno de sus be­ne­fi­cios la po­si­bi­li­dad de que ajus­tar ca­da ca­sa a los ni­ve­les de con­fort que su ha­bi­tan­te de­ci­da, se­gún pa­rá­me­tros per­so­na­li­za­dos.

Si an­tes se con­si­de­ra­ba el con­cep­to de ca­sa in­te­li­gen­te co­mo sun­tua­rio, hoy se ha in­cor­po­ra­do la au­to­ma­ti­za­ción de al­gu­nas fun­cio­nes de la ca­sa o de los apa­ra­tos eléc­tri­cos de ella co­mo par­te del atrac­ti­vo in­mo­bi­lia­rio. En el mun­do, la pe­ne­tra­ción de la do­mó­ti­ca es­tá do­mi­na­do por Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Ale­ma­nia y Ca­na­dá, tan­to en los pro­yec­tos de vi­vien­da co­mo en los de ofi­ci­nas.

El fu­tu­ro es aho­ra

“Hoy en día, los cos­tos de es­ta tec­no­lo­gía han ba­ja­do, aso­cian­do el mis­mo te­lé­fono mó­vil, el cual ca­si to­dos en nues­tra so­cie­dad te­ne­mos”, es­ta­ble­ce Ta­pia co­mo uno de los fac­to­res que ex­pli­can el cre­ci­mien­to de es­te mer­ca­do. Pe­ro es­ta fa­ci­li­dad de ac­ce­so pue­de trans­for­mar­se en una di­fi­cul­tad: “Un te­ma que po­dría­mos con­si­de­rar co­mo des­ven­ta­ja es la ne­ce­si­dad de es­tar co­nec­ta­do on­li­ne, uti­li­zan­do más re­cur­sos des­de nues­tra co­ne­xión do­mi­ci­lia­ria pa­ra po­der com­pa­ti­bi­li­zar con los dis­po­si­ti­vos de uso per­so­nal co­mo te­lé­fo­nos mó­vil, ta­blet y compu­tador, en­tre otros. Otra po­dría ser el te­ner una re­la­ción me­cá­ni­ca con la vi­vien­da a pa­sar a te­ner una di­men­sión di­gi­tal, que no es tan sen­ci­llo pa­ra to­dos”, apun­ta el aca­dé­mi­co.

Si se quie­re im­ple­men­tar el mo­de­lo de ca­sa in­te­li­gen­te, Es­co­bar re­co­mien­da es­ta­ble­cer cuá­les son los re­que­ri­mien­tos que bus­ca ca­da per­so­na pa­ra su vi­vien­da y a par­tir de ahí su­mar ele­men­tos. “El me­jor ca­mino es sa­ber cuál es el re­que­ri­mien­to: si el usua­rio bus­ca te­ner más se­gu­ri­dad, ma­yor con­trol de ilu­mi­na­ción, me­jor tem­pe­ra­tu­ra, etc. Es­tas va­ria­bles son sis­te­mas ‘in­te­gra­bles’, así es que no es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo to­do de una vez, sino que pue­de ser de ma­ne­ra pau­la­ti­na”, co­men­ta el aca­dé­mi­co. “En la eta­pa de di­se­ño se de­be te­ner en cuen­ta a quién van di­ri­gi­das es­tas me­jo­rías. Por ejem­plo; fa­ci­li­tar la vi­da a ni­ños, gen­te de ter­ce­ra edad, de­por­tis­tas, per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, ya que el usua­rio es el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­do con es­ta tec­no­lo­gía, por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio sa­ber sus ne­ce­si­da­des pa­ra sa­ber su im­ple­men­ta­ción”, agre­ga en la mis­ma lí­nea Ta­pia.

“Des­de la cons­truc­ción, con un buen di­se­ño, te vas pla­ni­fi­can­do pa­ra sa­ber qué ele­men­tos se pue­den im­ple­men­tar en la vi­vien­da. In­de­pen­dien­te de si cons­tru­yes la ca­sa con un sis­te­ma do­mó­ti­co o no, lo im­por­tan­te es que se con­si­de­re la do­mó­ti­ca co­mo par­te del di­se­ño pa­ra im­ple­men­tar en el fu­tu­ro”, com­ple­men­ta Es­co­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.